Atrapado sin rumbo fijo




POR IÑIGO ZABALLA

Fuente: Autismo en vivo | 17/10/2021

Fotografía: Pixabay



Llevo tiempo que mi rutina prácticamente es la misma, la cual se me está haciendo monótona, y la verdad, no sé en qué dirección voy.

Mi rutina desde que acabó el confinamiento ha sido madrugar (salvo en vacaciones y cuando estuve de permiso retribuido por cambio de departamento) para desayunar, ducharme y vestirme para coger el metro e ir a trabajar puesto que me gusta ir presencialmente a trabajar. Luego ir a casa, ir al gimnasio, jugar a la consola, ver alguna película y luego, al día siguiente, te das cuenta de que es la misma historia, añadiendo que los miércoles voy a las reuniones de los retiros religiosos en los que sirvo. A veces me gustaría tener una novia y con ello tener a alguien con quien pasar el rato, contar experiencias y que te apoye, pero a causa de mi condición me está siendo imposible y ya prácticamente he perdido la esperanza y, aunque mejore yendo a un psicólogo, no sé cuál es la siguiente parada. Este curso estoy haciendo planes variados quedando con otra gente por no quedar siempre con los mismos y con ello avanzar un poco, pero ya no sé. Me hubiese gustado tener más amigos en su día cuando iba al colegio, pero éstos me repudiaron y siempre estuve solo, por ello me dediqué más a estar en casa estudiando los exámenes y haciendo los deberes. Ya sé que todo aquello no lo puedo arreglar, pero lo que no voy a tolerar es a gente que se atreva a mentirme para no hacer daño y que, encima, haga ghosting por Whatsapp o por donde sea porque está haciendo recados y la gente que tiene recados racionaliza el tiempo y atiende a las personas también, tampoco voy a tolerar a gente que se dedique a hablar de sexo. Ya no sé cómo hacer nuevos amigos, porque no conozco más entornos ni sitios donde hacerlo y luego, en el trabajo, lo que hago es trabajar y ganarme el pan. A pesar de tener un trabajo, habiéndome emancipado viviendo en un estudio en Carabanchel, además de ir al gimnasio y ponerme en forma gracias al TRAINER, todavía no consigo llenarme del todo y encima llevo tiempo que me acuesto a las mil y monas y me levanto a las 7. La verdad, yo pienso que la felicidad así como el positivismo a la gente le tiene que venir por sí mismo y cuando lo crea oportuno, pero no por medio de los demás, por eso me molesta un huevo cuando la gente insiste en que sea positivo a la fuerza bruta. Las redes sociales de ligoteo no valen absolutamente para nada y solo te chupan el dinero, la última que conoci por LOVOO solo resultó ser una hispano latina que creía saber la verdad de toda la gente, era una obsesa del tarot y, al final, me insultó por Whatsapp e Instagram; más las veces que habíamos quedado por Usera no fueron más que espejismos. A veces no se a qué dirección voy ni cuál es la próxima estación, pero de momento éste ha sido el peor fin de semana que he tenido en años por que el sábado fue mala idea ir a los cines de Callao a ver 007 dado que allí luego es imposible buscar terraza para cenar ni picotear nada, y el domingo debí quedarme en casa en vez de haber ido a x Madrid a jugar a los bolos con un chico llamado Manu, me arrepiento de habérselo prometido. Estoy perdido y no sé qué dirección tomar, porque encima esta semana me viene la factura del wifi y no quiero pedir más dinero a mis padres hasta que cobre. En el trabajo, a pesar de que ya está volviendo gente y que una persona llamada Julio me ha confirmado que vuelve a partir del 1 de noviembre tres dias por semana; aún siento que no sé si enderezaré mi rumbo profesional estando en el mismo puesto de trabajo. Esperemos que por lo menos para navidades pueda esperarme unas mejores a las del año pasado, aunque no vengan mis padres y ya no esté mi abuelo paterno fallecido este año; pero ya no sé qué rumbo tomar en las próximas semanas si sigue siendo todo más de lo mismo. Que Dios se apiade de mi alma.

132 vistas1 comentario