Asperger: el reto de sufrir en silencio