Un nuevo método estadístico puede evitar la muerte de animales de laboratorio