El gluten y el autismo




POR IGNACIO PANTOJA

Fuente: Autismo en vivo | 28/09/2021

Fotografía: Pixabay



Al hilo de mi artículo sobre los antivacunas y la pseudociencia capacitista y TEAfoba de demostrar que el autismo es una enfermedad, en mi carrera he estudiado el gluten y la enfermedad celiaca y me ha dado qué pensar.


El gluten es un conjunto de proteínas como las gluteninas o gliadinas presente en algunos cereales como el trigo, el centeno o la cebada u otros, pero no presente en el maíz o el arroz o el mijo.


La enfermedad celiaca es una intolerancia al gluten, una enfermedad autoinmune que consiste en que los anticuerpos atacan a las microvellosidades del intestino delgado, destruyéndolas y generando gravísimos problemas entéricos para la persona.


También puede producir diferentes comorbilidades como cáncer u osteoporosis, que son más raras.


Por tanto, las personas celiacas no deben tomar alimentos con gluten, proteína que se encuentra en muchos, pero muchos alimentos.


Por este motivo, por la cantidad de alimentos que tienen gluten, para llevar una vida saludable es sano y natural consumir gluten todos los días.


El problema viene cuando la pseudociencia, ciertas ideas religiosas absurdas, el politiqueo barato, el twitter y la desinformación se juntan para generar TEAfobia y decir que el gluten es lo que provoca el autismo.


Al final decir eso viene a ser que el autismo no es una condición sino una enfermedad producida, en este caso, por el gluten.


Y al final es denigrar y ofender a los autistas llamándonos enfermos.


Al igual que con las vacunas anticovid se dijo que Bill Gates y otras personalidades pretendían convertir, por algún motivo siniestro, a la población en autista y que eran las vacunas las que han aumentado el número de autistas por década y no la mejora de diagnósticos y conocimiento (recordemos que ahora se diagnostica el TEA a los 18 meses y a los de mi generación nos diagnosticaron con 18 años), pues ahora se nos insulta diciendo que el gluten es el que produce el autismo en los niños sin tener ninguna base científica.


A parte de la rumorología, quiero decir que yo siempre he sido autista y no tengo intolerancia al gluten y que tengo familiares celiacos que son neurotípicos.


Así que la relación celiaco-autista, la relación entre tomar gluten de niño y volverse autista no está probada por la ciencia, es una comorbilidad, como ser autista y ser rubio, una coincidencia nada menos.


Las relaciones entre posibles inducciones al autismo como la del gluten esconden atrás una forma de ofender y atacar a los autistas, llamándonos enfermos de manera indirecta y justificando (también de manera indirecta) la discriminación, el odio, las agresiones, el bullying, el ghosting y todas las demás barreras de la sociedad.


Puede que esté de moda y ser muy alternativo no tomar gluten, pero cuando se utilizan ideas pseudocientíficas para atacar a nuestro colectivo y agredirlo, no debemos permitirlo por nuestra dignidad y los derechos humanos.




320 vistas0 comentarios