La respuesta del cerebro a las caras predice el desarrollo social de los autistas


Exploración social: La medición de la actividad cerebral mientras los autistas miran las caras podría ayudar a los investigadores a adaptar los apoyos para ellos. /Cortesía de Emily Jones



POR LAURA DATTARO

Fuente: Spectrum | 06/05/2021

Fotografía: Cortesía de Emily Jones



Una respuesta cerebral retardada a la visualización de rostros podría predecir retrasos en el desarrollo de habilidades sociales en personas autistas


Según un estudio inédito, una respuesta cerebral retardada a la visualización de rostros podría predecir retrasos en el desarrollo de habilidades sociales en personas autistas, lo que sugiere que la respuesta podría utilizarse como biomarcador del autismo.


Los investigadores han presentado hoy los resultados de forma virtual en la reunión anual de la 2021 International Society for Autism Research.


Dado que los rasgos del autismo varían considerablemente, los investigadores buscan habitualmente formas de agrupar a los participantes en el estudio con rasgos y necesidades de apoyo similares. Estos "biomarcadores de estratificación" podrían permitir a los investigadores orientar mejor las terapias o predecir las reacciones individuales a los medicamentos, afirma la investigadora del estudio Emily Jones, profesora de neurodesarrollo traslacional en Birkbeck, Universidad de Londres, en el Reino Unido.


"Los autistas nos dicen que no quieren que cambiemos su personalidad o la forma en que experimentan su autismo, pero puede haber cosas más específicas con las que quieren ayuda", dice Jones. "Una de las razones por las que nos interesan los marcadores de estratificación es encontrar marcadores de esas cosas para las que los autistas quieren apoyo o tratamiento".


Uno de esos biomarcadores podría ser una respuesta cerebral denominada "potencial relacionado con eventos N170", un pico de actividad eléctrica que se produce unos 170 milisegundos después de que una persona vea una cara. Esta respuesta suele retrasarse en las personas autistas en comparación con las no autistas. El hallazgo es una de las razones por las que la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. está considerando el uso del N170 como biomarcador en los ensayos clínicos.


Los retrasos en la respuesta del N170 podrían ayudar a identificar qué niños se beneficiarían de más ayuda para desarrollar habilidades sociales -como jugar en grupo- que son importantes para la calidad de vida, dice Jones.


"Estamos encontrando pruebas consistentes de que, al menos, hay algo en la observación de estas medidas tradicionales del cerebro social", dice Jones.



Cambio de respuestas


El equipo de Jones utilizó la electroencefalografía para medir la respuesta N170 en 246 personas autistas y 190 no autistas de entre 6 y 31 años mientras miraban imágenes de caras. Los investigadores también tomaron imágenes de los cerebros de los participantes durante la tarea utilizando imágenes de resonancia magnética funcional e hicieron que los padres de los participantes rellenaran una encuesta que evaluaba las habilidades sociales cotidianas. Los participantes, que forman parte del Proyecto Longitudinal Europeo sobre el Autismo, repitieron las pruebas uno o dos años después y también aportaron datos genéticos.


De media, los autistas tenían más respuestas N170 retrasadas que los no autistas. Independientemente del grupo, las personas que tenían más variantes genéticas relacionadas con el autismo tenían respuestas N170 más lentas, y las personas con respuestas más lentas tenían menos actividad en la circunvolución fusiforme, una parte del cerebro implicada en el procesamiento social.


Entre los participantes autistas, los que tenían respuestas N170 más lentas eran menos propensos a mostrar mejoras en las habilidades sociales en la segunda evaluación que los que tenían respuestas más rápidas. Después de agrupar a los participantes en función de sus respuestas neuronales, los investigadores descubrieron que alrededor del 10 por ciento de los autistas entraban en un grupo con N170 lentos y poca mejora de las habilidades sociales.


El trabajo es un primer paso para traducir los resultados de la investigación en medidas clínicas útiles, dice Jones. Los investigadores tienen que replicar los hallazgos en grupos más grandes y establecer directrices sobre cuándo se podría aplicar un biomarcador.


"Hemos elaborado un camino para formular estas preguntas", dice Jones. "Si esperamos eternamente a la señal perfecta, tampoco estamos haciendo ningún bien a la gente".


Lea más informes de la reunión anual de 2021 de la Sociedad Internacional para la Investigación del Autismo.



https://www.spectrumnews.org/news/brains-response-to-faces-foretells-social-development-in-autistic-people/

76 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo