Un estudio demuestra la mejora de la prueba rápida de detección del TEA en niños pequeños