Un amplio estudio refuerza la relación entre el autismo y el nacimiento prematuro


Pequeña posibilidad: Alrededor del 2 por ciento de los bebés prematuros son diagnosticados posteriormente con autismo, según un nuevo análisis. / Cortesía de Michael Blackburn / Getty Images



POR CHARLES Q. CHOI

Fuente: Spectrum | 11/08/2021

Fotografía: Cortesía de Michael Blackburn / Getty Images



El nacimiento prematuro está vinculado a un aumento de las probabilidades de padecer autismo, según el mayor estudio realizado hasta la fecha para examinar esta relación.


El nacimiento prematuro está vinculado a un aumento de las probabilidades de padecer autismo, según el mayor estudio realizado hasta la fecha para examinar esta relación. Y el propio nacimiento prematuro -más que los factores genéticos o ambientales no reconocidos- parece ser la causa de esta relación.


Los resultados sugieren que los bebés nacidos prematuramente necesitan una evaluación temprana y un seguimiento a largo plazo para apoyar la detección y el tratamiento oportunos del autismo, dicen los expertos.


"Sabemos que una intervención temprana puede suponer una gran diferencia en los resultados posteriores, y cada vez se dispone de intervenciones más eficaces", afirma April Benasich, profesora de neurociencia cognitiva del desarrollo en la Universidad Rutgers de Newark (Nueva Jersey), que no participó en este estudio.


Investigaciones anteriores sugieren que los bebés que nacen prematuros -antes de la semana 37 de embarazo- tienen un 30% más de posibilidades de padecer autismo que los nacidos a término. Casi el 11% de los nacimientos en todo el mundo son prematuros, y más del 95% de estos bebés sobreviven con los cuidados neonatales modernos.


"Nuestro trabajo anterior ha demostrado que la mayoría de los niños que nacen prematuros sobreviven hasta la edad adulta sin trastornos del neurodesarrollo ni otros problemas de salud crónicos", afirma el investigador principal, Casey Crump, profesor y vicepresidente de investigación del departamento de medicina familiar y salud comunitaria de la Facultad de Medicina Icahn del Monte Sinaí de Nueva York.


Pero los investigadores han debatido durante mucho tiempo si el nacimiento prematuro contribuye al autismo o si ambas afecciones podrían compartir influencias genéticas o ambientales. Tampoco estaba claro si el vínculo muestra un sesgo de sexo, o si se extiende a los nacimientos prematuros -durante las semanas 37 y 38 del embarazo-, que son aproximadamente tres veces más frecuentes que los prematuros.


En el nuevo estudio, los investigadores recorrieron los registros nacionales de salud y de nacimientos para analizar los datos de más de 4 millones de personas nacidas en Suecia entre 1973 y 2013.


"Me sorprendió el tamaño de la cohorte", dice Benasich.


Tanto los nacimientos prematuros como los prematuros estaban significativamente relacionados con una mayor probabilidad de autismo tanto en niños como en niñas. El equipo descubrió que cuanto más temprano nacía un bebé, más probabilidades tenía de padecer autismo: Alrededor del 6 por ciento de los nacidos durante las semanas 22 a 27 de gestación tienen autismo, en comparación con el 2,6 por ciento de los nacidos durante las semanas 28 a 33, el 1,9 por ciento de los nacidos durante las semanas 34 a 36 y el 1,6 por ciento de los nacidos durante las semanas 37 a 38. En cambio, el 1,4% de los bebés nacidos a término -de 39 a 41 semanas- tienen autismo.


Los científicos detallan sus resultados en la revista Pediatrics.



Seguimiento


Las comparaciones con los hermanos revelaron además que el vínculo entre la prematuridad y el autismo no se explica principalmente por factores genéticos o ambientales compartidos dentro de las familias. Por el contrario, la prematuridad en sí misma puede aumentar ligeramente las posibilidades de que un bebé tenga autismo.


"Aunque los riesgos relativos de autismo eran significativamente mayores en las personas nacidas prematuramente que en las nacidas a término, el riesgo absoluto seguía siendo bajo; por ejemplo, sólo el 2,1% de los nacidos prematuramente fueron diagnosticados de autismo", añade Crump.


Crump y sus colegas sugieren que la prematuridad podría aumentar las probabilidades de autismo a través de la inflamación del cerebro y el sistema nervioso. Los bebés prematuros suelen mostrar una conectividad alterada entre distintas partes del cerebro, lo que también podría ser la base de los problemas de neurodesarrollo que son comunes en este grupo, afirma Benasich. Comprender cómo contribuyen estos mecanismos al autismo en los niños nacidos antes de tiempo o de forma prematura podría arrojar luz sobre las causas del autismo en general, afirma.


"Una mejor comprensión de los mecanismos podría revelar nuevos objetivos de intervención en momentos críticos del desarrollo neurológico", afirma Crump.


Las investigaciones futuras deberían recoger datos prenatales, perinatales y postnatales individualizados para analizar lo que experimentan los bebés en los cuidados intensivos neonatales, lo que podría ayudar a identificar las influencias clave en el autismo y mejorar la calidad de la atención médica, dice Li-Wen Chen, profesor clínico adjunto de pediatría en el Hospital Universitario Nacional Cheng Kung de Tainan (Taiwán), que no participó en este trabajo.


Aunque el nuevo estudio se limita a los datos de un solo país, dice Crump, "esperamos que los hallazgos sean probablemente generalizables a otros entornos, pero deben ser replicados en otras poblaciones cuando sea factible."


Cite este artículo: https://doi.org/10.53053/OZCR4687


https://www.spectrumnews.org/news/large-study-strengthens-link-between-autism-preterm-birth/


103 vistas0 comentarios