Comorbilidades asociadas al autismo (II)

Actualizado: jun 13




POR JOSE FERNANDEZ

Fuente: Autismo en vivo / 05/12/2020, Barcelona

Fotografía: Pixabay



El autismo suele venir acompañado de algunas comorbilidades como trastornos, patologías de distintos tipos. Estas circunstancias hacen que la variabilidad de síntomas de las personas autistas sea aún más amplia, y que se pueda simplificar menos sobre la condición.


Epilepsia. Según la edad, el nivel cognitivo y si hay trastorno en el lenguaje, el riesgo de epilepsia es variable para el colectivo autista. Uno de cada cuatro jóvenes autistas desarrolla convulsiones, en muchos casos desde la infancia o la adolescencia. Las convulsiones son causadas por anormalidades en la actividad eléctrica cerebral, y pueden producir una pérdida temporal de conciencia, convulsión corporal, movimientos inusuales o miradas fijas.


Síndrome del X frágil. Esta es la forma más común de discapacidad intelectual hereditaria. Se le llama así porque una parte del cromosoma X tiene una pieza defectuosa que aparece agujereada y frágil cuando está bajo un microscopio. Este síndrome afecta aproximadamente entre el 2 y el 5% de las personas con autismo. Es conveniente que una persona con autismo sea revisada acerca de este síndrome, sobre todo cuando los padres piensan tener más hijos, puesto que si tiene este síndrome existe una probabilidad aproximada del 50% que los otros hijos también lo tengan. Incluso es recomendable que otros miembros de la familia que quieran tener hijos lleven a cabo un análisis al respecto.


Disforia de género. Este es un fenómeno consistente en sentir molestias relacionadas con la identidad de género. Las personas con autismo tienen más probabilidades de sufrir este problema.


Discapacidad intelectual. Se estima que el porcentaje de personas autistas con discapacidad intelectual esta entre un 40 y un 69%, aunque hay distintos estudios con resultados dispares, a la vez que puede haber un sesgo por ser más probable el diagnóstico cuando coexisten autismo y discapacidad intelectual. Es muy probable que la discapacidad intelectual vaya correlacionada más bien con los niveles más altos de autismo, 2 y 3, aunque faltan datos para corroborar esta correlación.


Neuro-inflamación y trastornos inmunológicos. Estudios recientes indican la presencia de una mayor actividad neuro-inmunológica tanto en el tejido cerebral como en el líquido cefalorraquídeo de los pacientes con autismo, lo que respalda la tesis de que una mayor respuesta inmunitaria puede ser esencial en el inicio de los síntomas autistas. El papel exacto de una mayor respuesta inmune en el sistema nervioso central (SNC) de los pacientes con autismo es todavía incierto, pero puede ser un factor primario en el desencadenamiento y el mantenimiento de muchas de las enfermedades comórbidas asociadas al autismo.


Trastorno obsesivo-compulsivo. Se caracteriza por pensamientos obsesivos y recurrentes conjuntamente con actos compulsivos. Cerca del 30% de las personas con autismo también tienen este trastorno.


Síndrome de Tourette. Según los estudios realizados se estima que alrededor de un 6,5% de las personas con autismo padecen este síndrome, comparado con el 2-3% de la población general. Hay varias hipótesis acerca de esta correlación superior, incluyendo factores genéticos comunes y anomalías en la producción y recepción de dopamina, glutamato y serotonina.



Fuente: Wikipedia


Entradas Recientes

Ver todo