Cuestiones metodológicas plagan los estudios de las intervenciones tempranas en el autismo