Un estudio de los mecanismos de tratamiento con oxitocina a largo plazo mejora signos autistas

Actualizado: 17 de nov de 2020


El tratamiento con oxitocina atenúa la actividad de la amígdala en el autismo: un estudio de los mecanismos de tratamiento con oxitocina a largo plazo mejora signos autistas




POR SYLVIE BERNAERTS, BART BOETS, JEAN STEYAERT, NICOLE WENDEROTH & KAAT ALAERTS

Fuente: Nature/Translacional Psychiatry / 06/11/2020

Fotografía: Pixabay



Translacional Psychiatry volumen 10, Número de artículo: 383 (2020)


Citar este artículo

Bernaerts, S., Boets, B., Steyaert, J. et al. Oxytocin treatment attenuates amygdala activity in autism: a treatment-mechanism study with long-term follow-up. Transl Psychiatry 10, 383 (2020). https://doi.org/10.1038/s41398-020-01069-w

Download citation


· Recibido 9 abril 2020

· Revisado 29 septiembre 2020

· Aceptedo 20 octubre 2020

· Publicado 6 noviembre 2020

· DOIhttps://doi.org/10.1038/s41398-020-01069-w




Resumen


La administración intranasal del neuropéptido oxitocina (IN-OT) se considera cada vez más como un posible tratamiento para atacar los síntomas centrales del trastorno del espectro autista (TEA), pero los efectos del uso continuo en los sustratos neurales están bastante inexplorados y se desconocen los efectos a largo plazo. En este estudio doble ciego, aleatorio y controlado por placebo, investigamos los efectos del tratamiento de una sola dosis y de múltiples dosis de IN-OT (4 semanas de administraciones diarias (24 UI)) en la actividad cerebral relacionada con el procesamiento de los estados emocionales. Treinta y ocho hombres adultos con TEA (de entre 18 y 35 años) se sometieron a una resonancia magnética funcional del giro temporal posterior superior (pSTS) y las regiones de la amígdala mientras procesaban estados emocionales a partir de un movimiento biológico puntual. De acuerdo con investigaciones anteriores, una sola dosis de IN-OT indujo un aumento fiable de la actividad cerebral del pSTS durante el procesamiento del movimiento biológico puntual, pero no se indujeron cambios consistentes a largo plazo en la actividad del pSTS después del tratamiento de dosis múltiples. En cuanto a la amígdala bilateral, el tratamiento de dosis múltiples indujo una atenuación consistente en la actividad cerebral, que duró más que el período de administraciones reales hasta cuatro semanas y un año después del tratamiento.


De manera crítica, los participantes con atenuaciones más fuertes en la actividad de la amígdala mostraron mayores mejoras en el comportamiento, particularmente en términos de sentimientos auto-reportados de apego evasivo y funcionamiento social. Juntas, estas observaciones proporcionan una visión inicial de las consecuencias neurales duraderas del uso crónico de IN-OT en el funcionamiento de la amígdala y proporcionan las primeras indicaciones de que los efectos agudos frente a los crónicos de la administración de IN-OT pueden ser cualitativamente diferentes. Sin embargo, se justifican estudios más amplios para dilucidar aún más el impacto a largo plazo del tratamiento con IN-OT en los sustratos neurales humanos y sus consecuencias conductuales.



Introducción


La administración intranasal del neuropéptido oxitocina (IN-OT) se explora cada vez más como una posible farmacoterapia para tratar los síntomas centrales del trastorno del espectro autista, un trastorno prevalente del desarrollo neurológico caracterizado por deficiencias en el funcionamiento social y comunicativo y un comportamiento estereotipado y repetitivo. El OT es un neuropéptido producido por los núcleos paraventricular y supraóptico del hipotálamo y se ha implicado en actuar como un importante neuromodulador para mediar una amplia gama de comportamientos sociales complejos, incluyendo el vínculo interpersonal, el apego y el comportamiento afiliativo y cooperativo (revisado en las refs. 1,2,3).


Hasta la fecha, los estudios iniciales de administración de una sola dosis en el TEA han demostrado consistentemente mejoras en el comportamiento en varias tareas sociales (4,5,6,7,8) (revisado en la ref. 9). También varios estudios de administración de dosis múltiples mostraron mejoras clínicas en los síntomas del TEA después de 4, 5 o 6 semanas de administración de dosis múltiples IN-OT en adultos (10,11,12,13) y niños pequeños con TEA (14,15), aunque otros estudios de dosis múltiples no lograron replicar resultados clínicos positivos después de ensayos de 4 días u 8 semanas en niños (16) y adolescentes con TEA (17).


Mecánicamente, se ha propuesto que el impacto de la OT en la función cerebral humana implica un efecto ansiolítico de abajo hacia arriba para facilitar el comportamiento de acercamiento social, y un efecto de prominencia social de arriba hacia abajo para facilitar la atención y la percepción de las señales sociales (18,19,20,21). En consonancia con el efecto de saliencia social descendente, los estudios iniciales de neuroimágenes (tanto en individuos con desarrollo típico (revisados en la ref. 22) como en individuos con TEA (5), (23,24,25,26,27,28) proporcionaron pruebas de que la administración de una sola dosis de IN-OT puede alterar las activaciones en las regiones del cerebro implicadas en el procesamiento sociocomunicativo y las redes de saliencia, al modular la atención y la percepción de estímulos biológicamente relevantes, como la información social transmitida por los ojos, los rostros o el movimiento biológico (20). Por ejemplo, estudios anteriores de administración de IN-OT han demostrado una mejor percepción del movimiento biológico (29,30,31) y una mayor actividad en el surco temporal superior posterior (pSTS), una región central del cerebro que participa en el procesamiento sociocomunicativo (23).


Los estudios de la IN-OT también han destacado sistemáticamente la participación de la amígdala (32), una estructura neuronal clave asociada con la detección y el procesamiento de estímulos emocionalmente relevantes y la modulación de la excitación emocional (por ejemplo, ref. 33). A partir de la investigación en animales, la OT se ha implicado en la reducción de la reactividad de la amígdala mediante interneuronas GABAérgicas inhibitorias (34), noción que generalmente está respaldada por anteriores estudios de IRMF basados en tareas en seres humanos que muestran respuestas atenuadas de la amígdala después de la administración de una sola dosis de IN-OT (35,36,37,38,39,40,41,42,43,44,45,46) (en TEA (26,28). Sin embargo, en varios estudios también se ha informado de un aumento de la activación de la amígdala tras la administración de IN-OT (47,48,49,50) (en TEA (5), (23,25), y se han presentado varios factores dependientes de la persona (por ejemplo, el sexo, la psicopatología), y/o factores contextuales (por ejemplo, el tipo de tarea, la valencia del estímulo, la dosis) como posibles fuentes de variabilidad (examinados en las refs. 32,51). En particular, dado que la amígdala forma parte integrante del circuito de procesamiento de amenazas, así como de la red de prominencia (social), se ha sugerido que las direcciones opuestas de los efectos IN-OT sobre la actividad de la amígdala pueden reflejar su acción multifacética a nivel del cerebro (20). Específicamente, como propone el influyente "Modelo de adaptación social" de OT, se sugiere que el aumento de la reactividad de la amígdala tras la administración de IN-OT refleja un mecanismo neural para facilitar la atención y el procesamiento de las señales (sociales) salientes. Por otra parte, se prevé que la atenuación de la reactividad de la amígdala refleje el papel ansiolítico del OT en la regulación a la baja del afecto negativo, el retraimiento social y la angustia (20). En consecuencia, se sugiere que la dirección del efecto de la OT en los sustratos neuronales (reduciendo o facilitando la activación) depende principalmente de la adaptación (social) requerida (20). Por ejemplo, como se indica en Ma y otros (2016) (20), en el caso de las personas con temor y estrés social excesivos (por ejemplo, en las personas con trastorno de ansiedad social), la IN-OT puede atenuar principalmente la reactividad excesiva de la amígdala (41), mientras que en el caso de las personas con baja sensibilidad social de base (por ejemplo, en las personas con trastorno del espectro autista), la IN-OT puede mejorar principalmente la prominencia social y los sustratos neuronales subyacentes al procesamiento social (por ejemplo, los aumentos inducidos por la IN-OT en la actividad de la amígdala en el trastorno del espectro autista (5,23,25), pero véase refs. 26,28).


Hasta la fecha, los conocimientos sobre los efectos neuronales de la IN-OT han surgido principalmente de estudios de administración de una sola dosis. Un estudio anterior evaluó los efectos neuronales del tratamiento de dosis múltiples de IN-OT en adultos con TEA y demostró cambios fiables en la conectividad funcional y la actividad cerebral relacionada con las tareas en las regiones cingulares anteriores y prefrontales durante una tarea de juicio social después de 6 semanas de tratamiento con IN-OT. Sin embargo, debido al uso de un diseño cruzado, este último estudio no incluyó evaluaciones de seguimiento para evaluar posibles efectos neurales duraderos que duren más que el período de administración real de la IN-OT. Sin embargo, estas evaluaciones son importantes, ya que no puede descartarse la posibilidad de que el uso repetido de la IN-OT durante un período de tiempo más largo pueda inducir cambios duraderos en los circuitos del cerebro social y/o el sistema oxitocinérgico central. De hecho, a la luz del creciente número de ensayos que evalúan las respuestas clínicas del tratamiento con múltiples dosis de IN-OT en el TEA (10,11,14,15,16,17), parece crucial lograr una comprensión mecánica más profunda de los sustratos neuronales que subyacen a los efectos conductuales del tratamiento con múltiples dosis de IN-OT y, en particular, evaluar la posibilidad de consecuencias neuronales duraderas después del uso crónico de OT. Estos conocimientos serán esenciales para respaldar una mayor traducción y desarrollo de las terapias basadas en la OT a los entornos clínicos.


En el presente estudio con diseño paralelo aleatorio, doble ciego y controlado por placebo, nos propusimos examinar los efectos (duraderos) del tratamiento IN-OT sobre los sustratos neurales subyacentes al procesamiento sociocomunicativo en hombres adultos con TEA. El funcionamiento neuronal se evaluó antes y después del tratamiento IN-OT utilizando un paradigma de imágenes de resonancia magnética funcional (fMRI) que implicaba el procesamiento de los estados emocionales a partir del movimiento biológico transmitido por las pantallas de punto de luz (PLD) de todo el cuerpo. Es importante señalar que el presente estudio no sólo evaluó los efectos neurales inmediatos inducidos después de la administración de una sola dosis de IN-OT. También se evaluaron los efectos neuronales del tratamiento de dosis múltiples (4 semanas de administraciones de una vez al día, 24 UI/día) y la posibilidad de efectos de retención neuronal duraderos en la misma muestra de individuos con TEA. Específicamente, se realizó una resonancia magnética fMRI: i) en la línea de base; ii) 30 minutos después de la administración de una sola dosis; iii) después del tratamiento de dosis múltiples de cuatro semanas, y en dos sesiones de seguimiento; iv) cuatro semanas; y v) un año después del tratamiento.


De acuerdo con el modelo de adaptación social de OT (20) y los estudios previos de administración de IN-OT (23), planteamos principalmente la hipótesis de una dosis única de IN-OT para mejorar el reclutamiento neuronal de las regiones pSTS, una estructura neuronal clave implicada en la percepción de movimiento biológico puntual y destacada como un área de disfunción en la TEA (revisada en la ref. 52). De manera similar, también planteamos principalmente la hipótesis de que una dosis única de IN-OT para mejorar la actividad de la amígdala al procesar los estados emocionales a partir del movimiento biológico; es decir, que reflejara una mayor sensibilidad social hacia los estímulos puntuales presentados después de IN-OT (20). Sin embargo, teniendo en cuenta el complejo papel de la amígdala y los resultados no concluyentes de estudios anteriores de administración de una sola dosis en la TEA (que informaban de aumentos (5,23,25) o disminuciones (26,28) de la actividad de la amígdala después de la IN-OT), no se descartó la posibilidad de encontrar un efecto atenuante de la IN-OT en la reactividad de la amígdala (es decir, que reflejara el papel ansiolítico de la OT en la reducción del afecto negativo, la retraimiento social y la angustia).


Un objetivo fundamental era determinar si el tratamiento de dosis múltiples podía inducir cambios similares o incluso mayores en la actividad del pSTS y la amígdala, y específicamente, si los cambios en la función neuronal durarían más tiempo que el período de administración real hasta cuatro semanas o incluso un año después del tratamiento. Análisis previos dentro de la misma muestra de individuos con TEA (13) han revelado que el tratamiento IN-OT de 4 semanas mejoró los síntomas del autismo, más notablemente en términos de conductas repetitivas (evaluadas con la Escala de Conductas Repetitivas-Revisada: RBS-R); sentimientos de evasión de apego (evaluados con la Medida de Apego de Adultos del Estado: SAAM) y, en una medida más variable, el funcionamiento social (evaluado con la Escala de Capacidad de Respuesta Social para Adultos: SRS-A). Para arrojar más luz sobre la base neural de estas respuestas clínicas, un objetivo clave del presente estudio fue explorar las relaciones "cerebro-comportamiento", es decir, evaluar si los cambios neurales inducidos por el OT están relacionados con estas identificaciones previas de mejoras conductuales duraderas en términos de conductas repetitivas y apego y/o funcionamiento social (véase "Materiales y métodos" y la ref. 13).



Materiales y métodos


Diseño general del estudio


En este estudio paralelo de dos brazos, doble ciego, aleatorio y controlado por placebo, evaluamos los efectos de la administración de oxitocina intranasal (IN-OT) en una dosis única y en múltiples dosis sobre la actividad cerebral durante el procesamiento de las emociones a partir de un movimiento biológico puntual en hombres adultos con TEA. Los cambios de la línea base (T0) en la actividad cerebral se evaluaron inmediatamente después de una dosis única de tratamiento IN-OT (SD), después de 4 semanas de administraciones diarias de IN-OT (T1), y en dos sesiones de seguimiento, 4 semanas (T2) y un año después del tratamiento (T3) (Fig. 1, diagrama de flujo CONSORT para el número de participantes incluidos en cada sesión de evaluación). Las evaluaciones neurales se realizaron en el Hospital Universitario de Lovaina (Lovaina, Bélgica) en el contexto de un estudio más amplio, que también incluyó evaluaciones del comportamiento (informadas en la ref. 13) y otras modalidades de exploración (por ejemplo, la resonancia magnética magnética en estado de reposo, informada en la ref. 53) (registrada en el registro de ensayos clínicos de la Unión Europea: Eudract 2014-000586-45 y clinicaltrial.gov: NCT02940574). Se obtuvo el consentimiento informado por escrito de todos los participantes antes del estudio. Los formularios de consentimiento y el diseño del estudio fueron aprobados por el Comité de Ética para la Investigación Biomédica de la Universidad de Lovaina, KU Leuven (S56327), de conformidad con el Código de Ética de la Asociación Médica Mundial (Declaración de Helsinki).




Fig. 1: Diagrama de flujo del CONSORCIO.


La resonancia magnética se realizó en la línea de base (T0); después de una dosis única de oxitocina o tratamiento con placebo (SD); después del tratamiento de 4 semanas (oxitocina/placebo) (T1); y en dos sesiones de seguimiento, 4 semanas (T2) y un año después del cese del tratamiento (T3). Un participante del grupo de oxitocina fue excluido de los análisis, debido a la autofinanciación de la participación (no relacionada con el tratamiento). Un participante del grupo de placebo fue excluido de los análisis de resonancia magnética debido a un movimiento excesivo de la cabeza dentro del escáner (desplazamiento medio del cuadro que excede de > 0,5 mm). Otros seis participantes (tres de oxitocina y tres de placebo) se perdieron en la sesión de seguimiento T3.





Participantes


Los participantes fueron reclutados principalmente en el Centro de Especialización en Autismo del Hospital Universitario de Lovaina entre abril de 2015 y diciembre de 2016. El diagnóstico de TEA fue realizado por un equipo multidisciplinario basado en los estrictos criterios del DSM-IV-TR (54). Antes del tratamiento, se adquirieron de todos los participantes el Programa de Observación Diagnóstica del Autismo (ADOS) (55) y estimaciones de inteligencia (versión corta de seis subpruebas de la Escala de Inteligencia para Adultos Wechsler de Holanda-IV) (56) (Tabla 1).



Tabla 1: Características de los participantes.


(Véase en inglés en el siguiente enlace


https://www.nature.com/articles/s41398-020-01069-w/tables/1



Los criterios de inclusión comprendían el diagnóstico clínico de TEA, el sexo (masculino) y la edad (18-35 años). Los criterios de exclusión para la participación comprendían cualquier trastorno neurológico (por ejemplo, accidente cerebrovascular, epilepsia, conmoción cerebral); trastorno genético demostrado; o cualquier contraindicación para la resonancia magnética. Se examinó el uso actual de medicamentos psicoactivos y la presencia de trastornos psiquiátricos comórbidos (Tabla 1, Cuadro suplementario 1). Como se describe con más detalle en Métodos Suplementarios, los tamaños de las muestras se basaron en un estudio previo de IRMF que evaluó los efectos neuronales del tratamiento de dosis múltiples IN-OT en adultos con TEA (11).




Intervención


Los participantes fueron asignados para recibir IN-OT o PL basado en un orden aleatorio generado por computadora. Excepto el encargado de la aleatorización, todo el personal de investigación que llevaba a cabo el ensayo, los participantes y sus padres y/o parejas estaban cegados a la asignación del tratamiento. La IN-OT (Syntocinon®, Sigma-tau) y el PL (solución salina de cloruro de sodio) se administraron en frascos de vidrio ámbar de 15 ml con bomba dosificadora (ACA Pharma). Cada inhalación por fosa nasal contenía 4 unidades internacionales (UI) de OT.


Los participantes se autoadministraron una dosis diaria de 24 UI (3 inhalaciones por fosa nasal) durante 4 semanas consecutivas (28 dosis en total). Esta dosis está de acuerdo con estudios previos que evaluaban los efectos de una sola dosis de IN-OT en la cognición social (para su revisión ver ref. 3). Todos los participantes administraron la primera dosis delante del experimentador y recibieron instrucciones claras sobre el uso del aerosol nasal de acuerdo con las recomendaciones de Guastella y otros (2013) (57). En el primer uso, el aire presente en el aerosol nasal se eliminó bombeando el aerosol hasta que se observó una fina niebla. Se instruyó a los participantes para que mantuvieran una fosa nasal cerrada, respiraran profundamente por la nariz e inclinaran la cabeza ligeramente hacia atrás durante la administración nasal a fin de reducir al mínimo la pérdida gravitacional del aerosol. Durante el curso del tratamiento, se pidió a los participantes que administraran el aerosol nasal por la mañana, que llevaran un registro diario del momento en que se administró el aerosol nasal, y si estaban o no solos o en compañía de otras personas las dos primeras horas después de la administración. El porcentaje de días en que se administró el aerosol en presencia de otras personas fue similar para el grupo de tratamiento OT (36,6% SD 29,9) y PL (37,4% SD 24,1).


Todos los participantes fueron controlados in situ hasta aproximadamente dos horas después de la primera administración del aerosol nasal. Se proporciona información más detallada sobre la detección de efectos secundarios en Supplementary Methods y Bernaerts y otros (2020) (13).




Adquisición y manejo de datos de resonancia magnética


Adquisición de datos de resonancia magnética


Las imágenes anatómicas y de tareas relacionadas con la RMNf fueron adquiridas en un escáner de RMN de Philips 3.0 Tesla (Best, Holanda) con una bobina de cabeza de arreglo de fases de 8 canales en la línea de base (T0); después de una sola dosis de IN-OT (~45 min después de la administración) (SD); después de 4 semanas de tratamiento continuo de IN-OT (por lo menos 24 h después de la administración final) (T1); y en dos sesiones de seguimiento, 4 semanas (T2) y 1 año después del tratamiento (T3). En Métodos complementarios se proporciona información detallada sobre los parámetros de exploración.



El paradigma experimental de la fMRI


Durante la exploración funcional por resonancia magnética basada en tareas, los participantes realizaron una tarea de procesamiento de emociones (basada en el trabajo previo de nuestro laboratorio (31,58,59,60), que implicaba el reconocimiento de estados emocionales positivos y negativos (felicidad, ira) de los PLD de cuerpo entero (véase la Fig. 1A suplementaria para una visualización de un PLD ejemplar) (véase la ref. 61 para una descripción detallada de los PLD adoptados). Durante la exploración por RMNf, los participantes realizaron seis bloques de la tarea de emoción (12 pruebas/bloque, 4 s cada uno) intercalados con seis bloques de una tarea de control, que implicaba la detección de cambios de color en versiones codificadas de los PLD. Los bloques de descanso (12 s) se presentaron entre los bloques de la tarea (fijación en cruz blanca) (véase la Fig. 1A suplementaria). Durante cada prueba de la tarea de emoción, se instruyó a los participantes para que indicaran lo más rápido y exacto posible si la figura de PLD presentada transmitía felicidad o ira, presionando los respectivos botones de respuesta (feliz o enfadado) (Fig. 1B suplementaria). Durante la tarea de control, se presentó a los participantes una versión codificada de los PLD en la que un punto cambiaba de color a rojo o verde en un punto de tiempo aleatorio. Se instruyó nuevamente a los participantes para que indicaran lo más rápido y exacto posible el color del punto presionando los respectivos botones de respuesta (verde o rojo). No se proporcionó ninguna retroalimentación después de las respuestas. Las instrucciones de la tarea se proporcionaron verbalmente y en el monitor al comienzo de cada bloque. Antes de la exploración, los participantes practicaron las tareas (12 ensayos/tarea). Los tiempos de reacción y las tasas de exactitud se registraron utilizando el software E-Prime (Psychological Software Tools). Durante cada sesión de evaluación (T0, SD, T1, T2, T3), se presentó el mismo conjunto de estímulos en un orden aleatorio.



Análisis de los datos de la RMNf


SPM8 (Wellcome Department of Imaging Neuroscience, University College London, UK) se utilizó para el preprocesamiento de imágenes y los análisis estadísticos implementados en Matlab R2017b (Mathworks). Se proporciona información detallada sobre el preprocesamiento y el análisis del movimiento de la cabeza en Métodos Suplementarios y en la Fig. 2 suplementaria. Para cada sujeto, se calculó un modelo lineal general de primer nivel con el curso temporal de los bloques de emoción y control modelados como predictores y parámetros de realineación e instrucciones de tareas como regresores sin interés. Se crearon regresores de época separados para los ensayos que presentaban felicidad e ira. Se calcularon imágenes de contraste para la emoción (felicidad) > control y la emoción (ira) > control y se sometieron a modelos de efectos aleatorios de segundo nivel. Las imágenes de contraste de primer nivel se utilizaron entonces para extraer estimaciones de contraste (MarsBar) de regiones de interés (ROI) predefinidas centradas en pSTS bilaterales (esferas de 10 mm de radio con coordenadas MNI [izquierda: -55, -52, 12] [derecha: 55, -52, 10] basadas en ref. 60) y amígdala bilateral (definida estructuralmente basada en el atlas subcortical FSL Harvard-Oxford). El análisis de la prueba t de una muestra de cerebro completo que identifica las regiones con actividad cerebral durante la tarea de emoción (>tarea de control) en la sesión de base (T0) (entre grupos) confirmó que las ROI predefinidas (pSTS bilateral y amígdala) se activaron de forma fiable durante la tarea de emoción (p < 0,05, error familiar (FWE) corregido por comparaciones múltiples) (Fig. 3 suplementaria).




Análisis estadísticos


RMNf relacionada con la tarea


Para explorar los cambios inducidos por el tratamiento en la actividad cerebral relacionada con las tareas, se calcularon los cambios de la línea base (T0) en los niveles medios de activación del retorno de la inversión (estimaciones de contraste en bruto) (por separado para cada sesión de evaluación: SD, T1, T2, T3) y se sometieron a análisis de efectos mixtos con el "sujeto" como factor aleatorio y los factores "tratamiento" (IN-OT, PL), "emoción" (felicidad, ira) y "hemisferio" (izquierda, derecha) como factores fijos. Se construyeron modelos separados para explorar los cambios pre-post inducidos por el tratamiento en la actividad del pSTS y la amígdala después de una administración de una sola dosis (SD) o después de un tratamiento de dosis múltiples (T1, T2, T3).



Desempeño de tareas de comportamiento


Se evaluó la precisión del rendimiento (porcentaje de respuestas correctas) y los tiempos de reacción correctos en la tarea de emoción para cada participante y sesión de evaluación, y se calculó una variable de rendimiento (precisión dividida por el tiempo de reacción). Nótese que, entre los participantes, se perdieron algunos ensayos de la tarea de emoción debido a "ninguna respuesta registrada" (T0: 3.58%, SD: 1.17%, T1: 2.12%, T2: 0.95%, T3: 1.87%). De forma similar a los análisis neuronales, se realizaron análisis de efectos mixtos para evaluar los cambios inducidos por el tratamiento antes y después de los cambios de comportamiento. El nivel de significación se fijó en p < 0,05. Los análisis post hoc fueron corregidos por Bonferroni para hacer múltiples comparaciones.



La asociación con las mejoras del comportamiento


Como se describe con más detalle en Bernaerts y otros (2020) (13), anteriormente informamos de mejoras específicas del tratamiento hasta 4 semanas e incluso 1 año después del tratamiento en conductas repetitivas (evaluadas con la Repetitive Behavior Scale-Revised (RBS)62) y sentimientos de evitación del apego (evaluados con la SAAM (63) inducidos por el tratamiento de dosis múltiples IN-OT (evaluado dentro de la misma muestra de participantes). También se identificaron mejoras en el funcionamiento social (evaluadas con la Escala de Respuesta Social (SRS (64), pero estas mejoras fueron evidentes tanto en el grupo de tratamiento como en el de placebo (véase la Tabla Suplementaria 2 y Bernaerts et al. (2020) (13) para una descripción detallada de los cambios inducidos por el tratamiento en estas medidas de comportamiento).


Aquí se realizaron análisis exploratorios de correlación de Pearson para evaluar si los cambios neuronales identificados en la actividad cerebral estaban relacionados con estos cambios de comportamiento previamente identificados. Considerando la naturaleza exploratoria de estos análisis de comportamiento cerebral, los resultados se reportan a un umbral p < 0.05 sin corregir. Todas las estadísticas se realizaron con Statistica 8 (StatSoft. Inc., Tulsa, EE.UU.).




Resultados


Efecto del tratamiento IN-OT en la actividad de las ETS


Administración de una sola dosis de IN-OT


Los análisis de efectos mixtos con los factores fijos "tratamiento" (IN-OT, PL), "emoción" (felicidad, ira) y "hemisferio" (izquierda, derecha) revelaron un efecto principal del tratamiento (F(1, 36) = 5,33, p = 0,027, d = 0,74), lo que indica un aumento significativamente más fuerte de la actividad cerebral del pSTS durante el procesamiento de la emoción a partir del movimiento biológico puntual después de una dosis única de IN-OT, en comparación con PL. No se revelaron interacciones significativas entre el tratamiento y los factores hemisferio (F(1, 110) = 0,03, p = 0,87) o emoción (F(1, 110) = 0,81, p = 0,37), lo que indica que el efecto principal del tratamiento fue evidente independientemente de la región del pSTS (izquierda, derecha) o del estado emocional procesado (felicidad, ira) (ver Fig. 2A).