La polifarmacia y el cambio de prescripciones son comunes en las comorbilidades del autismo


Imagen de las pastillas: Una amplia gama de medicamentos se utiliza para tratar las mismas condiciones concurrentes, como la ansiedad, en personas con autismo. / Cortesía de Perspectiva Aérea / Getty Images



POR NIKO MCCARTY

Fuente: Spectrum | 01/07/2021

Fotografía: Autism Spectrum



Las personas con autismo suelen cambiar de medicación para tratar afecciones comunes concurrentes, como la ansiedad y el trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH), según un nuevo estudio.


Alrededor del 30% de los autistas toman tres o más fármacos psicotrópicos simultáneamente para tratar esas comorbilidades, según el estudio, un porcentaje dos veces mayor que el hallado en un análisis de 2013.


"Nos sorprendió mucho el amplio espectro, y el número de fármacos, que se utilizan para tratar las mismas condiciones de comorbilidad, y la frecuencia con la que se cambiaron en los pacientes", dice Paul Avillach, profesor asistente de informática biomédica en la Escuela de Medicina de Harvard, quien dirigió el estudio.


Las directrices de la Academia Americana de Pediatría instan a los médicos a tratar a los niños autistas con terapias conductuales, siempre que sea posible. Sin embargo, son relativamente pocos los niños con autismo que reciben las terapias conductuales recomendadas, y lo habitual es que tomen medicamentos para controlar las comorbilidades.


El nuevo trabajo analizó las reclamaciones de seguros y los registros de prescripción de una gran compañía de seguros de salud en los Estados Unidos. Se incluyeron datos de unas 27.000 personas con autismo que habían estado inscritas en el plan durante al menos un año y a las que se les había recetado al menos un medicamento para una comorbilidad. Alrededor del 78% de los participantes eran hombres y la edad media era de 14 años.


"No puedes esconderte de tus facturas", dice Avillach. "Cada vez que un paciente tomaba un medicamento y se le reembolsaba por él, se capturaba esta información".


El estudio analizó 24 medicamentos recetados habitualmente en tres grandes categorías: los que tratan la agitación y la irritación; los que se recetan para la hiperactividad y el TDAH; y los que se recetan para los trastornos del estado de ánimo y la ansiedad. Muchas personas cambiaron de medicamento de un año a otro, en gran parte dentro de la misma categoría de fármacos, probablemente debido a las preferencias personales, los efectos secundarios o el coste. Los resultados se publicaron en junio en JAMA Pediatrics.


Los datos también tienen limitaciones.


"Si uno de los padres cambia de trabajo y se pasa a otro proveedor de seguros, se pierden los datos de su hijo", dice Avillach. "Por eso hay algunos agujeros".


Casi la mitad de las personas en el conjunto de datos, el 40,6 por ciento, tenía sólo una receta en un año determinado, mientras que el 29,1 por ciento tenía dos, el 16,9 por ciento tenía tres y el 3,4 por ciento tenía cinco. Durante el periodo revisado, de enero de 2014 a diciembre de 2019, el número de personas que tomaban tres o más medicamentos a la vez oscilaba entre el 28,6 y el 31,5 por ciento.


También hay poca consistencia en lo que los médicos prescriben para tratar las mismas condiciones co-ocurrentes, revelan los datos. Entre las personas con autismo y ansiedad, por ejemplo, al 16,1% se le había recetado aripiprazol, al 30,1% quetiapina y al 13,1% risperidona.


A continuación, el equipo planea reducir su alcance, dice Avillach. "Queremos centrarnos en comorbilidades específicas y explorar, con más detalle, los patrones de prescripción a lo largo del tiempo".


https://www.spectrumnews.org/news/polypharmacy-shifting-prescriptions-common-for-autism-comorbidities/

69 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo