Una aplicación web rastrea el tamaño de las pupilas de personas y ratones