Nuevos estudios revelan cómo el autismo podría alterar la formación y la poda de las sinapsis