La serie “The Good Doctor” cambia la forma de ver el autismo