Los gatos podrían mejorar las habilidades sociales de los niños con autismo


Una nueva investigación sugiere que adoptar un gato de un refugio puede producir mejoras en los niños con autismo. (Ekaterina Kuznetsova/Unsplash)



POR SHAUN HEASLEY

Fuente: Disability Scoop | 12/01/2021

Fotografía: Ekaterina Kuznetsova/Unsplash



Adoptar un gato puede suponer una gran diferencia para los niños con autismo, según sugiere una nueva investigación.

Los niños con este trastorno del desarrollo mostraron una mayor empatía y experimentaron menos comportamientos problemáticos después de acoger a un gato en su casa. También mostraron menos ansiedad por separación, externalización, intimidación e hiperactividad o falta de atención.


Los resultados proceden de un estudio publicado en la revista Journal of Pediatric Nursing que analiza a 11 familias con niños autistas de entre 6 y 14 años. Cuatro de las familias adoptaron inmediatamente un gato de un refugio y fueron seguidas durante 18 semanas. Las familias restantes fueron controladas durante el periodo inicial de 18 semanas, momento en el que adoptaron gatos de un refugio y fueron seguidas durante otras 18 semanas.


Todas las familias adoptaron gatos que fueron examinados mediante un perfil de temperamento felino para garantizar que fueran animales tranquilos. Se realizaron encuestas cada seis semanas para evaluar las habilidades sociales y la ansiedad de los niños, así como el grado de vinculación de los padres y sus hijos con sus nuevas mascotas.


No sólo los niños con autismo vieron mejoras en sus habilidades sociales, sino que tanto los niños como sus padres forjaron fuertes lazos con sus gatos y esos lazos se mantuvieron en el tiempo.


"Las investigaciones anteriores se han centrado en las interacciones de los perros con los niños que tienen TEA, pero puede que los perros no sean la mejor opción para todos los niños y sus familias, sobre todo teniendo en cuenta la hipersensibilidad a los sonidos que es común entre los niños con TEA", dijo Gretchen Carlisle, investigadora científica del Centro de Investigación de la Universidad de Missouri para la Interacción Humana con los Animales que dirigió el estudio. "Esperamos que los resultados de este estudio ayuden a animar a más familias a considerar la posibilidad de tener un gato y a ayudar a que más gatos de refugios encuentren hogares cariñosos y merecedores de ello".

Los investigadores dicen que los resultados justifican un estudio más amplio sobre la influencia de los gatos como mascotas en los niños con autismo.


Entradas Recientes

Ver todo