El odio del narcisista al autista




POR JUAN FRANCISCO RODRÍGUEZ PÉREZ

Fuente: Autismo en vivo / 08/12/2020, Madrid, España

Fotografía: Pixabay



Por muy doloroso que pueda ser que una persona odie a un autista por tener el trastorno del espectro autista, aceptar que existen seres perversos que odian la debilidad y la vulnerabilidad de los demás forma parte de la recuperación…



Introducción

Uno de los elementos que hay que tener en consideración es que todos los narcisistas, sociópatas y psicópatas son seres llenos de odio, rabia, ira, rencor y resentimiento. Esto no solo los hace, por supuesto, seres potencialmente peligrosos en el cual, no se les puede considerar como seres humanos debido a su necesidad de estar destruyendo para así poder construir una supuesta autoestima inquebrantable en base a estar devastando a los demás tal y como si ellos mismos estuvieran viviendo en un entorno similar a la ley de la selva. También es debido a que ellos, a nivel personal, se odian tanto que, estos seres megatóxicos, en lugar de resolver sus propios problemas, prefieren a llevar a cabo una vida donde son temidos y que, para evitar que ellos abusen de los demás, pese a que eso sea muy relativo, exigen a los demás que se arrodillen de la forma más sumisa posible para así poder obtener esa sensación de que son venerados como lo que ellos pretenden ser, un dios omnipotente y grandioso en el que todo gira en torno a ellos y en el que sus derechos de hacer lo que les dé la gana sin importar la ética, la moral y las leyes, pudiendo hasta ser extremadamente violentos si alguien se le pone encima, queriendo tenerlo todo bajo su control por causas de una inestabilidad emocional que los hace verdaderamente temibles a ojos de los demás.


Por ese mismo motivo, aquí se va a tratar por qué un depredador emocional odia a un autista por ser autista, aunque en realidad lo que este odia es a toda a la neurodivergencia en cuestión al considerarlo como un desafío a su yo grandioso, pudiendo desatar unos niveles de odio y de ira que pueden sobrepasar cualquier límite conocido, habiendo, objetivamente, discafobia y capacitismo en estos seres perversos, especialmente cuando ellos se aprovechan al máximo de las vulnerabilidades de ellos, tales como lo son su falta de desarrollo en el lenguaje social y en las habilidades sociales, dándoles unas excusas extremadamente poderosas como para causar en ellos el acoso hasta el punto de alegrarse de su suicidio, especialmente cuando ellos están en la extrema necesidad de llevar a cabo una cruzada de “normalizarlo” todo según sus mismas mentes perversas para que nadie ose intervenir en sus hazañas de poderío malignas.



Explicando el odio hacia el autista y el autismo en general

Antes de hablar de odio al autista por ser autista, hay que recordar que todos los depredadores emocionales, todos, odian al resto de la humanidad por poder estar en paz, tranquilos y felices con sus mismas vidas mientras que ellos mismos, al ser seres llenos de rencor, odio, ira, rabia y resentimiento, no pueden estarlo, necesitando del abuso para poder apaciguar una de las enfermedades mentales más terribles que tienen estos depredadores. ¡El de la envidia patológica! Y alguno dirá, ¿Qué es la envidia patológica?


La envidia patológica es una envidia de carácter permanente e intensa en el sentido de que él, para sentirse mejor, tiene que procurar que todas las personas pierdan todo lo que ellos mismos no tienen para así poder sentir lo que es en sí tanto un alivio de tener la seguridad de que nadie los puede superar en cualquier ámbito de la vida, reflejando en ellos mismos la gran paranoia de que cualquiera los va a superar en todo… como en el sentido de poder sentir permanentemente una sensación de placer maligno que le haga confirmar su superioridad hacia todos. Todo eso es, con independencia absoluta de si el sujeto en cuestión es autista, neurodivergente o neurotípico.



Ahora, ¿Cuál es la diferencia entre el odio que puede tener un narcisista, sociópata o un psicópata hacia el autismo o la neurodiversidad de un neurotípico?

La principal y gran diferencia reside en que ellos, dan por hecho de que todos los seres humanos nacen sin defectos de ningún tipo al verse ellos mismos como la encarnación de la perfección más pura y absoluta que uno mismo pueda imaginarse. Esto es extremadamente importante que todos los TEA que hayan sido abusados sepan del tema, principalmente porqué ellos, al ser abusados, suelen tener ecos del abuso que les haga “cambiar” su forma de ser cuando ellos mismos realmente no son el problema, de veras. Es un problema de los depredadores emocionales en el gran sentido de que ellos, como no se aceptan esas grandes debilidades y vulnerabilidades cuya toxicidad puede extremar cualquier clase de límite que uno pueda imaginarse, toparse con un autista les hace estallar de una ira y de odio al culpabilizar de ellos tanto de las mismas vulnerabilidades y debilidades que estos mismos seres perversos tienen como de verse “forzados” a actuar de forma abusiva con las personas neurodivergentes para así poder camuflar su gran necesidad de destruir a todas aquellas personas que le supongan una gran amenaza en lo que respecta a su omnipotencia y su grandiosidad, especialmente cuando perciben en la neurodiversidad como una gran epidemia que amenaza esos dos elementos de lo que quieren vivir estos depredadores emocionales, pudiendo, debido a que les enferma la existencia de personas que nacen “imperfectas”, desatar una furia que, en los casos más extremos, puede llegar a una furia asesina que implique la destrucción absoluta de la persona autista y/o neurodivergente, obteniendo en ese proceso un placer perverso que lo incita a destruir a más, más y más personas, incluyendo, por supuesto, a otros autistas al haberse estudiado de forma maligna puntos débiles de ellos, como los temas restringidos, la falta de habilidades en el lenguaje, la incapacidad de percibir las bromas como tales, siendo estos mismos elementos ingredientes perfectos para trazar los planes de destrucción más crueles y despiadados hacia los autistas en general, especialmente cuando ellos, al destruir a los mismos autistas, demuestran a los demás lo “invencibles” y “grandiosos” que son cuando lo que realmente demuestran a ellos es, generalmente, una sensación de peligro que les obliga a no ayudar al autista para evitar recibir la misma medicina que él mismo ha recibido, aumentando de forma extrema la sensación de omnipotencia y de grandiosidad al tener el control y el poder en todo su entorno.


Sin embargo, otro elemento que diferencia del abuso a un autista o a un neurodivergente de un neurotípico es que el depredador emocional, a nivel personal, considera aborrecible que una persona, por ser autista, necesite de ayudas especiales cuando las causas de ayudar a un autista para poder adaptarse en la sociedad, algo de lo que el narcisista, sociópata o psicópata de turno lo considera como una gran amenaza al considerar que la atención del mundo entero tiene que enfocarse exclusivamente en él mismo, y nadie más que en él mismo, al considerar que las relaciones se basan en una de amo-esclavo en el cual, ellos son los amos supremos y los demás los esclavos que tienen que obedecerlo sin pegas ni restricciones de ningún tipo, pudiendo tener “el derecho” de destruir a aquellos que cree que le desobedecen o que cometan el más nimio error, ocultando su gran necesidad de abusar del prójimo para así poder construir una autoestima en respecto a ser temidos y a que los demás les reverencien de una forma extremadamente sumisa.


No contentos con la situación, en cuanto estas mismas personas sepan lo que es el autismo, ellos, en lugar de aceptar el autismo como algo que puede engendrar la propia humanidad, al haber tenido a víctimas con ese perfil, como los narcisistas, sociópatas y psicópatas son especialistas en tener una imagen aparentemente perfecta y grandiosa, se encargarán personalmente, por supuesto, y siempre mediante la manipulación y la maquinación, de proyectar todas sus miserias en el colectivo autista para que los autistas sean mal vistos por la sociedad, algo de lo que, por supuesto, se puede reflejar en mitos como:


  • No tienen empatía

  • Son agresivos

  • Viven en su mundo

  • Son incapaces de sentir o expresar amor

  • El autismo es causado por la falta de afecto por parte de los propios padres


Cuando la realidad reside en lo siguiente:


  • Los mismos vampiros emocionales, realmente no tienen la más mínima empatía por nada y nadie debido a su incapacidad de conectarse emocionalmente con los demás. Esto no tiene absolutamente nada que ver con el primer mito del que se acusa a los autistas, algo de lo que, por supuesto, estos mismos, aprovecharán al máximo esa proyección de su falta de empatía hacia los autistas para así ignorar su responsabilidad de no ser empáticos con los demás.

  • Los mismos depredadores emocionales provocan en extremo a los autistas para que ellos se hagan responsables de su agresividad en el cual, puede, en ocasiones, al punto de llegar a una furia extrema que los hace causar que estos tengan que causar que el propio autista, si se llegase a ese punto de usar la violencia física para que quede hospitalizado, empleando esa manipulación de provocar en él su agresividad para imponer su autoridad ante los demás.

  • Otro elemento a tener en consideración es que los narcisistas, sociópatas y psicópatas, pero no los mismos autistas, viven en su propio mundo. Como ellos saben que toda persona que no es como ellos mismos no se ven forzados a vivir en una fantasía en el que ellos mismos son los dioses de todo lo que existe, si ven a un autista jugar a sus propios juegos de la forma que le hace feliz, puede aprovechar al máximo de proyectar en los autistas para así no responsabilizarse de que ellos no están en el mundo real para así tener la credibilidad del público mientras que el resto de la humanidad ven al propio TEA como alguien que debe ser excluido al no seguir las pautas del mundo, cuando el ser perverso que no sigue esas pautas son ellos. Pues se ven como seres únicos en todos los aspectos mientras que toda la humanidad es igual en todos los aspectos, en todos, haciendo que estos puedan abusar al máximo de los autistas para así poder cumplir sus fantasías de omnipotencia y de grandiosidad de carácter insaciables.

  • SI bien puede ser cierto que los autistas puedan tener problemas para expresar sus sentimientos debido al trastorno del espectro autista que ellos mismos tienen… no es como para extremar la situación para así juzgar a los autistas de no ser capaces de sentir o expresar amor. Quienes no pueden sentir o expresar amor, pero sí fingirlo como un actor de primera calidad, son los mismos narcisistas, sociópatas y psicópatas. Estos mismos seres carentes de empatía, al ver que el autista tiene problemas para mostrar sus sentimientos, estos mismos seres malignos pueden aprovechar al máximo esa gran ventaja que tienen para proyectar en los mismos autistas su incapacidad de mostrar sentimientos y emociones hasta el punto de causar en ellos una extrema violación de sus sentimientos y emociones, invalidándolos por completo para así hacer ver que el problema de su comportamiento abusivo es de los autistas y no de ellos mismos, quienes se aprovechan en extremo de las debilidades del autista para así poder salir ilesos de la sociedad.

  • Y, por último, lo que realmente causa que una persona tenga lo que es en sí un Trastorno de la Personalidad Narcisista o Antisocial, pero no un Trastorno del Espectro Autista es la carencia de afecto de los mismos padres. Cosa de la que, si se ha visto anteriormente los artículos de Manual de reconocimiento del depredador emocional para un TEA en esta web, el narcisismo viene caracterizado por una falta de apoyo de los mismos padres, ya sea permitiendo que este haga lo que sea (es decir, criarlo sin límites), pero sin el apoyo ni la atención real de sus padres más allá de lo superficial, o bien sus padres han sido, o bien ausentes en todo momento, o bien han sido abusivos con él de forma verbal y psicológica hasta el punto de insertar en el nuevo y futuro narcisista la hipercrítica. En el caso de los mismos sociópatas, directamente lo obtienen de un entorno muy violento en el que él mismo ha aprendido, a través de la violencia, puede con lo que sea y como sea sin importar las consecuencias de sus actos. Pero, en el caso de los psicópatas, aunque no necesariamente tienen que tener esas heridas emocionales que tienen los narcisistas y los sociópatas, directamente ellos, al no tener esa capacidad de conectarse emocionalmente con todo el entorno, casi siempre desde nacimiento, convirtiéndolos en seres que, ni siquiera (Si, ni siquiera) pueden sentir el afecto de sus padres. Dado a todo esto, también desean llevar a cabo esa proyección de su incapacidad de sentir y de mostrar emociones a los autistas para no verse responsables de esas características en el cual, hiela el corazón a más de uno, provocando uno de los motivos por los que los neurotípicos quieren excluir a los autistas de la sociedad.


En los casos más extremos de todo lo que respecta el odio al autismo, se puede ver en el caso del Dr. Wakefield, el verdadero responsable de intentar incitar a la sociedad de no usar las vacunas, especialmente las vacunas de la triple vírica por la mera excusa de causar autismo, siendo esto un detonante lo bastante grave y grande como para que, buena parte del país español considere el autismo como una enfermedad de la que hay que erradicar, haciendo que se den casos de exclusión a los autistas, junto a una tendencia cada vez mayor a la discafobia y al capacitismo, siendo ese acto de ese mismo doctor uno de los mayores actos psicopáticos que ha afectado a todo el colectivo autista en todo el mundo, especialmente cuando en España, se apremia más ser un antivacunas que tiene como “propósito” buscar una alternativa a tratar esas enfermedades que ofrecen evitar el autismo al ser considerado como una epidemia que erradicar que aceptar el propio autismo como algo que se obtiene de nacimiento, y… por ende, se ha nacido así por cuestiones impredecibles para el resto de los mortales.


Incluso, cosa de la que hablaré más adelante, los progenitores que sean narcisistas, sociópatas y/o psicópatas, pudiendo ser uno de los dos… o peor, los dos al mismo tiempo, PUEDEN a su vez engendrar hijos autistas, demostrando a su vez que esa gran omnipotencia y grandiosidad de la que supuestamente lo tienen en todos los aspectos, llegando al enfermizo caso de la barrera de sangre y del código genético, no es más que una mera ilusión que quieren proyectar en los demás para tener de esta forma la atención que ellos precisan para huir del vacío emocional que los destruye día y noche, queriendo ocultar a la sociedad la verdadera gran y tóxica vulnerabilidad y debilidad de la que poseen estos mismos depredadores.



Tips para tratar a un TEA que ha sido abusado de su rechazo por parte de la sociedad por ser autista

Uno de los consejos que hay que dar a un TEA que ha sido abusado por ser autista, sin causar nada malo intencionadamente en los demás es que él, a nivel personal, ha sido víctima de una gran estafa emocional en el sentido de que él ha sido engañado para que él tenga pensamientos obsesivos y oscuros en el sentido de que él, al nacer de forma “anormal”, se merece todas las palizas y todos los abusos más crueles y despiadados que le puedan otorgar la humanidad, siempre con el propósito de que estas personas abusivas puedan excluir al autista de la sociedad para que estos depredadores emocionales no puedan tener más contacto con sus mismas debilidades y vulnerabilidades, echando la culpa siempre a cualquier clase de discapacitado que sea, incentivando a los demás el odio a las debilidades y vulnerabilidades, junto al hecho de cometer el error más nimio y estúpido, siempre con el propósito de que ellos puedan ser exaltados como los seres más perfectos y grandiosos para hacer ver que la grandiosidad se consigue en base a no tener límites, no tener debilidades, no tener vulnerabilidades, no cometer errores, ganando siempre todas las disputas y conflictos con un afán despiadado, siempre para querer aclimatar a la sociedad de sus conductas abusivas para normalizarlas con el fin de regocijarse de placer al saber que él, de haber engañado básicamente a toda la sociedad, puede hacer lo que le de la gana sin importar nada al verse como dioses que están por encima de todo.


Otro consejo que se puede dar es, si un TEA que ha sido abusado sufre de estar en soledad por el abuso emocional, ya sea bajo un caso muy concreto, o bien de carácter persistente, es porqué estos mismos depredadores han aclimatado la sociedad en el sentido de que la soledad es lo peor que le puede pasar a un ser humano, incitando a todos a buscar una “manada” que lo dirija un líder “perfecto y grandioso” para así ser todos ellos dependientes de estos mismos depredadores emocionales, todo eso para así poder cubrir la dependencia emocional que tienen estos mismos narcisistas, sociópatas y psicópatas con la sociedad al ser ellos mismos quienes son incapaces de estar en la más absoluta soledad. Todo esto, con el afán de tener controlada a toda la sociedad para así poder saciar su insaciable sed de poder y de control que ellos tienen por todo.


Si una persona rechaza a un TEA por ser autista, esa persona, en muchísimos casos, es la típica en el cual, suele estar enganchada a relaciones abusivas en el sentido de estar en entornos sociales donde, casi siempre, hay de un depredador emocional que incita a la arrogancia y a la prepotencia, junto a la mera ignorancia de las cosas para que esa misma persona considere al narcisista, sociópata o psicópata como un dios en el cual, su imagen es tan impecable que, su mera palabra, es mucho más creíble que la de cualquier psicólogo o psiquiatra que sepa del autismo… todo ello para que esa misma persona que rechaza el autismo, pudiendo considerarlo como una amenaza que “contagia” el nivel social de los demás por influencia de la ignorancia y de los supuestos “gurús” que hablan de curar el autismo con metodologías completamente cuestionables, se convierta en un drogadicto de las sensaciones más intensas y duraderas que pueden ejercer los narcisistas, sociópatas y psicópatas en los demás para tenerlos enganchados para que así ellos, de una forma u otra, tengan títeres de los que mover a los demás como les dé la gana, causando en las personas que están con estas personas perversas una inconsciencia extremadamente peligrosa en el sentido de que ellos, no saben que ellos mismos pueden ser los siguientes en ser abusados y destruídos, siendo esta actitud uno de los orígenes de los delitos más atroces, como lo es por ejemplo la violencia de género… o peor, el feminicidio.


Por último, un TEA no debería sentirse mal por ser TEA. Si la sociedad le ha hecho avergonzar de su autismo, en realidad esto no es un problema del TEA en cuestión. Más bien es de la gente que siguen a estas personas abusivas, personas en el cual, quieren vivir en el hedonismo, el perfeccionismo en su grado y en la impulsividad al tratarse de personas que han sido influenciadas por un depredador emocional en el sentido de que hay que avergonzarse de las debilidades, vulnerabilidades y de los errores que cometen ellos mismos para así poder hacer ver a los demás que la grandiosidad se basa en ser lo más infalible, impecable y perfecto, causando en todas esas mismas personas que avergüenzan a un TEA por ser un TEA una tensión terrible que les fuerza a huir de sus mismos problemas personales, causando que estos estén culpando a los demás para así poder regocijarse de placer siempre que le sea posible, pensando que ellos, a través del placer, pueden obtener la felicidad cuando esa es la mayor mentira que uno pueda tener, pero que, indudablemente, es de un mito que, tan extendido está que son personas obsesivas en la búsqueda del placer, haciendo que los narcisistas, sociópatas y psicópatas se sientan superiores al esclavizar a la sociedad de ser unos verdaderos hedonistas que creen que el placer les otorga la felicidad, causando en ellos una sensación de poder y de control que lo quieren explotar al máximo.


En cualquier caso, y de forma resumida…


NO, un TEA no es culpable de sufrir todos los abusos, aunque haya sido engañado para tener una imagen deficiente en respecto a ser alguien inestable y violento. NO, un TEA no es culpable de que haya de una sociedad que la rechaza por ser autista por influencia de unos seres perversos que consideran los defectos de los demás como una carga de la que hay que deshacerse para evitar “enfermar” a la sociedad de ella. Y NO, un TEA, aunque haya nacido siendo TEA, no tiene que avergonzarse por ser “anormal” cuando en realidad lo que pretende la sociedad es hacer a todas las personas unánime y “normalizadas” al extremo por influencia de los narcisistas, sociópatas y psicópatas que quieren hacer de todas las personas completamente iguales para que ellos se vean como un dios ante todas esas personas que se ven entre sí como iguales en todos los ámbitos, causando en ello las verdaderas raíces de la discafobia y el capacitismo.


Buzón de preferencias

Al suscribirte estás aceptando nuestra política de privacidad

Al rellenar formularios estás aceptando nuestra política de privacidad

  • Instagram
  • White Facebook Icon

© 2023 by TheHours. Proudly created with Wix.com