Encontrando las fortalezas del autismo


Ilustracion de Margeaux Walter



POR RACHEL NUWER

Fuente: Spectrum | 12/05/2021

Fotografía: Cortesía de Margeaux Walter



El autismo comprende un conjunto de dificultades, pero cada vez hay más pruebas que sugieren que ciertas capacidades también definen la condición.


A los 21 años, Dawn Prince-Hughes no tenía hogar ni recursos cuando encontró su vocación: en un zoológico de Seattle, Washington. Era 1985. Prince-Hughes había huido a Seattle desde la zona rural de Montana, donde había temido por su vida tras salir del armario como gay. Todavía no sabía que era autista, pues se le diagnosticaría unos 15 años después, pero sabía que tenía problemas para hacer amigos. "Había fracasado estrepitosamente al intentar conectar con los seres humanos", dice. "No tienen sentido para mí".


Una mañana, añorando la naturaleza, Prince-Hughes visitó el zoológico Woodland Park de Seattle. Paseando por los recintos, dobló una esquina y vio a los gorilas. "Fue un reconocimiento instantáneo", dice. Sintió que los comprendía casi de inmediato. "Tenía muy claro que estaban acostumbrados a comunicarse a través del silencio y el movimiento, que yo también consideraba mi primer idioma". Empezó a visitar a los animales todos los días, todo el día, para observar su comportamiento. Si pasaba un miembro del personal, le pedía información. Fuera del zoo, leía y veía todo lo que podía encontrar sobre los gorilas. Con el tiempo, el zoo la reclutó como voluntaria y más tarde la contrató como ayudante del cuidador de animales.


Prince-Hughes estudió en la universidad y luego en la escuela de posgrado, obteniendo un doctorado en antropología interdisciplinaria. A principios de la década de 2000, escribió dos libros sobre gorilas, uno de ellos con un prólogo de Jane Goodall. Prince-Hughes atribuye a su condición de espectro su capacidad para sacar conclusiones novedosas sobre los gorilas y verlos de una manera que otros no ven. No es la única. Cada vez hay más pruebas de que el autismo suele traer consigo una serie de puntos fuertes. En el caso de Prince-Hughes, se trata de una mayor capacidad de observación, un enfoque de tipo láser y una intuición sobre los animales. "Es cierto y está científicamente demostrado que los subgrupos de individuos autistas tienen habilidades mejores que los individuos no autistas", dice la neuropsicóloga Isabelle Soulières, de la Universidad de Quebec en Montreal (Canadá).


Hace tiempo que se sabe que algunos autistas, llamados savants autistas, muestran talentos extremos a menudo junto con retos importantes. Pueden tener una memoria espectacular o dones extraordinarios en la música o el arte. Pero el reconocimiento de los puntos fuertes de los autistas no se limita a los savants, que son relativamente raros. Más bien, algunas fortalezas más sutiles parecen acompañar sistemáticamente a la condición.


Los autistas llevan décadas reconociendo sus puntos fuertes. Al escribir sobre la fundación de la Red Internacional de Autismo en 1992, una organización de defensa dirigida por y para personas autistas, el activista del autismo Jim Sinclair señaló que tanto ellos como otros "reconocían las habilidades y los puntos fuertes de muchas personas autistas", incluidas aquellas "que simplemente no compartían nuestras habilidades en el uso del lenguaje".


Sin embargo, durante décadas, la comunidad científica dominante pasó por alto o incluso desestimó la idea de las capacidades inusuales en el autismo. Incluso cuando aparecían en los estudios, los investigadores solían considerarlas como un déficit. Estas distorsiones son costosas para la ciencia: Pasar por alto o malinterpretar los puntos fuertes de los autistas distorsiona la comprensión científica del autismo, dice Soulières. También puede llevar a médicos, profesores y otras personas a patologizar e intentar suprimir rasgos útiles en las personas con autismo.


La ciencia está empezando a ponerse al día con las primeras observaciones de los puntos fuertes de los autistas. Un número cada vez mayor de investigadores sostiene que muchos, posiblemente incluso la mayoría, de los autistas muestran ciertas ventajas, como una capacidad inusual para prestar atención a la información visual y auditiva, la franqueza o una fuerte brújula moral. "No se trata sólo de la fuerza estereotipada de ser un sabio con una habilidad a un nivel muy, muy alto", dice Kate Cooper, investigadora y psicóloga clínica de la Universidad de Bath (Reino Unido). "Ahora sabemos que la persona media con autismo, con características medias de autismo, tiene puntos fuertes".


Aunque esos puntos fuertes pueden no ser dramáticos o llamativos, diferencian a algunos autistas de sus compañeros no autistas y pueden darles facilidad para ciertos tipos de trabajo. Algunos de estos rasgos han impulsado el éxito de notables autistas como la profesora de ciencia animal Temple Grandin, la activista medioambiental Greta Thunberg y el naturalista Chris Packham. Y aparecen en todo el espectro, entre personas de distinta edad, sexo, inteligencia y capacidad verbal. "Es esencial reconocer que las 'fortalezas autistas' no dependen de la capacidad verbal, las puntuaciones del coeficiente intelectual, etc., y, de hecho, algunas pueden ser más comunes en los autistas con más dificultades de lenguaje, por ejemplo", dice Steven Kapp, profesor de psicología de la Universidad de Portsmouth (Reino Unido).


Qué activos aparecen con más frecuencia en los autistas sigue siendo una cuestión abierta. Pero es probable que la percepción visual y auditiva mejorada esté entre ellas. Los resultados que apoyan esta agudeza perceptiva se han reproducido en distintos laboratorios, países y rangos de edad, dice Natalie Russo, psicóloga de la Universidad de Siracusa (Nueva York). "En general, diría que los datos son muy convincentes". Entre las habilidades que se incluyen en el paraguas audiovisual están la capacidad musical y el ojo para los detalles. Según un estudio, hasta el 11% de los autistas tienen un tono perfecto, por ejemplo, en comparación con el 0,0001% de los no autistas.


En algunas personas autistas, las habilidades perceptivas mejoradas pueden combinarse con una capacidad inusual para procesar grandes cantidades de información y detectar patrones en, por ejemplo, una serie de números o notas musicales, dice Soulières. Una de las teorías es que las regiones perceptivas del cerebro están reutilizadas para servir a funciones cognitivas que subyacen a esta capacidad de reconocimiento de patrones. Otros estudios apuntan a rasgos positivos de la personalidad -honestidad, lealtad y fiabilidad-, aunque estos datos son en gran medida anecdóticos.


El campo es todavía joven, ya que la mayoría de los estudios que apoyan incluso los puntos fuertes mejor documentados son pequeños, y las variaciones en su metodología hacen difícil comparar sus resultados. La diversidad del autismo también dificulta la determinación de los puntos fuertes de los autistas, ya que cada persona con autismo no tiene el mismo conjunto de puntos fuertes. "Hay cosas que, a grandes rasgos, son ciertas para muchos [autistas], pero nunca lo son para todos", dice Laurent Mottron, profesor de psiquiatría de la Universidad de Montréal. Más bien, el amplio abanico de puntos fuertes potenciales puede aparecer en distintas combinaciones en diferentes subconjuntos de autistas. "Siempre estamos hablando de subgrupos, y no siempre es el mismo subgrupo el que tiene todos estos puntos fuertes", dice Soulières. Afinar los subgrupos es un área de investigación activa, al igual que el diseño de estudios más amplios.


La diversidad de puntos fuertes puede beneficiar a la sociedad, dice Maithilee Kunda, informático de la Universidad de Vanderbilt en Nashville (Tennessee), que estudia el autismo. "A medida que avanzamos y la humanidad se enfrenta a todas estas crisis, necesitamos a todos nuestros creativos", dice Kunda. "No queremos que personas que son todas iguales intenten dar soluciones a los problemas".



Una visión distorsionada


En la década de 1940, cuando Leo Kanner y Hans Asperger definieron por primera vez el autismo, ambos señalaron ciertos puntos fuertes cognitivos asociados a la enfermedad. Sin embargo, en las décadas siguientes, la comunidad científica mayoritaria pasó por alto los aspectos positivos del autismo. "Como el autismo está en el Manual de Diagnóstico y Estadística, se define en términos de las dificultades más que de los beneficios que conlleva ser autista", dice Cooper. Los puntos fuertes, señala, suelen ser la otra cara de los retos. La "insistencia en la uniformidad", por ejemplo, contribuye a la fiabilidad, y los "intereses restringidos" pueden traducirse en experiencia. Pero como el manual de diagnóstico describe estos rasgos como déficits, la investigación ha seguido el mismo camino, dice Cooper.


Varios estudios publicados a lo largo de los años reflejan este sesgo "deficitario", presentando los puntos fuertes de los autistas como déficits. A finales de la década de 2000, Michelle Dawson, investigadora sobre el autismo en la Universidad de Montréal, buscó en la literatura sobre el autismo desde la década de 1970 estudios que revelaran los puntos fuertes de los autistas. En la reunión de 2009 de la Sociedad Internacional para la Investigación del Autismo, informó de que el 41% de los 71 estudios que encontró clasificaban estos atributos positivos como déficits. En un estudio de 2004, por ejemplo, 17 participantes autistas realizaron una tarea de comprensión lectora más rápido que 17 controles, y sólo con un poco menos de precisión. Pero al analizar sus datos de imágenes cerebrales, los investigadores afirmaron que las diferencias de conectividad que observaron entre los dos grupos proporcionan "una base neural para el trastorno del lenguaje en el autismo."


La tendencia a pasar por alto los talentos en los autistas persiste en el campo. En un estudio de 2020 sobre la toma de decisiones morales, por ejemplo, los investigadores descubrieron que los participantes autistas eran mucho más propensos a rechazar el dinero mal habido que los participantes no autistas. Pero en lugar de sugerir que el autismo está asociado con un fuerte carácter moral, los investigadores escribieron que los autistas eran "más inflexibles" y "sufren una preocupación excesiva por sus ganancias mal habidas." Iniciado por un tuit de Dawson, el consiguiente revuelo en Twitter -que incluyó varios centenares de retuits y más de 1.200 me gusta- llevó al editor del Journal of Neuroscience a añadir una nota a la versión en línea del artículo, afirmando que los autores son "conscientes de las preocupaciones" sobre su trabajo y "están trabajando para abordarlas en las pruebas, antes de que se publique la versión final de este artículo."


Sin embargo, en medio de la atención predominante a los déficits, un pequeño grupo de investigadores ha estado estudiando la posibilidad de que ciertas fortalezas también acompañen al autismo. Uno de los primeros informes en esta línea apareció en 1997, con un estudio que mostraba que los padres y abuelos de niños autistas tienen más del doble de probabilidades de ser ingenieros que los de niños no autistas. Los científicos plantearon la hipótesis de que los genes relacionados con el autismo están asociados a una capacidad superior para comprender los objetos y sus propiedades mecánicas. Era sólo un indicio, pero el concepto de activos autistas era novedoso. "En lugar de centrarnos en los déficits sociales y las discapacidades, queríamos observar la otra cara de la moneda, las cosas que los autistas hacen bien", dice el investigador principal, Simon Baron-Cohen, que dirige el Centro de Investigación del Autismo de la Universidad de Cambridge (Reino Unido).


En las décadas siguientes, otros se unieron a esta caza de fortalezas. En la actualidad, Google Scholar ofrece 136 resultados para las palabras clave "puntos fuertes de los autistas", la mayoría de los cuales se han publicado en los últimos 10 años. Un ejemplo de esta tendencia es un nuevo proyecto de doctorado, cuyas solicitudes se cerraron en noviembre, en la Universidad de Bath (Reino Unido) que se centra en los "talentos ocultos" de las personas con autismo. El candidato seleccionado examinará el papel de estos talentos en la mejora de la salud mental de las personas con autismo u otros trastornos del neurodesarrollo.


Una forma de conocer lo que hacen bien los autistas es preguntarles a ellos. En un estudio realizado en 2019, los científicos entrevistaron a 24 adultos autistas para saber qué rasgos atribuyen a su autismo y cómo esos rasgos les han ayudado en la escuela, en el trabajo y en sus relaciones, entre otros ámbitos. Los participantes dijeron tener una capacidad inusual para concentrarse, atender a los detalles y recordar hechos, experiencias o conversaciones. Uno de los participantes dijo que su capacidad de concentración en una asignatura le había ayudado a destacar académicamente en los estudios de posgrado; otro afirmó haber ganado premios de atención al cliente en el trabajo gracias a su atención a los detalles. Muchos también destacaron su creatividad, honestidad y empatía, sobre todo hacia los animales o hacia otras personas autistas.


En un estudio realizado en 2020, Cooper y sus colegas pidieron a 140 adolescentes y adultos autistas que hicieran una lista de palabras o frases que asociaran con el autismo. Algunos de estos términos eran negativos ("soledad", "dificultades emocionales" y "ansiedad"), pero otros eran positivos, como "superdotado", "único", "cariñoso", "centrado", "racional" y "atención al detalle". En pequeños grupos de discusión, los participantes informaron de otros aspectos beneficiosos de su condición, diciendo que no se sentían limitados por las normas sociales y describiendo un sentimiento de orgullo por ser diferentes. También mostraron resiliencia: podían ver el lado positivo de una situación difícil. Y cuantos más atributos positivos asociaba un participante con el autismo, más orgulloso se sentía de formar parte de la comunidad autista. Este hallazgo puede conducir a formas de mejorar la salud mental, dice Cooper. "Si podemos ayudar a crear espacios para que los autistas se reúnan y creen un sentido centrado en las fortalezas de su identidad autista, esto podría ayudar a los individuos a sentirse mejor sobre sus diferencias".



Conjunto de puntos fuertes


Los científicos también investigan los puntos fuertes del autismo poniéndolos a prueba en las personas. Más de una docena de estudios respaldan la idea de que el autismo suele ir acompañado de capacidades visuales inusualmente buenas (aunque los problemas visuales también son comunes). Estas habilidades -que no están al nivel de un sabio, pero sí por encima de la norma- incluyen la discriminación entre objetos y patrones similares, y la detección de detalles como letras o números en una mezcla de estímulos similares. En un estudio de 2012, por ejemplo, Soulières, Mottron, Dawson y sus colegas demostraron que 42 personas autistas eran significativamente más rápidas que 30 controles a la hora de reconocer cuál de dos líneas verticales, parpadeadas brevemente en una pantalla, era más larga. En un estudio de 2020, Russo y sus colegas descubrieron que 24 niños autistas eran mejores que 30 niños no autistas a la hora de identificar letras moradas entre las negras, presentadas secuencialmente a diferentes velocidades. El trabajo replicó un estudio de 2016 con un resultado similar. En ese trabajo, la ventaja de los niños autistas era mayor a las velocidades más altas. "Los que tienen autismo podrían ser más propensos no solo a detectar, sino a detectar e identificar diferentes características en su entorno", dice Russo.


Esta fortaleza también se observa en los niños autistas mínimamente verbales, según un estudio de 2015. Los datos sobre las habilidades visuales en todo el espectro, dice Soulières, son fuertes y han sido "replicados por muchos laboratorios, con diferentes tareas y diferentes grupos de individuos en términos de edad y nivel intelectual."


Esta ventaja visual puede ser evidente incluso en la infancia. En un estudio de 2015, los investigadores pusieron a prueba las habilidades de búsqueda visual de 82 niños de 9 meses que tienen un hermano mayor autista (y por lo tanto una probabilidad elevada de tener autismo), junto con 27 controles de la misma edad. Los investigadores mostraron a los bebés imágenes circulares compuestas por pequeñas X y una O, S, V o +. Realizaron un seguimiento de los ojos de los bebés para determinar si los niños miraban primero a las X o al otro símbolo. Los investigadores descubrieron que los bebés que miraban el otro símbolo, un signo de mayor capacidad de búsqueda, tenían más rasgos emergentes de autismo, medidos con pruebas estándar, a los 15 meses y a los 2 años de edad que los que sólo miraban las X.


Algunos expertos sugieren que los autistas pueden tener un mejor rendimiento en las tareas de búsqueda visual, debido a su mayor atención a los detalles. La atención a los detalles visuales se correlaciona con los rasgos del autismo, según un estudio de 2020, y trabajos anteriores sugieren que los autistas tienden a centrarse en los detalles más que los no autistas en determinadas circunstancias. "Las personas con autismo podrían ver el mundo a través de un filtro que aumenta la intensidad de los detalles de las imágenes que ven en cada momento de su vida", dice Arjen Alink, becario postdoctoral del Centro Médico Universitario de Hamburgo-Eppendorf (Alemania), que dirigió el trabajo de 2020.


Algunos autistas también pueden tener una ventaja en su percepción de los sonidos. Además de ser más propensos a tener una afinación perfecta, las personas con autismo tienden a poseer una mejor memoria musical -la capacidad de recordar melodías y la progresión de los tonos y las alturas- que sus compañeros no autistas y son mejores en la detección de notas disonantes en la música y en la identificación de melodías con pistas mínimas. En un estudio de 2005, por ejemplo, 15 niños autistas fueron significativamente más precisos que un grupo de niños no autistas a la hora de decir si una serie de notas tocadas en un teclado subían o bajaban de tono. Estas ventajas pueden deberse a una ponderación de la información perceptiva en el cerebro que hace hincapié en los rasgos no sociales, similares a un patrón, frente a los sociales, relacionados con la emoción, afirma Mottron.


La capacidad de procesar una gran cantidad de información puede encajar con algunas de estas habilidades perceptivas. En un estudio de 2019, 23 niños autistas y 50 no autistas vieron vídeos de un profesor contando una historia. Los vídeos incluían información mostrada en el fondo que era relevante o irrelevante para la historia. Los niños autistas y no autistas fueron igual de buenos a la hora de responder preguntas sobre la historia y la información relevante, pero sólo los niños autistas recordaron datos de las pantallas de fondo irrelevantes. Un estudio de 2012 reveló de forma similar que el aumento de la cantidad de material en una pantalla visual hace que encontrar un detalle específico en esa escena sea más difícil para los adultos no autistas, pero no para los autistas. En un tercer informe, los investigadores descubrieron que el procesamiento visual exigente limita la capacidad de la mayoría de las personas -pero no la de los autistas- para sintonizar con las señales auditivas.


Las pruebas son contradictorias en cuanto a si los autistas tienden a destacar en la manipulación mental de objetos en el espacio. En un estudio de 2011, Soulières, Mottron y sus colegas pidieron a 11 adultos y adolescentes autistas y a 14 controles no autistas (de edad e inteligencia similares) que rotaran mentalmente dos figuras geométricas en 3D para decidir si eran iguales o diferentes. Los participantes autistas fueron significativamente más rápidos y precisos que los controles. En un estudio de 2016, 30 niños autistas superaron a 30 niños no autistas en la rotación mental. Algunos autistas "tienen una mayor capacidad para visualizar la figura en su cabeza y separarla", dice Soulières. Sin embargo, también hay pruebas de lo contrario. Un meta-análisis de 2014 no encontró apoyo para una ventaja autista en la rotación mental, una conclusión de la que se hizo eco un estudio de 2017. "Ciertamente hay habilidades superiores en las personas con autismo, pero no en la función de rotación mental", dice Christine Falter-Wagner, psicóloga clínica de la Ludwig-Maximilians-Universität München en Alemania, que dirigió los estudios de 2014 y 2017.



Juego de números


Otra cuestión abierta es si un número significativo de personas autistas son inusualmente buenas para detectar patrones -visuales, numéricos o musicales- o si esa capacidad se limita en gran medida a los sabios autistas, en los que este rasgo se estudia con más frecuencia. Algunos creen que el reconocimiento de patrones puede ser una extensión natural de la capacidad de detectar detalles y procesarlos. Baron-Cohen lleva mucho tiempo sosteniendo que la capacidad de ver patrones y crear sistemas para organizar la información es la base del autismo. En su nuevo libro, "The Pattern Seekers: How Autism Drives Human Invention" (Los buscadores de patrones: cómo el autismo impulsa la invención humana), sostiene que esta importante habilidad subyace a una serie de avances científicos y podría ser clave para resolver los numerosos retos a los que se enfrenta la humanidad.


Da varias líneas de apoyo. En una encuesta realizada en 2015 a más de 450.000 personas de la población general, él y sus colegas descubrieron que tener una carrera en ciencias, tecnología, ingeniería o matemáticas está correlacionado con puntuaciones altas en el Cociente del Espectro Autista. Y en 2011, él y un equipo de investigadores informaron de que la prevalencia del autismo en Eindhoven -a veces denominada el Silicon Valley de los Países Bajos- es el doble que la de dos ciudades holandesas de tamaño similar que no tienen una fuerte industria tecnológica. Baron-Cohen y sus colegas reconocen, sin embargo, que una mayor concienciación sobre el autismo en Eindhoven podría contribuir a este resultado.


Aunque está lejos de estar probada, la idea ha ganado adeptos entre los expertos. Las personas con rasgos autistas "están casi ciertamente sobrerrepresentadas" en los campos de la ciencia y la tecnología, dice Sven Bölte, profesor de ciencias psiquiátricas de niños y adolescentes en el Karolinska Institutet de Estocolmo (Suecia). No hay datos fiables que muestren qué proporción de autistas se dedica a este tipo de trabajo, pero es probable que se trate de un subconjunto. "Puede que sus puntos fuertes cognitivos les predispongan un poco más a ciertos trabajos, pero en general no hay que hablar demasiado de limitarlos a este ámbito", dice Bölte.


Determinar la fracción de autistas que tienen un punto fuerte específico, relacionado con la ciencia o no, es difícil sin muestras enormes o representativas, que son difíciles de conseguir. Sin embargo, incluso con un estudio amplio, el resultado podría depender de cuándo se realizó, ya que los diagnósticos de autismo han aumentado con el tiempo. También puede depender de cómo se defina un punto fuerte. Las estimaciones de la hiperlexia -una capacidad precoz para identificar letras, palabras y números, con el consiguiente retraso en la comprensión- varían entre el 6 y el 20 por ciento de los niños con autismo y otras discapacidades del desarrollo, dependiendo de si los investigadores definen la condición como el cumplimiento de cuatro criterios clave establecidos hace décadas o sólo dos de tres criterios más flojos. También es importante el subconjunto de personas autistas que participan en un estudio. "Estas cifras dependen totalmente de las decisiones metodológicas que se tomen", afirma Mottron.


Además, la definición de "fuerza" puede ser objeto de debate, ya que puede depender de la situación. La capacidad de concentrarse intensamente en algo, por ejemplo, puede ser una ventaja para completar un proyecto o tarea para cumplir con una fecha límite, pero la obsesión por terminar puede tener un costo para el sueño, dice Kapp. En la encuesta de 2019 de 24 adultos autistas, que Kapp ayudó a realizar, una persona informó que su hipersensibilidad al color era una ventaja para disfrutar de la naturaleza, pero era abrumadora cuando caminaba por una calle llena de gente; una jardinera dijo que su atención al detalle la convirtió en una maestra desmalezadora, pero podría ser problemática cuando se enfrenta a la presión del tiempo. La honestidad y la franqueza pueden ayudar a forjar amistades estrechas, pero la incapacidad de decir una mentira piadosa puede herir los sentimientos de un amigo. "Esta especie de dicotomización de puntos fuertes frente a puntos débiles es un poco una falacia", dice Ginny Russell, investigadora del estudio y miembro principal de la investigación sobre salud mental y trastornos del desarrollo en la Universidad de Exeter (Reino Unido). "El contexto parece ser realmente importante".



Traduciendo el talento


Sin embargo, enfatizar los aspectos positivos de estos rasgos tiene mucho valor práctico, dicen los expertos. Puede reforzar el sentido de sí mismo de una persona autista, así como sus habilidades para un posible empleo, dice T. A. Meridian McDonald, que dirige el laboratorio Spectrum for Life de la Universidad de Vanderbilt. En un trabajo en curso, McDonald está pidiendo a más de 1.000 adultos autistas que evalúen el nivel de estímulo, apoyo y oportunidad que recibieron para perseguir su interés especial. Los resultados pueden ayudar a revelar cómo el apoyo temprano (o la falta de él) para los intereses especiales da forma a la identidad de una persona autista y a sus habilidades para un eventual empleo, dice.


Una forma de mejorar el apoyo, dice McDonald, podría ser modificar los programas de tratamiento para centrarse en los puntos fuertes. La intervención temprana en el autismo es importante, dice, pero tiende a enseñar un conjunto de habilidades sociales y vitales. Un niño autista que pasa 40 horas a la semana en un programa de este tipo puede tener poco tiempo para dedicarse a sus intereses especiales, e incluso puede verse desanimado a hacerlo, dice. "La intervención temprana podría ver el interés por los coches como algo restrictivo que habría que reducir, pero si un niño típico mostrara el mismo interés, la reacción podría ser: 'Vamos a darte más información sobre los coches'", dice McDonald. Fomentar un interés especial puede preparar al niño para el éxito profesional.


Algunas universidades, como la Universidad McGill de Montréal y la Universidad de Vanderbilt, han puesto en marcha iniciativas para desarrollar los puntos fuertes de los autistas y presentarlos a posibles empleadores, y algunas empresas y organismos ya reconocen las ventajas de tener empleados autistas y los contratan. Pero estos esfuerzos son aislados. "En general, para absolutamente la mayoría de las empresas y la sociedad, esto es todavía extremadamente nuevo", dice Bölte. Lo que se necesita, dice, son planes nacionales para integrar a los autistas en la plantilla y cambios importantes en la forma en que la sociedad ve y aborda el autismo.


Una mejor comprensión de los puntos fuertes de los autistas podría contribuir a estos esfuerzos. En este sentido, Mottron pretende explorar cómo se relacionan los puntos fuertes de los autistas con la forma en que aprenden y almacenan la información. Otros quieren identificar grupos de autistas que compartan ciertos talentos. "Estas habilidades no están presentes en todos los individuos autistas", dice Soulières. "Algunas habilidades se agregan, y ayudaría a encontrar patrones entre las habilidades en subgrupos de individuos".


Como paso en esta dirección, Soulières y Kunda están estudiando por qué algunos autistas tienen una ventaja en una prueba de habilidades visoespaciales que consiste en organizar bloques de colores para que coincidan con un diseño objetivo. Utilizan cámaras y software de seguimiento ocular para medir ciertos parámetros mientras los autistas y los no autistas realizan la tarea, incluido el tiempo que dedican a mirar un bloque, qué bloques mueven y en qué orden, y con qué rapidez corrigen sus errores. Utilizando estos datos junto con nuevos algoritmos para analizarlos, los investigadores pretenden identificar diferentes estrategias para resolver el rompecabezas. Luego esperan relacionar estas estrategias con otros rasgos y el rendimiento en otras tareas. Los resultados podrían conducir a una forma de definir el conjunto de habilidades únicas de una persona, e incluso de asignarles un trabajo.


A algunos expertos les gustaría que la identificación de los puntos fuertes de los autistas formara parte del proceso de diagnóstico. El Manual de Diagnóstico y Estadística de los Trastornos Mentales está estrictamente orientado a los déficits, pero la Clasificación Internacional del Funcionamiento, de la Discapacidad y de la Salud de la Organización Mundial de la Salud fomenta la evaluación de los puntos fuertes y débiles. Bölte y otros están presionando a los médicos y científicos para que utilicen esta última guía para evaluar las capacidades de las personas con autismo. "Es una evaluación dirigida a encontrar los siguientes pasos para lograr una vida mejor para una persona", dice Bölte. "Ese es el objetivo".



https://www.spectrumnews.org/features/deep-dive/finding-strengths-in-autism/

Entradas Recientes

Ver todo