Una nueva pantalla evalúa la suicidalidad en adultos autistas


Cinco preguntas: Los autistas ayudaron a adaptar un cuestionario utilizado para evaluar la suicidalidad en la población general. / Cortesía de Adene Sánchez / iStock



POR REBECCA SOHN

Fuente: Autism Spectrum | 22/09/2021

Fotografía: Cortesía de Adene Sánchez / iStock



Un breve cuestionario creado en consulta con personas autistas es el primero de su clase en medir con precisión los pensamientos y comportamientos suicidas entre los adultos del espectro.


La herramienta, denominada Suicidal Behaviors Questionnaire-Autism Spectrum Conditions (SBQ-ASC), está disponible gratuitamente en Internet y podría ayudar a impulsar la investigación sobre el suicidio y el autismo.


"Necesitábamos esta herramienta", afirma la investigadora principal, Sarah Cassidy, profesora adjunta de psicología en la Universidad de Nottingham (Reino Unido). "No podemos hacer una buena investigación sin medidas válidas".


Los autistas tienen un mayor riesgo de experimentar pensamientos suicidas y de morir por suicidio, según sugieren estudios anteriores. Pero las herramientas de cribado de la suicidalidad utilizadas para reunir estas pruebas aún no habían sido validadas para su uso con personas autistas.


"Esto es un gran problema, tanto para la práctica clínica como para la investigación", dice Cassidy.


Cassidy y sus colegas decidieron adaptar el Cuestionario de Conductas Suicidas-Revisado (SBQ-R), que se utiliza habitualmente para la investigación del suicidio en la población general. Esta encuesta tiene cuatro preguntas de opción múltiple que indagan la frecuencia de los pensamientos y comportamientos suicidas.


Los adultos autistas interpretan estas preguntas de forma diferente a las personas no autistas, y como resultado la herramienta no capta con precisión la suicidalidad en este grupo, según un estudio realizado en 2020 por el equipo de Cassidy.


Las conversaciones con los participantes autistas de ese estudio condujeron al desarrollo de una nueva encuesta con cinco preguntas puntuables. Nueve de los participantes en el estudio de 2020 revisaron las preguntas para que fueran más claras, y un segundo grupo de 234 adultos autistas y 17 adultos posiblemente autistas a la espera de una evaluación diagnóstica también dieron su opinión. La encuesta también incluye preguntas de seguimiento opcionales y sin puntuación que preguntan, entre otras cosas, sobre los planes de suicidio y las autolesiones no suicidas.



Revisión de la encuesta


La versión adaptada aborda los mismos temas que la original, pero es más clara para los autistas, dicen los investigadores. Por ejemplo, una de las preguntas de la encuesta original plantea: "¿Qué probabilidad hay de que intente suicidarse algún día?". Los autistas dijeron que les resultaba difícil predecir el futuro, por lo que la versión adaptada pregunta, en cambio, qué probabilidad hay de que la persona actúe sobre los pensamientos suicidas que pueda tener.


La encuesta adaptada también abarca nuevos aspectos. Una de las preguntas originales sondea los pensamientos y comportamientos suicidas a lo largo de la vida y tiene respuestas de opción múltiple que van desde tener un pensamiento pasajero de suicidio hasta hacer un plan, pero muchas personas autistas dijeron que las opciones no tenían en cuenta los pensamientos persistentes o "pegajosos" de suicidio que experimentaban antes de considerarlo seriamente. Por ello, los investigadores añadieron una nueva pregunta sobre la duración de los pensamientos suicidas, que oscilaba entre menos de cinco minutos y más de ocho horas.


Los investigadores compararon las versiones original y adaptada del cuestionario mediante una encuesta en línea completada por 308 adultos autistas, 113 posiblemente autistas y 268 no autistas, algunos de los cuales volvieron a realizar las pruebas dos semanas después. Los participantes también rellenaron encuestas sobre los factores de riesgo de los pensamientos y comportamientos suicidas, incluyendo la ansiedad, la depresión y el camuflaje de los rasgos del autismo.


Las puntuaciones de los participantes en la encuesta adaptada se correlacionaron con las medidas de los factores de riesgo de suicidio. Para las medidas de ansiedad, rasgos de autismo y camuflaje, la correlación fue más fuerte con el SBQ-ASC que con la prueba original. Los adultos autistas y posiblemente autistas respondieron de forma similar a la nueva pantalla, y en el caso de los participantes que realizaron el SBQ-ASC dos veces, la primera y la segunda respuesta estaban correlacionadas. Los investigadores utilizaron otras pruebas estadísticas para determinar que los adultos autistas y no autistas respondían a la prueba adaptada de forma diferente. Los resultados aparecieron en Molecular Autism en junio.


Las respuestas de los autistas al cuestionario adaptado no pueden compararse directamente con las respuestas de los no autistas al original, dice Cassidy. Además, la encuesta sólo debe utilizarse en la investigación o considerarse en entornos clínicos junto con otros factores, dice. Nunca debe utilizarse para medir las posibilidades de que alguien intente suicidarse o autolesionarse en el futuro, porque las investigaciones han demostrado que estas pruebas no son buenas para predecirlo.


Si tú o alguien que conoces tiene pensamientos suicidas, hay ayuda disponible. Aquí tienes un directorio mundial de recursos y líneas telefónicas directas a las que puedes llamar para obtener apoyo.


Cite este artículo: https://doi.org/10.53053/THFP9417


https://www.spectrumnews.org/news/toolbox/new-screen-assesses-suicidality-in-autistic-adults/



37 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo