Terapias de tratamiento e intervención para el trastorno del espectro autista




POR ASD

Fuente: CDC / Centers for Disease Control and Prevention | 23/12/20219

Fotografía: Pixabay



Actualmente, no se ha demostrado que ningún tratamiento cure el TEA, pero se han desarrollado y estudiado varias intervenciones para su uso con niños pequeños.


Estas intervenciones pueden reducir los síntomas, mejorar la capacidad cognitiva y las habilidades de la vida diaria, y maximizar la capacidad del niño para funcionar y participar en la comunidad [1-6].


Las diferencias en la forma en que el TEA afecta a cada persona significan que las personas con TEA tienen puntos fuertes y desafíos únicos en la comunicación social, el comportamiento y la capacidad cognitiva. Por lo tanto, los planes de tratamiento suelen ser multidisciplinarios, pueden incluir intervenciones mediadas por los padres y se dirigen a las necesidades individuales del niño.


Las estrategias de intervención conductual se han centrado en el desarrollo de habilidades de comunicación social -especialmente a edades tempranas, cuando el niño estaría adquiriendo estas habilidades de forma natural- y en la reducción de los intereses restringidos y de los comportamientos repetitivos y desafiantes. Para algunos niños, la terapia ocupacional y la logopedia pueden ser útiles, al igual que el entrenamiento en habilidades sociales y la medicación en niños mayores. El mejor tratamiento o intervención puede variar en función de la edad, los puntos fuertes, los retos y las diferencias del individuo [7].


También es importante recordar que los niños con TEA pueden enfermarse o lesionarse igual que los niños sin TEA. Los exámenes médicos y dentales periódicos deben formar parte del plan de tratamiento del niño. A menudo es difícil saber si el comportamiento de un niño está relacionado con el TEA o es causado por una condición de salud independiente. Por ejemplo, golpearse la cabeza puede ser un síntoma del TEA, o puede ser una señal de que el niño tiene dolores de cabeza o de oído. En esos casos, es necesario realizar un examen físico completo. Vigilar el desarrollo saludable significa no sólo prestar atención a los síntomas relacionados con el TEA, sino también a la salud física y mental del niño.


No se sabe mucho sobre las mejores intervenciones para los niños mayores y los adultos con TEA. Se han realizado algunas investigaciones sobre grupos de habilidades sociales para niños mayores, pero no hay suficientes pruebas que demuestren su eficacia [8]. Se necesita más investigación para evaluar las intervenciones diseñadas para mejorar los resultados en la edad adulta. Además, los servicios son importantes para ayudar a las personas con TEA a completar su educación o formación laboral, encontrar un empleo, conseguir una vivienda y transporte, cuidar de su salud, mejorar su funcionamiento diario y participar lo más plenamente posible en sus comunidades [9].



Tipos de tratamientos


Hay muchos tipos de tratamientos disponibles. Entre ellos se encuentran el análisis conductual aplicado, el entrenamiento en habilidades sociales, la terapia ocupacional, la fisioterapia, la terapia de integración sensorial y el uso de tecnología de asistencia.


En general, los tipos de tratamiento pueden dividirse en las siguientes categorías:


  • Enfoques de comportamiento y comunicación

  • Enfoques dietéticos

  • Medicación

  • Medicina complementaria y alternativa

  • Enfoques de comportamiento y comunicación.


Según los informes de la Academia Americana de Pediatría y el Consejo Nacional de Investigación, los enfoques de comportamiento y comunicación que ayudan a los niños con TEA son los que proporcionan estructura, dirección y organización para el niño, además de la participación de la familia [10].



Análisis del comportamiento aplicado (ABA)


Un enfoque de tratamiento notable para las personas con TEA es el llamado análisis aplicado de la conducta (ABA). El ABA ha sido ampliamente aceptado entre los profesionales de la salud y se utiliza en muchas escuelas y clínicas de tratamiento. El ABA fomenta los comportamientos positivos y desalienta los negativos para mejorar una serie de habilidades. El progreso del niño es seguido y medido.


Hay diferentes tipos de ABA. He aquí algunos ejemplos:



Entrenamiento en ensayos discretos (DTT)


El DTT es un estilo de enseñanza que utiliza una serie de ensayos para enseñar cada paso de una conducta o respuesta deseada. Las lecciones se dividen en sus partes más sencillas y se utiliza el refuerzo positivo para recompensar las respuestas y conductas correctas. Las respuestas incorrectas se ignoran.



Intervención conductual intensiva temprana (EIBI)


Es un tipo de ABA para niños muy pequeños con TEA, normalmente menores de 5 años y a menudo menores de 3. La EIBI utiliza un enfoque pedagógico muy estructurado para desarrollar conductas positivas (como la comunicación social) y reducir las conductas no deseadas (como las rabietas, la agresividad y las autolesiones). La EIBI se lleva a cabo en un entorno individualizado entre adultos y niños bajo la supervisión de un profesional capacitado.



Modelo Early Start Denver (ESDM)


Es un tipo de ABA para niños con TEA de entre 12 y 48 meses. A través del ESDM, los padres y los terapeutas utilizan el juego y las actividades conjuntas para ayudar a los niños a avanzar en sus habilidades sociales, lingüísticas y cognitivas.



Entrenamiento de respuesta pivotante (PRT)


El objetivo del PRT es aumentar la motivación del niño para aprender, controlar su propio comportamiento e iniciar la comunicación con los demás. Se cree que los cambios positivos en estos comportamientos tienen efectos generalizados en otros comportamientos.



Intervención en el comportamiento verbal (VBI)


La VBI es un tipo de ABA que se centra en la enseñanza de habilidades verbales.

Hay otras terapias que pueden formar parte de un programa de tratamiento completo para un niño con TEA:



Tecnología de apoyo


La tecnología asistencial, que incluye dispositivos como tableros de comunicación y tabletas electrónicas, puede ayudar a las personas con TEA a comunicarse e interactuar con los demás. Por ejemplo, el Sistema de Comunicación por Intercambio de Imágenes (PECS) utiliza símbolos ilustrados para enseñar habilidades de comunicación. Se enseña a la persona a utilizar los símbolos de las imágenes para hacer y responder preguntas y mantener una conversación. Otras personas pueden utilizar una tableta como dispositivo generador de habla o de comunicación.



Enfoque basado en el desarrollo, las diferencias individuales y las relaciones (también llamado "Floortime")


Floortime se centra en el desarrollo emocional y relacional (sentimientos y relaciones con los cuidadores). También se centra en el modo en que el niño se enfrenta a las imágenes, los sonidos y los olores.


Tratamiento y educación de niños autistas y con problemas de comunicación (TEACCH)icono externo

El TEACCH utiliza pistas visuales para enseñar habilidades. Por ejemplo, las tarjetas con imágenes pueden ayudar a enseñar a un niño a vestirse desglosando la información en pequeños pasos.



Terapia ocupacional


La terapia ocupacional enseña habilidades que ayudan a la persona a vivir con la mayor independencia posible. Las habilidades pueden incluir vestirse, comer, bañarse y relacionarse con la gente.



Entrenamiento en habilidades sociales


El entrenamiento en habilidades sociales enseña a los niños las habilidades que necesitan para interactuar con los demás, incluyendo la conversación y las habilidades de resolución de problemas.



Logopedia


La logopedia ayuda a mejorar la capacidad de comunicación de la persona. Algunas personas son capaces de aprender habilidades de comunicación verbal. Para otras, el uso de gestos o tableros de imágenes es más realista.


Visite el sitio web de Autism Speak (icono externo), Autism Society (icono externo) o National Center for Child Health and Human Development (icono externo) para obtener más información sobre estas terapias.



Enfoques dietéticos


Se han desarrollado algunos tratamientos dietéticos para abordar los síntomas del TEA. Sin embargo, una revisión sistemática de 2017 de 19 ensayos de control aleatorios encontró poca evidencia para apoyar el uso de tratamientos dietéticos para niños con TEA [11].


Algunas intervenciones biomédicas requieren cambios en la dieta. Estos cambios pueden incluir la eliminación de ciertos alimentos de la dieta del niño y el uso de suplementos vitamínicos o minerales. Los tratamientos dietéticos se basan en la idea de que las alergias alimentarias o la falta de vitaminas y minerales causan los síntomas del TEA. Algunos padres consideran que los cambios en la dieta marcan la diferencia en la forma en que su hijo actúa o se siente.


Si estás pensando en cambiar la dieta de tu hijo, habla primero con el médico o con un dietista titulado para asegurarte de que la dieta de tu hijo incluye las vitaminas y minerales necesarios para su crecimiento y desarrollo.



Medicamentos


No hay medicamentos que puedan curar el TEA o tratar los síntomas principales. Sin embargo, hay medicamentos que pueden ayudar a algunas personas con TEA a funcionar mejor. Por ejemplo, la medicación puede ayudar a controlar los altos niveles de energía, la incapacidad de concentración, la ansiedad y la depresión, la reactividad conductual, las autolesiones o las convulsiones.


Los medicamentos pueden no afectar a todos los niños de la misma manera. Es importante trabajar con un profesional sanitario que tenga experiencia en el tratamiento de niños con TEA. Los padres y los profesionales de la salud deben vigilar de cerca el progreso y las reacciones del niño mientras toma la medicación para asegurarse de que los efectos secundarios negativos del tratamiento no superen los beneficios.


Para obtener más información sobre la medicación y el TEA, visite el sitio web del Instituto Nacional de Salud Infantil y Desarrollo Humano-icono externo.



Tratamientos de medicina complementaria y alternativa


Para aliviar los síntomas del TEA, algunos padres y profesionales de la salud utilizan tratamientos que están fuera de lo que suelen recomendar los pediatras. Estos tratamientos se conocen como tratamientos de medicina complementaria y alternativa (CAM). Los tratamientos de medicina complementaria y alternativa se refieren a productos o servicios que se utilizan además o en lugar de la medicina tradicional. Pueden incluir dietas especiales, suplementos dietéticos, iconos externos, quelación (un tratamiento para eliminar del cuerpo metales pesados como el plomo), productos biológicos (por ejemplo, la secretina) o medicina mental y corporal [12].


No se ha estudiado la eficacia de muchos de estos tratamientos; además, una revisión de los estudios sobre la quelación encontró algunas pruebas de daño y ninguna que indicara que fuera eficaz para tratar a los niños con TEA [13]. Las investigaciones actuales muestran que hasta un tercio de los padres de niños con TEA pueden haber probado tratamientos de MCA, y hasta un 10% puede estar utilizando un tratamiento potencialmente peligroso [14-17]. Antes de iniciar un tratamiento de este tipo, hable con el médico de su hijo.


Para saber más sobre las terapias de CAM para el TEA, vaya a la página web del Centro Nacional de Medicina Complementaria y Alternativa de Autismexternal icon. La FDA tiene información sobre tratamientos potencialmente peligrosos aquíIcono externo.



Recursos adicionales de tratamiento


El Instituto Nacional de la Sordera y Otros Trastornos de la Comunicación (National Institute on Deafness and Other Communication Disorders) tiene un sitio web para ayudar a las personas con TEA que tienen problemas de comunicación.



Recursos adicionales para el tratamiento


El Instituto Nacional de la Sordera y Otros Trastornos de la Comunicación (National Institute on Deafness and Other Communication Disorders)-icono externo- tiene un sitio web para ayudar a las personas con TEA que tienen problemas de comunicación.


El Instituto Nacional de Investigación Dental y Craneofacial (National Institute of Dental and Craniofacial Research)-icono externo- tiene recursos para ayudar a los cuidadores y a los profesionales de la salud con las necesidades de salud oral de las personas con TEA.


Clinical Trials.GoveIcono externo tiene una lista de ensayos clínicos financiados por el gobierno federal que buscan participantes. Si usted o alguien que conoce desea participar en un estudio sobre el autismo, vaya al sitio web y busque "autismo".


La Red de Tratamiento del Autismo (ATN) pretende crear normas de tratamiento médico que se pongan a disposición de médicos, investigadores, padres, responsables políticos y otras personas que quieran mejorar la atención a las personas con autismo. La ATN también está desarrollando una base de datos médica nacional compartida para registrar los resultados de los tratamientos y estudios en cualquiera de sus cinco centros regionales de tratamiento establecidos.



Referencias


  1. Dawson, G., et al., Early behavioral intervention is associated with normalized brain activity in young children with autism. J Am Acad Child Adolesc Psychiatry, 2012. 51(11): p. 1150-9.

  2. Dawson, G., et al., Randomized, controlled trial of an intervention for toddlers with autism: the Early Start Denver Model. Pediatrics, 2010. 125(1): p. e17-23.

  3. Reaven, J., et al., Group cognitive behavior therapy for children with high-functioning autism spectrum disorders and anxiety: a randomized trial. J Child Psychol Psychiatry, 2012. 53(4): p. 410-9.

  4. Reichow, B., et al., Early intensive behavioral intervention (EIBI) for young children with autism spectrum disorders (ASD). Cochrane Database Syst Rev, 2018. 5: p. CD009260.

  5. Vivanti, G., C. Dissanayake, and A.T. Victorian, Outcome for Children Receiving the Early Start Denver Model Before and After 48 Months. J Autism Dev Disord, 2016. 46(7): p. 2441-9.

  6. Weitlauf, A., M.L. McPheeters, and B. Peters, Therapies for children with autism spectrum disorder: behavioral interventions update, in Comparative Effectiveness Review. 2014, Agency for Healthcare Research and Quality: Rockville, MD.

  7. Brookman-Frazee LI, Drahota A, Stadnick N. Training community mental health therapists to deliver a package of evidence-based practice strategies for school-age children with autism spectrum disorders: A pilot study. J Autism Dev Disord. 2012;42(8):1651–1661.

  8. Reichow, B., A.M. Steiner, and F. Volkmar, Cochrane review: social skills groups for people aged 6 to 21 with autism spectrum disorders (ASD). Evid Based Child Health, 2013. 8(2): p. 266-315.

  9. Interagency Autism Coordinating Committee. IACC Strategic Plan for Autism Spectrum Disorder (ASD) Research—2016-2017 Update. Retrieved from the U.S. Department of Health and Human Services Interagency Autism Coordinating Committee website: https://iacc.hhs.gov/publications/strategic-plan/2017/external icon.

  10. Hyman SL, Levey SE, Myers SM, Council on Children with Disabilities, Section on Developmental and Behavioral Pediatrics. Identification, Evaluation, and Management of Children With Autism Spectrum Disorder. Peditarics. 2020 Jan;145(1).

  11. Sathe, N., et al., Nutritional and Dietary Interventions for Autism Spectrum Disorder: A Systematic Review. Pediatrics, 2017. 139(6): p. e20170346.

  12. Hofer, J., F. Hoffmann, and C. Bachmann, Use of complementary and alternative medicine in children and adolescents with autism spectrum disorder: A systematic review. Autism, 2017. 21(4): p. 387-402.

  13. James, S., et al., Chelation for autism spectrum disorder (ASD). Cochrane Database Syst Rev, 2015. 5: p. CD010766.

  14. Krishnaswami, S., M.L. McPheeters, and J. Veenstra-Vanderweele, A systematic review of secretin for children with autism spectrum disorders. Pediatrics, 2011. 127(5): p. e1322-5.

  15. Williams K, Wray JA, Wheeler DM. Intravenous secretin for autism spectrum disorders (ASD). Cochrane Database Syst Rev. 2012;(4):CD003495.

  16. Perrin, J.M., et al., Complementary and alternative medicine use in a large pediatric autism sample. Pediatrics, 2012. 130 Suppl 2: p. S77-82.

  17. Levy, S.E., et al., Use of complementary and alternative medicine among children recently diagnosed with autistic spectrum disorder. J Dev Behav Pediatr, 2003. 24(6): p. 418-23.



Page last reviewed: September 23, 2019

Content source: National Center on Birth Defects and Developmental Disabilities, Centers for Disease Control and Prevention


hhttps://www.cdc.gov/ncbddd/autism/treatment.htmlhttps://www.cdc.gov/ncbddd/autism/treatment.html



https://www.cdc.gov/ncbddd/autism/treatment.html