Pensé que quería ser profesor. Entonces, formé parte de un comité de contratación




POR PAUL ABEL

Fuente: Science Magazine | 15/07/2021

Ilustración: Robert Neubecker



Estaba ocupado realizando experimentos, escribiendo artículos y tratando de terminar mi disertación. Pero cuando me pidieron que formara parte de un comité de búsqueda de empleo en la facultad, sentí que no podía decir que no.


Pensé que sería una gran oportunidad para aprender cómo podría llegar a conseguir un puesto en la facultad. Sin embargo, mientras leía montones de solicitudes impresionantes, la realidad me golpeó: Me llevaría mucho tiempo y muchos sacrificios elaborar un currículum que fuera competitivo en la búsqueda de un puesto de trabajo en la facultad, y aún así podría acabar con las manos vacías. Por primera vez, empecé a cuestionar la trayectoria académica que estaba siguiendo.


Hasta entonces, no había tenido ningún motivo para dudar. Me apasionaba la ciencia, la investigación y la enseñanza. Ya tenía un respetable puñado de publicaciones, premios y becas. Sabía que no podía acceder inmediatamente a un puesto en la facultad (primero tendría que hacer un postdoctorado o dos), pero confiaba en que estaba en el camino correcto para conseguirlo.


Pero la lectura de la pila de más de 200 solicitudes de trabajo en la facultad hizo que mi confianza se viera afectada. Cada una de ellas contaba una historia de gran devoción por la ciencia. Casi todas tenían listas de publicaciones, menciones, logros y premios. Muchos de los solicitantes tenían magníficas cartas de recomendación. Y algunos tenían puestos de profesor titular. Unos pocos no tenían ninguna posibilidad por su escasa experiencia, sus escasos reconocimientos o sus cartas de recomendación poco halagüeñas. Pero la mayoría estaban excepcionalmente bien cualificados y todos buscaban un puesto.


Me pasé una semana clasificando las solicitudes en montones marcados con "definitivamente sí", "no estoy seguro" y "definitivamente no", y finalmente me quedé con una lista corta de 10 solicitantes. Luego entré en una sala de conferencias para reunirme con los cuatro profesores que formaban parte del comité conmigo.


Mientras cada uno de nosotros defendía quién debía ser invitado a una entrevista y por qué, me sorprendió saber que los logros académicos no siempre eran lo más importante. Muchos candidatos que me parecían excepcionales fueron eliminados rápidamente porque algunos miembros del comité consideraban que su especialidad no era necesaria en el departamento. También me descorazonó descubrir que algunos miembros del comité que tenían laboratorios bien financiados y personalidades dominantes ejercían una influencia desproporcionada en las decisiones. Un profesor abogó firmemente por su propio posdoctorado, a pesar de que su currículum no era en absoluto competitivo. Después de un debate considerable -y sin consenso- se le invitó a una entrevista de todos modos.


Cuando regresé al laboratorio, me imaginé un futuro sombrío. Podía pasarme años haciendo considerables sacrificios -trabajando muchas horas, desarraigando a mi mujer para una serie de posdoctorados, posponiendo la formación de una familia- para luego no conseguir un puesto en la facultad por factores ajenos a mi voluntad.



Me sorprendió saber que los logros académicos no siempre eran lo más importante.


Por aquel entonces, también tuve mi primer contacto con el trabajo en un entorno empresarial. Empecé unas prácticas a tiempo parcial en una empresa de telecomunicaciones, que estaban mejor pagadas que un puesto de ayudante de cátedra y me permitían trabajar menos horas y dedicar más tiempo a escribir mi tesis. Me gustó que la empresa valorara el análisis de datos y el pensamiento crítico, y me resultó gratificante ver el impacto de mi trabajo. Con mi interés despertado, asistí a los cursos del programa de negocios de mi universidad y leí todo lo que pude sobre marketing, estrategia e investigación empresarial. Empecé a ver una carrera empresarial como una alternativa atractiva a los sacrificios personales, la hipercompetencia y las decisiones de contratación arbitrarias que encontraría en el mundo académico. Cuando me gradué, di el salto.


Ya han pasado más de 20 años y no me arrepiento. Al principio me preocupaba que, una vez que aprendiera a tener éxito en los negocios, el trabajo no satisficiera mi curiosidad intelectual. Sin embargo, mi carrera, que me ha llevado a diversas empresas y a mi función actual de gestión de una empresa de consultoría, me ha proporcionado muchos retos intelectuales. También me he beneficiado en mi vida personal. Como mi trabajo de consultoría me permite ser flexible, puedo vivir en la ciudad que elija y participar activamente en las actividades de mis hijos.


Puede que mi experiencia en el comité de búsqueda de empleo en la facultad no haya sido lo que esperaba. Pero estoy agradecida de que me haya llevado a reevaluar mi futuro y a dirigirme hacia una carrera diferente -y muy gratificante-.



Publicado en: Vida labora l Sin disciplina

doi:10.1126/science.caredit.abl3842


Paul Abel

Paul Abel es socio director de Blue Research. Vive en San Diego, California.


https://www.sciencemag.org/careers/2021/07/i-thought-i-wanted-be-faculty-member-then-i-served-hiring-committee?utm_content=art&utm_campaign=jsnl&et_rid=728798382&et_cid=3870396



Entradas Recientes

Ver todo