Un infierno, ¿para ganarse el cielo?