Cómo hacer que la experiencia de comer fuera sea agradable para los autistas

Actualizado: ago 1




POR FRED BROMWICH

Fuente: Autism Parenting Magazine | 21/06/2021

Fotografía: Pixabay.com



Un restaurante ha introducido un cambio radical en la forma en que acoge a las familias con personas con autismo, y se espera que otros restauradores sigan su ejemplo.


El propietario del restaurante Andrew Iredale difícilmente podría ser descrito como un entusiasta revolucionario. Desde luego, no lo parece. Pero ha introducido un cambio radical en la forma en que su restaurante acoge a las familias afectadas por el autismo, y los activistas esperan que otros restauradores sigan su ejemplo.


Como padre de Josh, un niño de ocho años con autismo, Andrew sabe muy bien que para los padres que tienen hijos con dificultades de aprendizaje, salir a comer puede resultar a menudo estresante y embarazoso.


"Salir a un restaurante debería ser una experiencia agradable", dice Andrew, que dirige el restaurante Seasons en el centro de Leamington Spa, una ciudad turística inglesa de 58.000 habitantes, situada en el condado de Warwickshire de Shakespeare. "Y me refiero a que sea agradable para todo el mundo; no debería haber excepciones".


Por eso Andrew, que es copropietario del restaurante junto con su madre, Pamela, ha introducido una cena especial de "tiempo de calidad" para las personas con dificultades de aprendizaje, para que puedan apreciar el placer de comer fuera en un entorno seguro.


Muchas familias que tienen hijos con dificultades de aprendizaje, como el autismo, dejan de salir a comer fuera por las "miradas extrañas" que les dirigen los demás clientes. Y es un hecho que algunos comensales se molestan cuando ven a los jóvenes teniendo arrebatos o simplemente negándose a sentarse.


"No hay duda de que criar a un niño autista es un reto. No ayuda el hecho de que la gente confunda ese comportamiento con el de alguien que parece ser simplemente muy travieso, y no es fácil para los padres ignorar las miradas y los comentarios de los demás cuando 'todos los ojos están puestos en ellos'.


"Hay que reconocer que la mayoría de la gente es más comprensiva y tolerante si se le explica la situación, pero aún así puede quedar una sensación de incomodidad", dice Andrew.


"Sin embargo, creemos que no hay ninguna razón por la que las familias con dificultades de aprendizaje deban ser excluidas de una experiencia social tan agradable como salir a cenar. Por eso, el primer y tercer viernes de cada mes, desde las 17:00 hasta las 19:00 horas, ofrecemos una "opción de comida temprana" precisamente para esas familias".


Andrew, cuya carrera profesional se desarrolló como camarero de la mesa del capitán (Caronia Grill) en el lujoso transatlántico QE2 y en siete años en puestos directivos en hoteles de Londres -últimamente como director de alimentos y bebidas en el London Bridge Hotel- añadió: "Los cines y las piscinas ya ofrecen sesiones especiales para personas con dificultades de aprendizaje. Así que, ¿por qué no un restaurante también?".

Ciertamente, el pensamiento innovador de Andrew ha sido muy bien acogido desde que introdujo, en junio de este año, las sesiones especiales de comida para familias con niños con dificultades de aprendizaje. Las comidas que crea tienen en cuenta las necesidades dietéticas especiales de los niños, aunque la gelatina y el helado de toda la vida son siempre los favoritos.


Dice: "Hasta ahora hemos tenido una respuesta muy positiva y me gustaría decir que ha sido muy gratificante haber recibido tantos mensajes de ánimo y apoyo".


De hecho, la reacción a su aventura ha sido tan alentadora que Andrew ya ha intervenido en una reunión del grupo Coventry Action for Autism y ha sido entrevistado en dos emisoras de radio. Y el personal de las empresas locales ha donado libros para colorear, lápices de colores, juguetes y paquetes de actividades para que la visita sea aún más agradable.


Liz Dresner, directora de la organización benéfica registrada en el Reino Unido Resources for Autism, que ofrece servicios prácticos tanto a niños como a adultos con enfermedades autistas, apoyó esta iniciativa: "Es maravilloso que un restaurante reconozca la necesidad de las familias con un miembro autista de tener un lugar donde puedan estar juntos, ser acogidos y relajarse. Le deseo suerte a Seasons y espero que otros sigan su ejemplo".


Por su parte, Llewela Bailey, presentadora de radio de la BBC con sede en Birmingham y cuyo hijo adolescente, Ben, tiene autismo, afirmó: "Las situaciones sociales normales que la mayoría de la gente da por sentadas, como salir a comer fuera, son un terreno vedado para las familias afectadas por el autismo. Esto, en sí mismo, puede hacer que la vida con un niño autista parezca, a veces, una experiencia poco alegre".


"Creo que Andrew ha tenido una idea fantástica y bien pensada, si no un regalo del cielo para los padres aislados. Ojalá a alguien se le hubiera ocurrido cuando Ben era más joven".


Los alumnos de la escuela Ridgeway, una escuela especial comunitaria situada en la cercana localidad de Warwick, se encuentran entre la primera oleada de clientes que aprovecharon la "experiencia gastronómica de calidad" de Andrew para personas con autismo, un servicio que se cree que es el primero que se introduce en un restaurante inglés.


La directora, Debra Hewitt, dijo: "Después de su visita, algunos de los niños me dijeron que se habían divertido mucho y que habían disfrutado de sus comidas. El profesor de la clase habló de lo amable y servicial que fue todo el personal y de cómo el restaurante fue capaz de adaptarse a las necesidades individuales de nuestros niños, lo que les permitió sentirse relajados en este nuevo entorno."


Andrew dijo: "Se cree que en el Reino Unido hay unas 700.000 personas con autismo. Sin embargo, lamentablemente, es una condición que todavía no es entendida o apreciada por gran parte de la población.


Por eso me complace especialmente ver que, en Inglaterra, se acaba de tomar la decisión de garantizar que, por primera vez, el autismo formará parte del aprendizaje básico de los profesores como parte de su formación inicial. La educación lo es todo, así que piense en lo mucho mejor que podría ser la vida escolar para los niños afectados por el autismo si sus profesores entendieran realmente su condición y estuvieran debidamente formados para apoyar sus necesidades.


Una buena noticia, sin duda, y un ejemplo positivo de cómo una campaña popular, respaldada por padres, organizaciones benéficas y miembros del Parlamento por igual, puede provocar un cambio positivo".


www.seasons-restaurant.co.uk


Este artículo apareció en el número 53 de la revista Working Toward The Future: https://www.autismparentingmagazine.com/issue-53-working-toward-future/


https://www.autismparentingmagazine.com/restaurateur-makes-eating-autism-friendly/

Entradas Recientes

Ver todo