La deleción del ADN vinculado al autismo puede afectar a la cognición según la pérdida de mielina