El vínculo de la serotonina con el autismo

Actualizado: 17 de sep de 2020




POR NICHOLETTE ZELIADT

Fuente: Spectrum / 01/05/2019

Ilustración: Laurène Boglio

La serotonina, el químico cerebral más conocido por su relación con la depresión, también puede estar involucrado en el autismo.

La serotonina tiene muchas funciones en todo el cuerpo, incluyendo el estado de ánimo, el sueño, el apetito y la sociabilidad. En los intestinos, estimula los músculos que participan en la digestión; en la sangre, hace que los vasos se contraigan o se expandan; y en el cerebro, transmite mensajes entre las neuronas. Sus niveles en el cerebro están estrechamente vinculados a la depresión. Muchos antidepresivos funcionan aumentando los niveles de serotonina en las uniones neuronales.

Los tenues vínculos entre la serotonina y el autismo aparecieron por primera vez hace décadas. En 1961, un estudio de 23 personas autistas informó que 6 de ellos tenían un nivel inusualmente alto de serotonina en su sangre. Desde entonces, los investigadores han encontrado consistentemente que, cerca de una de cada cuatro personas en el espectro, tiene un alto nivel de serotonina en la sangre.

Ese resultado es "increíblemente bien replicado", dice Jeremy Veenstra-VanderWeele, profesor de psiquiatría de la Universidad de Columbia.

Motivados en parte, por estos resultados, varios equipos de investigación han probado los antidepresivos como tratamiento para el autismo durante los últimos 20 años, con resultados mixtos. El interés en el papel de la serotonina en el autismo ha crecido en los últimos cinco años, debido en parte a los estudios en ratones que implican el químico en el comportamiento social.

Esto es lo que sabemos hasta ahora sobre el papel de la serotonina en el autismo.

¿Qué podría explicar los altos niveles de serotonina en la sangre de las personas con autismo?

Los niveles de serotonina en la sangre son controlados, en parte, por una proteína llamada transportador de serotonina, que mueve la serotonina desde el intestino, donde se produce la mayor parte de la serotonina, hacia ciertas células sanguíneas.

Estos niveles son altamente hereditarios, lo que sugiere que los factores genéticos los controlan.

Algunas personas con autismo pueden ser portadoras de variantes en el transportador de serotonina que mejoran su capacidad para mover la serotonina a las células sanguíneas (1). Los ratones con estas variantes tienen niveles inusualmente altos de serotonina en la sangre y comportamientos que recuerdan al autismo (2).

¿Qué hace la serotonina en el cerebro?

En el feto, la serotonina ayuda a las neuronas a formarse y viajar a sus lugares correctos; también les ayuda a unirse a otras neuronas en uniones llamadas sinapsis (3). Demasiada o muy poca serotonina puede ser perjudicial: los ratones expuestos a demasiada en el útero, muestran un desarrollo alterado en una región del cerebro que responde a los movimientos de los bigotes (4); los que tienen muy poca, tienen comportamientos repetitivos y dificultades sociales (5).

En el cerebro maduro, la serotonina es un neurotransmisor: transmite mensajes entre las neuronas. Su nivel en la sinapsis está estrechamente controlado por el transportador de serotonina, que bombea la serotonina de vuelta a las neuronas y la recicla para su uso posterior. Este transportador puede estar alterado en personas con autismo (6).

¿Qué tienen que ver los niveles sanguíneos de serotonina con la serotonina en el cerebro?

No está claro, porque la serotonina de la sangre no puede pasar al cerebro; el cerebro fabrica la suya propia. Se predice que las variantes genéticas que turboalimentan el transporte de serotonina a las células sanguíneas, tienen el mismo efecto en las neuronas, dejando efectivamente, menos de ella disponible para transmitir mensajes a través de las sinapsis. Los antidepresivos podrían ayudar restaurando los niveles de serotonina en la sinapsis.

¿Cómo se relaciona el nivel de serotonina del cerebro con el autismo?

Algunos estudios apuntan a bajos niveles de serotonina en los cerebros de las personas autistas.

Cuando los adultos autistas adoptan una dieta baja en el aminoácido triptófano, la materia prima de la serotonina, sus conductas repetitivas empeoran y su irritabilidad aumenta (7). También muestran patrones alterados de actividad cerebral en las regiones involucradas en el procesamiento de la cara, sugiriendo que la serotonina influye en el comportamiento social (8).

Los estudios de imágenes cerebrales también insinúan que algunos niños autistas producen muy poca serotonina en el cerebro, y en otros, muy poca serotonina se une a sus receptores (9,10).

¿Pueden los tratamientos que aumentan los niveles de serotonina aliviar los rasgos del autismo?

Posiblemente. Los antidepresivos que permiten que la serotonina permanezca en la sinapsis por más tiempo, parecen aliviar los comportamientos repetitivos en algunos adultos autistas (11). Estos fármacos, llamados inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS), aún no han demostrado beneficiar a los niños con autismo. Sin embargo, los ensayos clínicos de estos fármacos se ven obstaculizados por los potentes efectos placebo, que podrían dificultar la obtención del beneficio.

Las pruebas preliminares sugieren que, en los adultos con autismo, el ingrediente activo de la droga "éxtasis", que eleva los niveles de serotonina en el cerebro, parece aliviar la ansiedad social.

Algunos modelos de autismo en ratones tienen bajos niveles de serotonina en el cerebro. El tratamiento de una de estas cepas de ratones con un ISRS desde el nacimiento, previene las conductas sociales similares al autismo. Y aumentar artificialmente la serotonina en otro modelo de ratón hace que los ratones sean más sociales.

¿Afectan los niveles de serotonina en el útero el riesgo de autismo de un niño?

Algunos estudios han explorado si la exposición a antidepresivos en el útero tiene algún efecto en el riesgo de autismo. La respuesta no está clara. Un problema es que los investigadores a menudo no pueden separar el efecto del antidepresivo del de la depresión subyacente de la madre. El simple hecho de tener un historial familiar de depresión, por ejemplo, está asociado con el autismo.

¿Hacia dónde se dirige la investigación sobre la serotonina y el autismo?

Algunos investigadores están probando si los medicamentos que activan los receptores de serotonina hacen que los modelos de autismo de los ratones sean más sociables. Otros están trabajando en estrategias que amortiguan la actividad del transportador de serotonina sin bloquearla completamente (12).

REFERENCIAS:

1. Sutcliffe J.S. et al. Am. J. Hum. Genet. 77, 265-279 (2005) PubMed.

2. Veenstra-VanderWeele J. y otros. Proc. Natl. Acad. Sci. USA 109, 5469-5474 (2012) PubMed.

3. Garbarino V.R. et al. Pharmacol. Res. 140, 85-99 (2019) PubMed.

4. Casos O. y otros. Neuron 16, 297-307 (1996) PubMed.

5. Kane M.J. y otros. PLOS One 7, e48975 (2012) PubMed.

6. Muller C.L. y otros. Neuroscience 321, 24-41 (2016) PubMed.

7. McDougle C.J. y otros. Arch. Gen. Psychiatry 53, 993-1000 (1996) PubMed.

8. Daly E. y otros. Brain 137, 2600-2610 (2014) PubMed.

9. Chugani D.C. y otros. Ann. Neurol. 45, 287-295 (1999) PubMed.

10. Oblak A. y otros. Autismo Res. 6, 571-583 (2013) PubMed.

11. Hollander E. et al. Am. J. Psychiatry 169, 292-299 (2012) PubMed.

12. Robson M.J. y otros. Proc. Natl. Acad. Sci. USA 115, E10245-E10254 (2018) PubMed.

TAGS: autismo, biomarcadores, modelos de ratón, neurotransmisores, serotonina, tratamientos

Buzón de preferencias

Al suscribirte estás aceptando nuestra política de privacidad

Al rellenar formularios estás aceptando nuestra política de privacidad

  • Instagram
  • White Facebook Icon

© 2023 by TheHours. Proudly created with Wix.com