Preguntas frecuentes y sus respuestas sobre TEA

Actualizado: 14 de sep de 2020


Fotografía: Creando tu Provincia


English (US)

Fuente del contenido: División de Desarrollo Humano, Centro Nacional de Defectos Congénitos y Discapacidades del Desarrollo, Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades


Según el Centro Nacional de Defectos Congénitos de EE.UU. éstas son las más recibidas.

P: ¿Las vacunas causan trastornos del espectro autista (TEA)?

R: Muchos estudios han investigado si existe una relación entre las vacunas y los TEA. A la fecha, los estudios siguen demostrando que las vacunas no están asociadas a los TEA.

Sin embargo, los CDC (Centro Nacional de Defectos Congénitos, de EE.UU.) saben que algunos padres y otras personas siguen teniendo esta inquietud. Para abordar estas preocupaciones, los CDC forman parte del Comité Coordinador de Interagencias sobre el Autismo (IACC), el cual trabaja en este tema con el Comité Asesor Nacional sobre las Vacunas (NVAC). El papel del NVAC es dar consejería y hacer recomendaciones sobre el Programa Nacional de Vacunas. La comunicación entre el IACC y el NVAC permitirá que cada grupo comparta sus capacidades y conocimientos, mejore la coordinación y promueva un mejor uso de los recursos de investigación sobre las vacunas.

P: ¿Hay una epidemia de TEA?

R: Más gente que nunca ha sido diagnosticada con un TEA. No está claro exactamente cuánto de este aumento se debe a una definición más amplia de TEA y a mejores esfuerzos en el diagnóstico. Sin embargo, no se puede descartar un verdadero aumento en el número de personas con TEA. Creemos que el aumento en el diagnóstico de TEA se debe probablemente a una combinación de estos factores.

Los CDC están trabajando con socios para estudiar la prevalencia de los TEA a lo largo del tiempo, para que podamos averiguar si el número de niños con estos trastornos está aumentando, disminuyendo o permaneciendo igual.

Sabemos que los TEA son más comunes de lo que pensábamos antes y deben ser considerados una importante preocupación de salud pública.

Todavía hay mucho que aprender sobre los TEA. Además, el aumento de la preocupación en las comunidades, la continua demanda de servicios y los informes que estiman una prevalencia de alrededor del 1,7 por ciento muestran la necesidad de una respuesta internacional coordinada y seria para mejorar las vidas de las personas con TEA.


P: ¿Pueden ser diagnosticados los adultos con un TEA?


R: Sí, los adultos pueden ser diagnosticados con un TEA. El diagnóstico incluye mirar el historial médico de la persona, observar su comportamiento y hacerle algunas pruebas psicológicas. Pero puede ser más difícil diagnosticar a un adulto, porque no siempre es posible conocer el desarrollo de la persona durante los primeros años de vida, y un largo historial de otros diagnósticos puede complicar el diagnóstico de TEA. Debido a que el enfoque de los trastornos del espectro autista se ha centrado en los niños, todavía tenemos mucho que aprender sobre la prevalencia y las causas de los trastornos del espectro autista a lo largo de la vida. Las intervenciones conductuales pueden ser efectivas para los adultos que se enfrentan a un nuevo diagnóstico de autismo.


P: ¿Qué son las enfermedades o trastornos mitocondriales?


R: Las mitocondrias son partes diminutas de casi todas las células del cuerpo. Las mitocondrias son como la casa de fuerza de las células. Convierten el azúcar y el oxígeno en la energía que las células necesitan para trabajar.


En las enfermedades mitocondriales, las mitocondrias no pueden convertir eficientemente el azúcar y el oxígeno en energía, por lo que las células no funcionan correctamente.


Hay muchos tipos de enfermedades mitocondriales, y pueden afectar a diferentes partes del cuerpo: el cerebro, los riñones, los músculos, el corazón, los ojos, los oídos y otros. Las enfermedades mitocondriales pueden afectar a una parte del cuerpo o pueden afectar a muchas partes. Pueden afectar a esas partes de forma leve o muy grave.


No todas las personas que padecen una enfermedad mitocondrial muestran síntomas. Sin embargo, cuando se habla del grupo de enfermedades mitocondriales que tienden a afectar a los niños, los síntomas suelen aparecer en los niños pequeños y en los años preescolares.

Las enfermedades y los trastornos mitocondriales son lo mismo.



P: ¿Existe una relación entre la enfermedad mitocondrial y el autismo?


R: Un niño con una enfermedad mitocondrial: también puede tener un trastorno del espectro autista, puede tener algunos de los síntomas/señales del autismo, o puede no tener ningún signo o síntoma relacionado con el autismo.


Un niño con autismo puede o no tener una enfermedad mitocondrial. Cuando un niño tiene tanto autismo como una enfermedad mitocondrial, a veces también tiene otros problemas, incluyendo epilepsia, problemas con el tono muscular y/o trastornos del movimiento.


Se necesita más investigación para averiguar cuán común es que las personas tengan autismo y un trastorno mitocondrial. En este momento, parece raro. En general, se necesita más investigación sobre la enfermedad mitocondrial y el autismo.



P: ¿Qué es la encefalopatía regresiva?


R: La encefalopatía es un término médico para una enfermedad o trastorno del cerebro. Por lo general significa una disminución de la función cerebral.


La regresión ocurre cuando una persona pierde las habilidades que solía tener como caminar o hablar o incluso ser social.


La encefalopatía regresiva significa que hay una enfermedad o trastorno en el cerebro que hace que una persona pierda las habilidades que antes tenía.


Sabemos que a veces los niños con enfermedades mitocondriales parecen desarrollarse como deberían, pero alrededor de la edad de los niños pequeños o preescolares, sufren una regresión. La enfermedad estuvo ahí todo el tiempo, pero algo sucede que la "activa". Puede ser algo como la desnutrición, una enfermedad como la gripe, una fiebre alta, la deshidratación, o puede ser otra cosa.


P: ¿Existe una relación entre el autismo y la encefalopatía?


R: La mayoría de los niños con un trastorno del espectro autista no tienen ni han tenido una encefalopatía. Algunos niños con un trastorno del espectro autista han tenido regresión y otros han tenido una encefalopatía regresiva.


P: ¿Qué sabemos acerca de la relación entre la enfermedad mitocondrial y otros trastornos relacionados con el cerebro?


R: Diferentes partes del cerebro tienen diferentes funciones. El área del cerebro que es dañada por una enfermedad mitocondrial determina cómo la persona es impactada. Esto significa que una persona podría tener convulsiones; problemas para hablar o interactuar con las personas; dificultades para comer; debilidad muscular u otros problemas. Podrían tener un problema o varios.


Q: ¿Las vacunas causan o empeoran las enfermedades mitocondriales?


R: Hasta ahora, no hay estudios científicos que digan que las vacunas causan o empeoran las enfermedades mitocondriales. Sabemos que ciertas enfermedades que pueden ser prevenidas por las vacunas, como la gripe, pueden desencadenar la regresión que se relaciona con una enfermedad mitocondrial. Se necesitan más investigaciones para determinar si hay casos raros en los que los trastornos mitocondriales subyacentes son desencadenados por algo relacionado con las vacunas. Sin embargo, sabemos que, para la mayoría de los niños, las vacunas son una forma segura e importante de evitar que contraigan enfermedades que amenazan su vida.


P: ¿Se someten todos los niños a pruebas de rutina para detectar enfermedades mitocondriales? ¿Qué pasa con los niños con autismo?


R: Los niños no son examinados rutinariamente para detectar enfermedades mitocondriales. Esto incluye a los niños con autismo y otros retrasos en el desarrollo.


Las pruebas no son fáciles y pueden implicar la obtención de múltiples muestras de sangre y, a menudo, muestras de músculo. Los médicos deciden si se deben hacer las pruebas de enfermedades mitocondriales basándose en los signos y síntomas del niño.


P: ¿Debo hacer que mi hijo se haga un análisis para detectar una enfermedad mitocondrial?


R: Si le preocupa que su hijo pueda tener una enfermedad mitocondrial, hable con el médico de su hijo.


4 vistas0 comentarios