Un oficial israelí no tiene por qué disparar a un palestino autista, dice el comandante

Actualizado: 23 de sep de 2020


Un mural para Iyad al-Hallaq, que fue asesinado por un policía israelí cuando se dirigía a la escuela en mayo. Crédito... Agencia Wisam Hashlamoun/Anadolu, vía Getty Images



POR DAVID M. HALBFINGER y ADAM RASGON

Fuente: New York Times /08/2020

Fotografía: Agencia Wisam Hashlamoun/Anadolu, vía Getty Images

El comandante testificó que el hombre que su compañero mató, Iyad al-Hallaq, no se resistía y no representaba ningún peligro, en un caso que encendió las protestas contra la brutalidad policial.


JERUSALÉN - Un oficial de policía israelí que mató a tiros a un palestino autista en la Ciudad Vieja de Jerusalén en mayo, desafió la orden de no disparar, aunque el hombre no representaba ningún peligro para nadie, dijo su comandante a los investigadores, según las personas informadas sobre el caso.

"No atacó ni hizo nada", el comandante testificó, según el periódico israelí Haaretz. "Definitivamente no se estaba resistiendo".

El fatal tiroteo del 30 de mayo contra Iyad al-Hallaq, de 30 años, que se dirigía a una escuela para discapacitados, se produjo cinco días después del asesinato de George Floyd por un agente de policía de Minneapolis, y se convirtió rápidamente en un grito de guerra contra la brutalidad policial en las protestas políticas que han asolado a Israel durante gran parte del verano.

El Sr. al-Hallaq se encontraba a unos 150 metros de la entrada de su escuela alrededor de las 6 de la mañana de un sábado, cuando los agentes de policía le llamaron al entrar en la Ciudad Vieja por la Puerta de los Leones. En lugar de detenerse, corrió por la Vía Dolorosa. Cuando los primeros oficiales informaron de un potencial "terrorista", varios otros le persiguieron.

Uno de ellos, un comandante de 21 años que estaba a pocos días de dejar las fuerzas, dijo a los investigadores que disparó a la parte inferior del cuerpo del Sr. al-Hallaq mientras corría detrás de él, pero falló.

Buscando cubrirse, el Sr. al-Hallaq se convirtió en la puerta de una zona vallada utilizada por los trabajadores de la sanidad donde, según los testigos, se acobardó contra una pared mientras dos agentes de la Policía de Fronteras lo acorralaban: el joven de 21 años y su compañero de 19 años, un novato que llevaba unas semanas de entrenamiento básico. Sus nombres no se han hecho públicos.

Ambos cumplían su servicio militar obligatorio en la Policía de Fronteras, un brazo paramilitar de la policía israelí que opera en la Ribera Occidental, en partes de Jerusalén y en otros entornos volátiles y al que se recurre con frecuencia en situaciones que pueden degenerar en violencia.

Los testigos han dicho que un profesor del Sr. al-Hallaq vio el episodio y trató de intervenir, gritando a los oficiales que el Sr. al-Hallaq estaba incapacitado y no representaba ninguna amenaza.

Pero el testimonio del comandante, según informa Haaretz, sugiere que, discapacitado o no, el Sr. al-Hallaq no debería haber recibido un disparo.



La madre de Iyad al-Hallaq arreglando memoriales para su hijo en su habitación en su casa en Wadi Joz, un barrio palestino en Jerusalén Este. Crédito: Mahmoud Illean/Associated Press

Haaretz dijo que había obtenido partes del testimonio de ambos oficiales a los investigadores de la unidad de mala conducta policial del Ministerio de Justicia, que organizó una recreación en la escena el miércoles por la noche.

En el relato de Haaretz, cuya exactitud fue confirmada por las personas informadas sobre el caso, el oficial mayor, habiendo perseguido al Sr. al-Hallaq, comprendió instantáneamente que "había una discrepancia entre los informes que recibí al principio - que se trataba de un incidente terrorista, que era algo destinado a dañar a personas inocentes - y la situación en el cuarto de la basura".

"Es un lugar cerrado sin posibilidad de escapar de él", dijo el comandante, añadiendo del Sr. al-Hallaq: "No atacó ni hizo nada. Definitivamente no se resistió. No me puso en peligro en esa situación". El comandante dijo que él y su compañero deberían haber "comprobado al sospechoso a distancia, interrogarlo".

Pero el joven de 19 años no hizo caso de su orden, el comandante testificó: "Entonces mi compañero disparó, y yo grité de nuevo: 'Dejen de disparar, dejen de disparar'. Aparentemente el sospechoso hizo algún movimiento que causó que mi compañero disparara de nuevo".

El joven de 19 años, según Haaretz, dijo a los investigadores que basó su decisión de disparar en la identificación inicial del Sr. al-Hallaq como "terrorista" y en un movimiento que vio hacer al Sr. al-Hallaq.

"No escuché 'Alto'", dijo el oficial más joven. "Actué como me enseñaron. En lo que a mí respecta, se trataba de un terrorista al que el comandante de la fuerza disparó antes de que entráramos en la zona".

Su abogado, Efrat Nahmani Bar, subrayó la inexperiencia de su cliente y dijo que creía que el Sr. al-Hallaq -que llevaba guantes quirúrgicos oscuros, debido al coronavirus- estaba a punto de sacar un arma. "Es un joven soldado que pensó que estaba haciendo lo correcto", dijo ella.

Al Sr. al-Hallaq le dispararon dos veces en el torso, según la autopsia.

En una entrevista, Mickey Levy, legislador y ex comandante de la policía de Jerusalén, calificó el tiroteo como "un grave error operativo" que violaba las reglas básicas de combate. "No vieron ningún arma en su mano, así que no necesitaron disparar", dijo.

La investigación de la unidad de mala conducta está llegando a su fin, dicen los funcionarios. El vídeo de vigilancia del incidente del 30 de mayo no fue concluyente, porque dos cámaras exteriores en el lugar donde se disparó al Sr. al-Hallaq, no estaban conectadas a las grabadoras en ese momento, según testigos e investigadores.

No obstante, el testimonio del comandante de la policía pareció confirmar el sombrío resumen del padre de la víctima, Khairi al-Hallaq, en una entrevista reciente: "Se escondió en la esquina y le dispararon".

David M. Halbfinger es el jefe de la oficina de Jerusalén, que cubre Israel, los territorios palestinos ocupados y el Oriente Medio. @halbfinger

Una versión de este artículo aparece en la imprenta el 28 de agosto de 2020, Sección A, Página 8 de la edición de Nueva York con el titular: La policía se equivocó al disparar a un palestino, dice el oficial.




Entradas Recientes

Ver todo