https://www.facebook.com/AutismoVivo0/
top of page

La revisión del registro pone en duda la relación causal entre la infección materna y el autismo


Propensión a las enfermedades: Las mujeres que tienen hijos con autismo parecen tener un mayor riesgo de infecciones en general, no sólo durante el embarazo./ Cortesía de Yakobchuk Olena / Adobe Stock



POR CHARLES Q. CHOI

Fuente: Spectrum | 23/09/2021

Fotografía: Autism Spectrum



Las infecciones durante el embarazo pueden estar asociadas a tener un hijo autista simplemente porque las madres de niños autistas son propensas a las infecciones


Las infecciones durante el embarazo pueden estar asociadas a tener un hijo autista simplemente porque las madres de niños autistas son propensas a las infecciones, según un nuevo estudio.


Los resultados sugieren que "las infecciones comunes durante el embarazo no parecen aumentar el riesgo de autismo de sus hijos", afirma el investigador del estudio Martin Brynge, psiquiatra y estudiante de doctorado de salud pública global en el Karolinska Institutet de Estocolmo (Suecia). "La prevención de las infecciones maternas probablemente no afectaría a la prevalencia del autismo en la población".


Numerosas investigaciones anteriores han relacionado la infección materna durante el embarazo con el autismo y la discapacidad intelectual en los niños. Sin embargo, no se sabe si la primera causa la segunda. Por ejemplo, tanto el autismo como la discapacidad intelectual están relacionados con variantes genéticas que pueden influir en el sistema inmunitario, por lo que es posible que las madres de niños con cualquiera de las dos afecciones sean también más vulnerables a las infecciones graves.


El nuevo estudio analizó los datos de 549.967 niños, entre ellos 267.995 niñas, que vivían en el condado de Estocolmo y que habían nacido entre 1987 y 2010; unos 34.000 de los niños habían estado expuestos a una infección materna que requería atención sanitaria especializada, según los datos del Registro Nacional de Pacientes y el Registro Médico Nacional de Nacimientos de Suecia.


De los niños expuestos, el 3,3% tiene autismo, en comparación con el 2,5% de los niños no expuestos, lo que supone un aumento del 16% en la probabilidad de padecerlo.


Pero la infección materna en el año anterior al embarazo también se relacionó con un 25 por ciento más de probabilidades de autismo.


"Las madres que tuvieron una infección durante el embarazo pueden no ser comparables a las madres sin infecciones", dice Brynge. "Puede haber diferencias sistemáticas a nivel de grupo".


Entre los 394.093 niños del grupo que tienen hermanos completos, "los hermanos que estuvieron expuestos a infecciones maternas no tenían un mayor riesgo de autismo en comparación con sus hermanos no expuestos", dice Brynge. De hecho, la infección materna durante el embarazo parecía estar relacionada con un 6 por ciento menos de posibilidades de tener autismo en estos hermanos. Los científicos detallaron sus resultados en la edición online del 7 de septiembre de The Lancet Psychiatry.


Observar a los hermanos y las infecciones un año antes del embarazo "son enfoques metodológicos creativos que ayudan a desentrañar los interrogantes que quedan sobre la asociación y la posible causalidad", dice Stephen Buka, profesor de epidemiología de la Universidad de Brown en Providence (Rhode Island), que no participó en este estudio. Cuando se tienen en cuenta estos otros enfoques metodológicos, "la fuerza de la asociación para el autismo es más modesta que la comunicada anteriormente".


La infección materna durante el embarazo puede estar asociada al autismo, pero quizá no de forma causal, dicen los investigadores sobre los resultados. "Nuestros hallazgos contradicen la opinión bien establecida de que las infecciones maternas causan el autismo", dice Brynge. "Las madres de niños con autismo tienen una mayor propensión a las infecciones en general, no sólo durante el periodo de embarazo. Así que parece que hay factores desconocidos -genéticos, ambientales o una combinación de ambos- que aumentan la susceptibilidad a las infecciones en estas madres."


En cambio, los investigadores no pudieron excluir una posible relación causal entre la infección materna durante el embarazo y la discapacidad intelectual. En comparación con los controles, las mujeres con una infección durante el embarazo tenían un 37 por ciento más de probabilidades de tener un hijo con discapacidad intelectual, mientras que la infección en el año anterior al embarazo estaba vinculada con sólo un 9 por ciento más de probabilidades del mismo resultado. Los datos de los hermanos sugieren que la infección durante el embarazo está relacionada con un 15 por ciento más de probabilidades de tener un hijo con discapacidad intelectual.


Los científicos advierten que sus hallazgos no excluyen la posibilidad de que infecciones poco frecuentes, o infecciones relativamente leves que no requieren la atención sanitaria especializada que tuvieron las enfermedades de este estudio, puedan causar autismo o discapacidad intelectual. Por ejemplo, trabajos anteriores han relacionado definitivamente infecciones raras como la rubéola, el Zika y el citomegalovirus con una mayor probabilidad de discapacidad intelectual.


"Sigue existiendo la posibilidad real de que la prevención de la infección sea eficaz en determinados subgrupos, en particular los que tienen riesgo genético de padecer autismo", afirma Buka.


Investigaciones anteriores también han descubierto que los anticuerpos de la madre que reaccionan con el sistema nervioso central pueden aumentar las probabilidades de que un niño tenga discapacidad intelectual, dice Michael Benros, profesor y jefe de investigación en psiquiatría biológica y de precisión de la Universidad de Copenhague (Dinamarca), que no participó en este estudio.


"Sigue siendo necesario investigar en estudios a gran escala las infecciones específicas y los anticuerpos reactivos al sistema nervioso central de la madre durante los distintos trimestres del embarazo y su relación con el autismo y la discapacidad intelectual", afirma Benros.


En el futuro, Brynge y sus colegas querrían investigar los posibles efectos de COVID-19, ya que el nuevo estudio tuvo lugar antes de la pandemia, dice. También sería interesante investigar por qué las madres de niños autistas pueden experimentar una mayor probabilidad de infecciones, añade.


Cite este artículo: https://doi.org/10.53053/XVMQ4191


https://www.spectrumnews.org/news/registry-review-casts-doubt-on-causal-link-between-maternal-infection-and-autism/?utm_source=Spectrum+Newsletters&utm_campaign=f3b0e6647b-EMAIL_CAMPAIGN_DAILY_20220923_FRIDAY&utm_medium=email&utm_term=0_529db1161f-f3b0e6647b-169086874


19 visualizaciones0 comentarios
bottom of page