https://www.facebook.com/AutismoVivo0/
top of page

Convivencia familiar




POR GABRIEL MARIA PÉREZ

Fuente: Univers Àgatha | 11/02/2024

Fotografía: Pixabay

 

 

Es un hecho aceptado que la presencia en las familias de un hijo con algún tipo de (dis)capacidad física o psíquica grave constituye un factor potencial que perturba la dinámica familiar. Esto es porque la convivencia con una persona con este tipo de problemas puede provocar cambios importantes en la vida personal de los distintos miembros -fundamentalmente los padres- y de las relaciones entre ellos.

 


Los datos muestran que muchas familias con hijos con autismo presentan niveles de estrés crónico, significativamente superiores a los que presentan las familias con hijos con otras (dis)capacidades.

 

La convivencia en el hogar de un miembro con autismo suele ser muy compleja y las familias se ven sometidas a modificaciones severas de su modo de vida habitual con limitaciones de su independencia.

 

Muchas causas de separación aparecen cuando alguien de la pareja no puede asumir su grado de responsabilidad e incluso asumen un nivel de culpabilidad que choca entre los miembros de esa unidad familiar.

 

Sea como sea, es inevitable pensar la gran complejidad, tanto psicológica como física (agotamiento, estrés), un trabajo constante que no siempre tiene el premio que se desearía.

 

Siempre he alabado el grado de implicación de los padres azules, tanto en la unión familiar, como en el caso de la separación, pues esa persona con ese trastorno no deja de ser un pilar, un eje en el que converge todo.

 

Los últimos años mi hija Àgatha ha tenido grandes crisis, momentos que desquician, pero hemos seguido luchando.

 

Por eso es tan importante, y lo reitero tantas y tantas veces, que nuestra Àgatha haya recuperado el brillo en su ojos, que su mirada esté clara, que enseñe una sonrisa de mejilla a mejilla, mostrando esos dientecitos blancos brillantes, que te toque el hombro cuando estás escribiendo de espaldas a ella en el ordenador o cuando estás tocando la guitarra y se apoya junto a ti, te das la vuelta y la encuentras mirándote fijamente a la cara, con esa mágica sonrisa.

 

Esto alivia, te despeja el camino de las tinieblas de cada día y te estimula a seguir.

 

Pero eso, lamentablemente no sucede en todas las familias, de ahí la necesidad de apoyos, tanto de las personas cercanas a ellas, como de las instituciones oficiales, con ayudas psicológicas y ayudas mucho mayores provenientes de las responsabilidades institucionales respecto a las Leyes de Dependencia.

 

La lucha continúa

 


172 visualizaciones2 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page