El cerebro Asperger, como una bombilla especial




POR JORDI PERA SEGARRA

Fuente: Autismo en vivo / 06/02/2021, Barcelona

Fotografía: Pixabay



A menudo se utiliza la bombilla como imagen simbólica del cerebro o la generación de ideas. Pues para explicar el funcionamiento del cerebro Asperger resulta ser también bastante didáctico, en la medida que el cerebro Asperger funciona de forma distinta al neuro-típico.


A lo largo de mis experiencias profesionales, en las que he tenido que hacer un uso más intensivo de la mente, he ido aprendiendo acerca de cómo funciona mi cerebro como Asperger de alto funcionamiento. Esta condición hace que mi cerebro funcione como una bombilla con características muy particulares, como veremos a continuación.


Primero de todo, tengo una necesidad imperiosa de tener la información muy bien estructurada y ordenada, algo que de por sí ya forma parte de la metodología de un consultor de estrategia, mi profesión. Esta necesidad tiene por inconveniente que el proceso de aprendizaje es bastante más lento, y a la vez tiene la ventaja de que es más sólido y una vez se tiene toda la información estructurada y fácilmente disponible se puede trabajar con gran eficiencia y fiabilidad. La información estructurada completa y fácilmente disponible es necesaria para las tareas intelectuales, excepto algunas tareas creativas, a fin de que la “bombilla Asperger” empiece a funcionar a una potencia aceptable.


La segunda clave del cerebro Asperger es la mayor conciencia, atención a los detalles y búsqueda de nuevos enfoques a la hora de realizar un trabajo. Ello hace que el trabajo se realice más lentamente pero el resultado pueda sobrepasar la excelencia, ya que más allá de la práctica perfección, el enfoque innovador posiciona el resultado en un nivel superior, claro está, en la medida que el trabajo dé lugar a enfoques innovadores. La “bombilla Asperger”, pues, tarda un tiempo en dar la máxima potencia, se enciende lentamente pero puede llegar a dar una luz de calidad superior, o cuanto menos mejor que las demás en un aspecto relevante.


La tercera clave es la importancia de los intereses especiales o la necesidad de estímulos. Esto es fundamental. Si bien uno debe aprender a motivarse por cosas que a priori no son interesantes, la necesidad de estímulos es vital para el óptimo funcionamiento de casi cualquier persona, pero más aún para los Asperger. Los intereses especiales son lo único que puede activar la mejor versión –me atrevo a decir que la única versión suficientemente buena en un mercado de trabajo competitivo- de una persona Asperger. Ello permite desarrollar todo el potencial y aportar un valor único, que de otra forma es prácticamente imposible. La “bombilla Asperger” brilla a su máxima potencia –superior a las demás, al menos en algún aspecto relevante- cuando trabaja en temas de su interés especial.


Como cuarta característica relevante, habría que mencionar la perseverancia o tenacidad de los Asperger en sus propósitos, que resulta ser clave para compensar sus déficits en capacidad de adaptación y habilidades sociales. Como se dice frecuentemente en Norteamérica “never give up” (no abandones nunca) es una clave fundamental del éxito en cualquier propósito. En este punto podemos decir que la “bombilla Asperger” dura más que las demás si está comprometido con el propósito en cuestión.


Por último, las personas con Síndrome de Asperger son también altamente sensibles en la mayoría de los casos. Ello hace que sufran o se desmotiven con mayor facilidad en entornos caóticos u hostiles, como por desgracia sucede en bastantes organizaciones. Esta es una debilidad importante a tener en cuenta, razón por la cual he recomendado en varios artículos más que la conveniencia la necesidad de los Asperger de trabajar en organizaciones y entornos culturales con unas características determinadas, afines a sus valores y sensibilidades. Los artículos “Clústeres Asperger friendly” y “Organizaciones Asperger friendly” lo explican detalladamente. En este sentido, se podría decir que las “bombillas Asperger” se apagan con más facilidad que otras, si las condiciones son demasiado inadecuadas a su forma de funcionar.


Resumiendo estas cuatro características principales del funcionamiento del cerebro Asperger en la ejecución de tareas intelectuales, podemos decir que el cerebro Asperger de alto funcionamiento tiene potencial de aportar mayor valor que el neuro-típico en términos de excelencia, integridad y enfoques innovadores, perseverancia y tenacidad, pero sin embargo es más lento y sensible que los demás, a parte que necesita de focalizarse en temas que le estimulen verdaderamente para dar una buena versión, o la mejor, de sí mismo. Con todo esto, tenemos una bombilla que tarda algo más de tiempo en empezar a brillar, que se apaga más fácilmente –en condiciones adversas- pero que puede durar más y brillar mejor que las demás en varios aspectos relevantes en la medida que este en las condiciones adecuadas.


¿Qué estrategias utilizarías para gestionar los inconvenientes de esta forma de funcionar?

Buzón de preferencias

Al suscribirte estás aceptando nuestra política de privacidad

Al rellenar formularios estás aceptando nuestra política de privacidad

  • Instagram
  • White Facebook Icon

© 2023 by TheHours. Proudly created with Wix.com