https://www.facebook.com/AutismoVivo0/
 

El parlamento australiano tiene que cambiar, porque los autistas como yo no podemos


En Australia tenemos poca representación de parlamentarios federales que vivan con una discapacidad, y ninguno que se haya identificado como autista". Fotografía: Mick Tsikas/AAP



POR CHRISTINA CUSHEN

Fuente: The Guardian | 30/05/2022

Fotografía: Mick Tsikas/AAP



Ser neurodiverso es lo que me hace ser yo. Quiero que me representen personas con mi experiencia vivida


Ser una mujer joven neurodiversa que también sufre problemas de salud mental puede sentirse a menudo como la "triple amenaza" que nadie querría. Las recientes elecciones federales han sido increíblemente positivas para las mujeres jóvenes, muchas de las cuales se han negado a hacer carrera en la política por considerarla un club de hombres blancos.


Pero teniendo en cuenta mi triple amenaza, sólo puedo celebrar en parte la cantidad de nuevas mujeres que han jurado su cargo en el parlamento, y me pregunto cuándo podré ver a un político neurodiverso, o un gran enfoque, y un debate abierto, de los problemas de salud mental por parte de nuestros representantes.


En EE.UU., hay varios políticos autistas en activo que se sienten orgullosos de serlo. La demócrata Jessica Benham aportó todo su ser a su exitosa campaña de 2020, negándose a ocultar su autismo o a trabajar como defensora de los derechos de los discapacitados.


"Escuchaba de mi comunidad que querían que alguien que fuera como ellos estuviera representado", dijo a ABC news tras su elección. "Su voz estuvo mucho tiempo sin ser escuchada". Nunca ocultó quién era y se presentó con una plataforma de candidatura a favor de los habitantes de Pensilvania, incluidos los discapacitados, y cree que fue este mensaje de inclusión lo que le llevó a su histórica victoria.


Sin embargo, aquí en Australia, tenemos poca representación de parlamentarios federales que vivan con una discapacidad, y ninguno que se haya identificado como autista. Tener este tipo de representación es muy importante para nuestra comunidad porque significa que tenemos personas con experiencia vivida que abogan por la política y la investigación sobre las cosas que más nos importan. También nos hace creer que nosotros también podríamos estar sentados en el parlamento algún día, ayudando a tomar decisiones y a mejorar el futuro de nuestro país.


El espectro autista sigue siendo muy incomprendido. Aproximadamente uno de cada 150 australianos está afectado por el autismo, y los niños tienen cuatro veces más probabilidades de padecerlo que las niñas.


Esta discapacidad es muy diferente a muchas otras discapacidades físicas, ya que no se puede ver. ¿Pero qué pasaría si este cableado no fuera algo que hay que enmascarar u ocultar? ¿Y si lo viéramos como una especie de superpoder?


Algunas empresas tecnológicas ya han descubierto que emplear a candidatos neurodiversos puede suponer un aumento de la productividad, un incremento de los beneficios y avances en las innovaciones. Tal vez emplear, o elegir, a alguien que piense de forma diferente podría resolver problemas de formas que a otras personas aún no se les han ocurrido. Quiero que llegue ese día en Australia, pero a veces parece que está muy lejos.

Publicidad


Mi autismo me ha llevado a desarrollar ansiedad, las dos condiciones están interrelacionadas, y a menudo puedo romper a llorar sin una buena razón que una persona ajena pueda entender.


Mi origen cultural acabó siendo un obstáculo más para que mi salud mental fuera tratada adecuadamente. Mi madre es de Europa del Este, una cultura que tradicionalmente no cree necesariamente en acudir a un psicólogo. Pero si vieran a alguien como yo en una posición de poder, hablando de la compleja interacción de la neurodiversidad y la salud mental como Jessica Benham en Pensilvania, tal vez podría haber un cambio.


A día de hoy, no puedo expresar lo agradecida que estoy a los profesores que me apoyaron durante mis días más oscuros, y a las personas que sí comprendieron las luchas de quienes tienen problemas de salud mental. Cada vez que pienso en ellos se me saltan las lágrimas, pero esta vez de alivio y agradecimiento.


Tenemos que hablar más abiertamente de nuestra salud mental, sobre todo en un momento de la historia en el que el estrés y la ansiedad de los últimos dos años están provocando un récord de problemas de salud mental en todo el mundo. Si algo bueno puede salir de esta pandemia de salud mental en la sombra es la apertura del diálogo en torno a este tema.


La sociedad tiene que cambiar, porque yo no puedo. Siempre voy a ser autista, ya que está en mi ADN. Ser neurodiversa es lo que me hace ser yo; me hace única. Soy mujer y tengo ascendencia de Europa del Este. Sigo necesitando ir de compras, trabajar y socializar. Estas cosas no van a cambiar, así que sólo puedo esperar que la comprensión, la aceptación y el tratamiento de los complejos e interconectados problemas de salud mental maduren.


Necesitamos un cambio en todos los niveles de la sociedad, pero realmente necesitamos que empiece desde arriba. Una encuesta reciente de Plan International Australia para el informe Represent Us mostró que el 41% de las mujeres con discapacidad no considerarían la posibilidad de hacer carrera en la política únicamente por la falta de prácticas inclusivas en el gobierno.


Es una pena, porque yo quiero ver a gente como yo allí, y estoy segura de que muchos otros australianos neurodiversos también.


Christina Cushen es miembro de la serie de jóvenes activistas de Plan International Australia para 2022.


https://www.theguardian.com/commentisfree/2022/may/30/australias-parliament-has-to-change-because-autistic-people-like-me-cant


15 visualizaciones0 comentarios