La motivación social predice las habilidades de lenguaje en los niños autistas


Discurso motivador: los niños autistas que se relacionan frecuentemente con otros tienen muchas oportunidades de practicar y mejorar sus habilidades de lenguaje. Oscar Wong / Getty Images



POR ANGIE VOYLES ASKHAM

Fuente: Spectrum / 08/10/2020

Fotografía: Oscar Wong / Getty Images

Cuanto más se sintonizan y comunican los niños autistas con otros niños pequeños, más fuertes son sus habilidades de conversación más tarde en la infancia, según un nuevo estudio (1).

Los hallazgos apoyan la teoría de la motivación social del autismo, que postula que algunos niños autistas no dan prioridad a las señales sociales ni buscan interacciones sociales y, como resultado, pierden oportunidades de practicar y desarrollar habilidades de lenguaje.

El trabajo sugiere que los padres y los clínicos también deben apuntar a mejorar la motivación social de un niño autista en lugar de enfocarse únicamente en ayudarlos a desarrollar una habilidad en particular, dice Emily Neuhaus, profesora asistente de psiquiatría y ciencias del comportamiento de la Universidad de Washington en Seattle, que no participó en el estudio.

La motivación social lleva a un mejor lenguaje expresivo, o la capacidad de comunicar pensamientos e ideas, de dos maneras: empujando a los niños a intentar comunicarse y animándoles a sintonizar con la comunicación de los demás, encontraron los investigadores.

El estudio halló que uno solo de los factores no es suficiente para mejorar las habilidades lingüísticas; "tiene que ser ambos", dice la investigadora del estudio Pumpki Lei Su, investigadora posdoctoral de la Universidad de Delaware en Newark. "Y no es sólo una calle de un solo sentido", dice.

Los hallazgos apoyan una teoría del desarrollo del lenguaje que se refuerza a sí misma: cuanto más trata un niño de comunicarse, más se comunica con los demás; y cuanta más información recibe de los demás, más se sintoniza, lo que ayuda a perfeccionar su lenguaje expresivo, dice Su.

Modelo superior

Su y sus colegas analizaron los datos de otro estudio que utilizó los informes de los padres sobre las habilidades sociales y de comunicación en 87 niños autistas de más de dos años, comenzando cuando los niños tenían entre 14 y 31 meses de edad (2).

El equipo vio una fuerte conexión entre los puntajes de motivación social de los niños en sus primeros exámenes, medidos por la subescala de "Enfoque Social" del Inventario de Conducta del Trastorno Generalizado del Desarrollo, y sus habilidades de lenguaje expresivo dos años después, evaluadas usando las Escalas Mullen de Aprendizaje Temprano (MSEL).

Hay tres teorías que podrían explicar cómo la motivación social temprana conduce a un mejor lenguaje expresivo: los niños autistas que están socialmente motivados tratan de comunicarse con más frecuencia que sus pares; el vínculo está impulsado por las fuertes habilidades de lenguaje receptivo, o la capacidad de sintonizar con las palabras y gestos de otra persona; o ambos (3,4,5).

Los investigadores establecieron tres modelos estadísticos para poner a prueba estas teorías, utilizando datos adicionales recopilados previamente sobre la frecuencia con la que los niños trataban de comunicarse con otros, según se midió con una prueba corta basada en el juego llamada Índice de Comunicación Temprana, y sus habilidades lingüísticas receptivas, medidas con el MSEL.

El modelo que incluía tanto la comunicación intencional como el lenguaje receptivo era el que mejor explicaba los datos, dice el investigador principal Paul Yoder, profesor emérito de educación especial de la Universidad de Vanderbilt en Nashville, Tennessee. El estudio fue publicado en Autismo en septiembre.

Aportaciones adicionales

Identificar las habilidades tempranas de la vida que podrían ser dirigidas para mejorar el funcionamiento posterior "es algo increíblemente importante", dice Thomas Frazier, profesor de psicología de la Universidad John Carroll en University Heights, Ohio, que no participó en el estudio.

Pero dice que le preocupa cómo se midieron los diferentes comportamientos.

"Mi mayor preocupación es que no están midiendo la motivación social en su forma más pura, y en realidad lo que están midiendo es la motivación social y la comunicación social", dice.

Si los informes de los padres no distinguen entre motivación y comunicación, entonces las habilidades de comunicación social en los primeros años de vida, en lugar de la motivación social, pueden impulsar las habilidades de lenguaje expresivo que evaluaron más tarde.

Sin embargo, si los hallazgos se sostienen, "entonces tal vez deberíamos buscar tratamientos que se enfoquen en aumentar la motivación social tanto biológica como conductual", dice Frazier. Una forma de hacerlo es a través de medicamentos como la oxitocina o la vasopresina que actúan sobre el sistema de recompensa del cerebro y que han demostrado mejorar la motivación social.

Yoder y sus colegas están tratando de replicar sus hallazgos con un nuevo grupo de niños autistas y añadiendo una medida para los padres. Quieren ver cómo la comunicación de los padres afecta el lenguaje receptivo del niño y, en última instancia, la capacidad del niño para expresarse.

REFERENCIAS

1. Su P.L. et al. Autism Epub ahead of print (2020) PubMed.

2. Rogers S.J. y otros. J. Am. Acad. Niño Adolescente. Psiquiatría Epub antes de la impresión (2020) PubMed.

3. Bruner J.S. Cognition 3, 255-287 (1974) Resumen.

4. Shriberg L.D. et al. J. Autism Dev. Desorden. 41, 405-426 (2011) PubMed.

5. Camarata S. et al. Int. J. Dev. Neurosci. 20, 459-465 (2002) PubMed.

TAGS: autismo, intervenciones conductuales, lenguaje, déficit social, recompensa social, vocalización

https://www.spectrumnews.org/news/social-motivation-predicts-language-skills-in-autistic-children/?utm_source=Spectrum+Newsletters&utm_campaign=85904e29ea-EMAIL_CAMPAIGN_2020_10_07_04_02&utm_medium=email&utm_term=0_529db1161f-85904e29ea-168813249