El combustible o suplemento narcisista




POR JUAN FRANCISCO RODRÍGUEZ PÉREZ

Fuente: Autismo en vivo | 21/04/2021, Madrid, España

Fotografía: Pixabay



El combustible o suplemento narcisista es el néctar del que precisa para poder existir en el mundo real, ya que, sin ello, su ya frágil ego e imagen de sí mismos se rompe igual que un castillo de naipes…


Introducción


Si el corazón del narcisista es la envidia patológica y el vacío emocional tan profundo y oscuro que tiene es su esencia real en el mundo, el combustible o suplemento narcisista es el aire del que respiran los narcisistas para poder vivir en el mundo sin que tengan que volverse locos en él. Pues, una de las reglas de oro es que, los narcisistas perversos, junto a los otros depredadores, no viven como los seres humanos normales y corrientes… sobreviven debido a que su concepto del mundo es una selva en la que el más fuerte, el más violento, el más astuto y el más cruel es quien sobrevive.



Concepto de combustible

Si hubiera que ser muy estrictos con el nombre de combustible para los autistas que no perciben los segundos significados en ciertas palabras, el nombre de combustible hace referencia a todo material que libera calor o energía al ser quemado mediante el fuego. El ejemplo más antiguo de esto es el uso de la madera. Un ser humano, al prender fuego a unos troncos de madera, provoca que estos desprendan calor al incendiarse, lo que le permite al ser humano aprovecharse del calor para así moderar su temperatura para prevenir una muerte por exceso de frío en su cuerpo.


Con el tiempo, hablando un poco de la historia de la humanidad, el uso de los combustibles se ha ido extendiendo desde la prehistoria con el descubrimiento del fuego hasta la actualidad, siendo muy relevante su uso desde inicios del siglo XIX, teniendo un impacto muy grande en la humanidad incluso a día de hoy.



Concepto de combustible o suplemento narcisista

Sin embargo, dejando la clase de historia, al hablar de combustible o suplemento narcisista, no se refiere a ninguna fuente de combustible real que haga la misma función que cualquier fuente de combustible que existe en la vida real… nada de eso.


En este caso, el término de combustible o de suplemento narcisista hace referencia a las reacciones emocionales de los demás. Es decir, de las reacciones de los otros en las situaciones para así hacer eco a sus vidas carentes de sustancias.


Puede resultar inquietante que una persona, nada más al leer esto, vea como otra persona dependa de las reacciones emocionales de su entorno para poder sustentarse…


Eso es porqué, en el interior de un narcisista, a nivel emocional, no hay nada más que ira, enojo, resentimiento, rencor, odio, rabia, frustración… junto a esa gran envidia de carácter patológica que tienen en su interior.


Debido a ese gran vacío emocional de la que padecen los narcisistas, para poder huir de ese gran tormento que les impide vivir en paz y en armonía, necesitan provocar reacciones emocionales en los demás para así huir de ese vacío emocional del que son incapaces de verse debido a su estructura emocional y psicológica.


De hecho, el narcisismo patológico, del que se compone de la grandiosidad tóxica y de los delirios de grandeza, es el mecanismo de defensa principal y primario que tienen los narcisistas para poder huir del vacío emocional que les recuerda lo impotentes y patéticos que son en vida.


Sin ese mecanismo de defensa, aunque se podría hablar de lo que le pasaría a su narcisista sin su combustible en otro momento, básicamente estarían consumidos por completo porqué, de todas las amenazas que se puede topar en la vida, la más aterradora de todas las amenazas que estos tienen en vida, es la que se encuentra en sí mismo.


Incluso, para llegar a demostrar hasta dónde puede llegar su inestabilidad emocional, la misma presencia de un autista puede ser considerada como una mera amenaza que la considera como alguien que proyecta su verdadera forma de ser, lo que incita a estos seres al capacitismo y a la discafobia debido a que ellos, como están huyendo de sí mismos, destruyen esas fuentes de amenaza que les hace recordar lo que realmente son, causando en ellos unas reacciones violentas cuya ferocidad puede resultar verdaderamente animal cuando se tope… ya sea con el caso de ese mismo autista, o con cualquier clase de neurodivergencia debido a que se creen seres omnipotentes carentes de defectos y de errores en la vida.


Evidentemente, no es que el narcisista sea mejor que el autista ni mucho menos. No, nada de eso es así.


Lo que ocurre es que, como ellos están extremadamente convencidos de que son dioses, no llegando nunca a preguntarse de si ellos tienen defectos o no, están procurando tergiversar la realidad para que se adapte a la que ellos quieren (la de ser dioses de todo el plano existencial) con el fin de poder huir de sí mismos ya que, hasta la misma realidad, es una amenaza a la que hay que aplacar, subyugar y controlar para poder estar huyendo una y otra vez de ese yo mismo que no aceptan en su interior.


Para procurar que la realidad es tal y como ellos la pintan en su interior, ellos están manipulando y tergiversando a todo su entorno para así obtener de una manera constante y abundante el preciado combustible o suplemento narcisista del que tanto necesitan para así tener como propósito que todo ese mismo entorno en el que están le devuelva una imagen de grandiosidad absoluta y divina que les permita poder huir permanentemente de esa agonía y melancolía tan intensa y dolorosa que tienen en su interior.


En otras palabras, buscan controlar a los demás a través de sus reacciones emocionales para así poder sentirse superiores.



Tipos de combustible o suplemento narcisista

El combustible o suplemento narcisista tiene dos tipos de combustible los cuales, forman parte de la vida.


Entre ellos están, el combustible positivo y el combustible negativo.



El combustible positivo

El combustible positivo son aquellas reacciones emocionales que se caracterizan por dar sensaciones positivas a cualquier persona. Entre ellas está la admiración, la adulación, la idolatración, el aplauso, cualquier atisbo de atención, el hecho de felicitar a alguien por algo en concreto o incluso los placeres de la vida, como lo es por ejemplo saborear una comida de alta calidad o el tener sexo con alguien.



El combustible negativo

Pero el combustible negativo, que es el más exquisito que el positivo, son aquellas reacciones emocionales que se caracterizan por dar sensaciones negativas. Tales como el enfado, la ira, el rencor, el resentimiento, el odio… siendo también en esta categoría elementos como la tristeza y los sentimientos de humillación y hundimiento.



La importancia del combustible en el narcisista perverso

Todos los narcisistas perversos, junto a los otros depredadores, desde que se levantan hasta que se duermen, están pensando siempre en la forma de controlar las reacciones emocionales de los demás para poder obtener el combustible o suplemento narcisista que les permite mantener su fachada de yo grandioso. No solo quieren hacerlo para estar detrás de esa máscara falsa y plástica de ser dioses omnipotentes, omniscientes y omnipotentes para que los que le rodean sean incapaces de ver el ser verdadero y monstruoso que es el propio narcisista… también tratan de tener una realidad que está acorde a su mundo imaginario para asegurarse el control absoluto y totalitario de los demás.


Ante esto, no es nada exagerado decir que ellos están todo el rato tensos, nerviosos, agitados o incluso desesperados porqué el vacío emocional que tienen en su interior los consume. Por eso están con su cabeza planeando sin descanso maquinaciones porqué consideran a los demás como meros objetos que deben ser saciados para su propio beneficio. Esto incluye tanto a su familia como a su club de fans.


Con todo esto, lo que ellos van a querer ante todo es la atención de los demás. Es decir, el narcisista, si no obtiene la atención de los demás, no puede obtener las reacciones emocionales, y, por ende, no puede obtener el combustible o suplemento narcisista del que precisa para poder mantenerse en control y poder, que es lo que le permite manejar las vidas de los demás como si fueran meros títeres que pueden ser usados y reemplazados las veces que él considere oportuno.


La verdadera causa de todo esto es su incapacidad absoluta de saber quiénes son, lo que hace que ellos tengan una nula inteligencia intrapersonal de sí mismos dado que su estructura emocional y psicológica no lo permite. Otra causa de la que hay en todo esto es, que ellos, desde lo más profundo de su ser, no pueden desarrollar una autoestima sana y tranquila ya que, para tener una buena autoestima, uno debe tener un buen autoconcepto de sí mismo, algo de lo que ellos no lo pueden tener dado el gran vacío que hay en su interior.


Por todas esas razones, ellos necesitan constantemente la atención de los demás porque es precisamente esa misma atención que le dan al narcisista la que le permite huir de ese gran vacío que tienen como si se tratara de un agujero negro que les amenaza con destruirlo en todos los aspectos.


El vacío emocional es una amenaza verdaderamente persistente, una amenaza que los señala con destruirlos por completo dado que sienten que su existencia, a nivel personal, está completamente vacía.


Debido a su estructura psicológica y emocional, ellos sienten que no son nada ni nadie porqué están emocionalmente desconectados de sí mismos de la forma más absoluta y completa. Tan desconectados están que, para poder tener la sensación de sentir que existen, necesitan en los demás provocar reacciones emocionales, ya sea de forma positiva, que es la que les permite obtener esas alabanzas, adulaciones o idolatraciones que le permite tener la sensación de creerse de que es un dios… o de forma negativa, que es la que consigue al estar provocando en sus víctimas reacciones emocionales negativas para sentir que está con poder y control.


Cuando uno observa algo así, sea como sea, lo que observa en el narcisista, sociópata o psicópata es que el depredador, en general, es alguien emocionalmente inestable. Es decir, uno que es emocionalmente sano, no está cuando le conviene y como le conviene estar provocando reacciones emocionales de la forma más impredecible posible. Esto es algo que se puede demostrar, como por ejemplo llevando sus técnicas perversas.


Ya sea por ejemplo el tratamiento silencioso, pudiendo también llamarse ghosting, el hecho de estar tergiversando a los amigos de uno para que se le pongan en su contra, o… por ejemplo, estar quitando o poniendo cosas para causar el caos, todo esto lo hace muy a propósito porqué lo que este busca ante todo es la atención de los demás hacia él mismo, dándole exactamente igual como lo vean en el fondo porqué el narcisista, lo que quiere, es que el centro de atención de los demás esté en él.


Ante alguien que busca causar caos y destrucción en sus víctimas con el propósito de obtener el combustible o suplemento narcisista, en el que, encima, es verdaderamente adicto al sufrimiento dado que se goza mucho más que de ser admirado, lo único que puede hacer es correr y huir cuanto antes porqué se está hablando de una persona verdaderamente peligrosa. Tan peligrosa es que, como su lógica y sus necesidades personales no tienen absolutamente nada que ver con una persona medianamente normal y corriente, cualquier persona que decida estar con él, sea de la forma que sea, suele acabar muy mal porqué los narcisistas, como ven a los demás como electrodomésticos, algo que puede resultar muy inquietante y carente de empatía, pero que… esa es la realidad, nadie que está demasiado tiempo con un narcisista puede decir de tener una autoestima, salud mental y emocional sanas porqué un narcisista… sinceramente no lo va a permitir.


Y no lo va a permitir porqué hasta la paz y la tranquilidad de los demás, les son amenazas ya que él, para poder estar “bien”, tiene que causar en toda la humanidad el mayor destrozo psicológico y emocional que pueda imaginar uno para así poder tener una autoestima “estable” que le permita estar en poder y control porqué, debido a su desconexión emocional con todo el mundo, no siendo, incluso… una excepción que él esté desconectado de sí mismo, piensa que todo lo que ve forma parte de su mente, tratando de subyugar y dominar a todo lo que se encuentre en su camino (y sino, lo destruirá directamente) porqué su único propósito en la vida es que todos le den toda la atención, incluso si ellos mueren en el proceso, porqué él solo vive de la atención de los demás… que es lo que le permite obtener ese combustible que tanto ansía, siendo un elemento incluso mucho más prioritario que el mismo aire que uno respira para vivir.


Para el narcisista, todas las personas no son más que fuentes de combustible y, como tal, no va a consentir que cualquier persona esté al mismo nivel que el narcisista debido a que él, en base a su grandiosidad tóxica y sus delirios de grandeza, está atrapado en una burbuja en el que, el simple hecho de haber nacido así, se cree que cualquier cosa le pertenece por derecho, pudiendo ser excesivamente competitivo, irascible, agresivo, cruel, vil y despiadado con los “inferiores” por ese sentido del derecho tan tóxico y enfermizo que tiene en su interior.



El precio a pagar por la sed en el combustible

Para desgracia de los perversos narcisistas que rondan por ahí en el mundo, existe un gran inconveniente en esto, y es que… precisamente, la sed o la adicción al combustible o suplemento narcisista es de carácter insaciable.


Es de carácter insaciable debido a que, generalmente, y… salvo que sepan orquestar muy bien sus manipulaciones, generalmente la sensación de poder y control es de carácter efímero, salvo que se trate de una violación psíquica y emocional, pudiendo llegar a la violencia física (Y, sí, podría incluirse hasta la violación sexual dentro de la violencia física), tan bien planificada y realizada que, en lugar de durarle unos segundos, que es lo habitual, le dura de días a semanas o incluso, en los casos más extremos, meses y años… siempre y cuando este mismo no se tope con otra amenaza, porqué… me explico.


Puede que un narcisista perverso, de haber causado una expulsión del colegio a un autista por considerarlo una amenaza a su yo grandioso debido a que lo percibe como alguien que le va a revelar su vacío, de haber hecho una gran cantidad de destrozos que, con el tiempo, pueden generar en el autista muchos problemas en el caso de que no se desarrolle su ya muy intenso Trastorno Estrés Postraumático, le haya dado una satisfacción tan grande que, encima, con ese destrozo psíquico y emocional del autista, le haya otorgado a los demás un verdadero halo de “autoridad” y “respeto” en base al miedo y a su violencia extremas, teniendo desde ese momento una cantidad verdaderamente abundante de combustible ya que, desde ese momento, las miradas de miedo y de terror por parte de los otros le van a garantizar al narcisista que el centro de atención a los demás va hacia él, siempre hacia él, y nunca hacia otra cosa que no sea él, pudiendo, desde ese momento, coronarse como un dios dentro de ese entorno.


Sin embargo, supongamos que, dentro de ese ejemplo, al cabo de unos dos o tres días siguientes, se topa con una nueva amenaza que, puede ser, o bien un amigo del que creía que no lo iba a superar por sus delirios de grandeza, o… si la familia del autista consigue descubrir la verdad del suceso, que este se tope con la policía (y, con razones evidentes dentro de ese caso) para tratar de arrestar al sujeto.


Desde ese momento, sin importar de como haya sido el desenlace para el autista, el narcisista perverso, tendrá que estar maquinando una y otra vez las situaciones porqué el combustible narcisista es para él la savia de la que precisa para poder vivir, y… toparse con otra amenaza de la que cree que le va a quitar sus delirios de grandeza, es algo que le hace estallar de cólera, realizando toda clase de esfuerzos para ir quitando esas amenazas.


Incluso, hago mención a la policía ya que, los narcisistas, sociópatas y psicópatas, siendo en especial los psicópatas, son grandes especialistas en engañar a las autoridades para considerar a la víctima de los abusos emocionales tan atroces y destructivos como el causante de todo esto mientras que el agresor, como es evidente, se considera como la víctima, pudiendo muy fácilmente cambiar los papeles dado que ellos están todos los días maquinando planes al considerar el mundo como un combate en el que hay que ganar bajo una cuestión de vida y muerte, teniendo sus mentes siempre produciendo toda clase de maquinaciones y de engaños para incluso escapar de las garras de la justicia.


Por este mismo motivo, es muy importante saber de abuso emocional ya que ellos, disfrutan en extremo al reírse de la inocencia de los demás al creer que el mal en su estado puro no existe, porqué ellos, de una forma u otra, saben que son así, y que, haciendo el mal, generalmente es indicio de ser poderosos y superiores porqué, hacer el bien, lo consideran una gran debilidad al tener límites que, para ellos, es sinónimo de enfrentarse directamente a su autoridad, siendo de manera automática enemigos de la humanidad porqué ellos, desde lo más profundo de su ser, por mucho que sean humanos y, por lo tanto, legalmente tienen los mismos derechos que el resto de seres humanos, no se consideran como seres humanos, sino como dioses que tienen que subyugar y dominar a toda la humanidad porqué creen que ellos bajaron del olimpo para demostrar su supremacía en todo momento, algo de lo que varios de los dictadores más despiadados del mundo, en especial Hitler, hicieron esa proyección del mundo a los demás, causando en el nombre de ellos las mayores carnicerías en el nombre de esas “deidades” omnipotentes en las que el mundo les pertenece por derecho de nacimiento…



Conclusión

Ellos viven por y para las reacciones emocionales; ellos no pueden vivir sin los demás por que son parásitos y dependientes de los demás. Incluso, me atrevería a decir que, un autista, siempre va a valer más que un narcisista, por mucho que la sociedad haya puesto a los autistas como “subhumanos” por cuestiones de odiar lo diferente por la sociedad narcisista que se tiene por acá, porqué los autistas pueden cambiar y ser mejores personas, algo de lo que los narcisistas perversos no pueden porqué su comportamiento y su personalidad son de carácter rígidas y fijas, siendo esto de por vida en ellos.