Encontrar un programa de ejercicios para necesidades especiales




POR JOSHUA GARRIN

Fuente: Autism Parenting Magazine | 23/06/2021

Fotografía: Pixabay.com



La participación en una rutina de ejercicios puede ayudar a las personas con autismo a mejorar considerablemente su bienestar físico, mental, emocional y social.


Ya sea en un gimnasio, en una residencia o en un entorno al aire libre, la participación en una rutina de ejercicios puede ayudar a las personas con espectro autista a mejorar considerablemente su bienestar físico, mental, emocional y social. A medida que el tiempo que se pasa en el gimnasio crea oportunidades para desarrollar las habilidades de comunicación, facilitar el procesamiento sensorial y mejorar la conciencia social, las exigencias de las tareas de ejercicio se transforman gradualmente en elementos divertidos y motivadores de un estilo de vida sostenible y saludable para el individuo.


Sin embargo, a pesar de las muchas maneras en que la experiencia del ejercicio puede tener un impacto positivo en la salud y el bienestar global, hay varias consideraciones físicas, psicológicas y ambientales que pueden obstaculizar significativamente la experiencia del ejercicio para las personas con trastorno del espectro autista (TEA). Teniendo en cuenta que el sustrato de tono bajo, la hiperestimulación sensorial, el control de los impulsos, la rigidez conductual, los problemas de sueño y las interacciones con la medicación son preocupaciones comunes a las que se enfrentan los individuos del espectro, los siguientes puntos deben tenerse en cuenta antes de la transición al ámbito del fitness para garantizar una experiencia de ejercicio segura y satisfactoria.



Sustrato de bajo tono


Dadas las limitaciones en la fuerza del núcleo y la estabilidad de la columna vertebral que experimentan muchos individuos del espectro, se debe prestar especial atención a la posibilidad de hipotonía, o sustrato de bajo tono muscular. Para prevenir desequilibrios musculares y lesiones durante el entrenamiento de fuerza, los individuos con TEA que son nuevos en la experiencia del ejercicio deben evitar el uso de formas inestables de resistencia (por ejemplo, pesas libres) y, en su lugar, utilizar formas estables de resistencia (por ejemplo, máquinas de resistencia) durante los primeros tres a seis meses de participación en el programa.


Si la persona cumple con su programa de ejercicios de forma rutinaria, estas rutinas permitirán una adaptación neuromuscular lenta y gradual al estímulo de la resistencia, lo que promueve la fuerza funcional, la integración sensorial y la conciencia de seguridad. Una vez transcurridos seis meses, los padres, los cuidadores y los miembros del equipo de tratamiento de la persona pueden determinar clínicamente si ésta está preparada para incorporar pesos libres y otras fuerzas de resistencia menos estables a su programa de entrenamiento. Independientemente de la condición física del individuo, se le debe animar a autocontrolar continuamente su forma biomecánica (por ejemplo, la postura) y su función (por ejemplo, el movimiento lento y controlado) para optimizar la seguridad y el disfrute.



Hiperestimulación sensorial


Dados los desafíos asociados con el manejo de experiencias sensoriales inesperadas4 , el entorno de ejercicio puede contener una serie de aversiones sensoriales para los individuos con TEA. En el entorno del gimnasio, el contacto de las placas de acero, las pesas que se dejan caer y el zumbido simultáneo de las máquinas de fitness pueden producir experiencias sensoriales altamente aversivas, si no insoportables, para las personas con hiperactividad auditiva5. Además, muchos gimnasios utilizan luces fluorescentes, que se ha demostrado que emiten vibraciones pulsantes que pueden causar fotosensibilidad, malestar sensorial y problemas de comportamiento en muchas personas con espectro.


Para los individuos que son propensos a las convulsiones subclínicas o agudas, deben ofrecerse descansos que permitan una desescalada psicológica con la frecuencia necesaria. Para minimizar la defensiva sensorial y establecer expectativas realistas de la experiencia de ejercicio, los padres y cuidadores deben hacer todo lo posible para preparar a los individuos para la exposición al entorno de ejercicio a través de historias sociales en un formato preferido (por ejemplo, PowerPoint, video, historia de audio) que apoyan el estilo de aprendizaje único del individuo7. En los casos en los que sea imposible preparar adecuadamente al individuo para la ocurrencia de eventos sensoriales indeseables (por ejemplo, contratistas que realicen mantenimiento no programado en el gimnasio), se debe dar al individuo la opción de quedarse o salir de las instalaciones. En estos casos, los entornos de ejercicio alternativos, como los espacios al aire libre que carecen de estímulos aversivos, pueden favorecer una experiencia de ejercicio más agradable.



Control de los impulsos


Dado que el control de la conducta es un desafío para muchos individuos con TEA, los desafíos sensoriales, las interacciones sociales y otros estímulos de distracción en el entorno del gimnasio pueden inhibir el nivel de control de los impulsos necesario para retrasar la gratificación y garantizar la seguridad del individuo9. Para ayudar al individuo a disminuir las tendencias impulsivas, se anima a los padres, a los cuidadores y a los miembros del personal del gimnasio a establecer expectativas claras sobre la conducta apropiada en el entorno del gimnasio, a recompensar el comportamiento positivo que se produce dentro de la sesión de ejercicio y a animar al individuo a participar de forma independiente en estrategias que apoyen la autorregulación. A medida que el individuo se familiariza con el entorno de ejercicio, las distracciones y los impulsos pueden seguir surgiendo; sin embargo, estos desafíos pueden ser utilizados como momentos de enseñanza que ayudan a fomentar la autonomía, la competencia, el control del esfuerzo y la participación positiva dentro de la experiencia de ejercicio.



Variación del programa


Para muchos individuos del espectro, la rutina puede ser un arma de doble filo. En un sentido, los patrones fijos de comportamiento pueden crear una estructura predecible, que puede promover la familiaridad y reducir el estrés. Sin embargo, dada la tendencia a la uniformidad en muchos individuos con TEA, las rutinas fijas no sólo pueden inducir el aburrimiento, el desinterés y la falta de disfrute en las demandas de tareas de ejercicios específicos, sino que pueden promover patrones restringidos de interés e inflexibilidad conductual.


Aunque el establecimiento de una rutina fija puede beneficiar el aprendizaje y la concienciación en las etapas iniciales de la participación en el programa para el individuo, cambiar el orden de los ejercicios o cambiar el día de la semana para dirigirse a un grupo muscular específico puede evitar el aburrimiento y promover un interés continuo en el ejercicio20. Al ofrecer una variedad de opciones de programación de ejercicios que cambien periódicamente a lo largo del tiempo, los individuos con TEA pueden aumentar la flexibilidad cognitiva y disminuir la rigidez conductual, ya que amplían su gama de actividades preferidas y están más dispuestos a emprender nuevos y emocionantes desafíos de ejercicio.



Desregulación del sueño


La mala calidad del sueño se ha vinculado a retos significativos en la regulación de las emociones21. En el caso de los individuos con TEA, los patrones de sueño desregulados podrían comprometer aún más los problemas de procesamiento e integración sensorial existentes y conducir a una experiencia de ejercicio no deseada. Cuando la fatiga es evidente en el individuo, la intensidad (por ejemplo, el ritmo, la resistencia) de sus esfuerzos de ejercicio siempre debe reflejar su capacidad actual para adherirse a las demandas de la tarea de ejercicio. En estos casos, el ejercicio debe situarse en el extremo menos exigente del rango de capacidad actual de la persona e incluir períodos de descanso prolongados entre los ejercicios para garantizar un tiempo de recuperación adecuado.


Por ejemplo, el individuo podría considerarse exitoso si completara incluso el menor número de repeticiones en una serie, como completar cinco repeticiones en una serie de 5-10 repeticiones de press de pecho. Del mismo modo, reducir la velocidad o la intensidad en una cinta de correr, una elíptica o una bicicleta durante los momentos de fatiga garantizaría que el individuo experimenta comodidad y capacidad, no frustración y desesperación. Al centrarse en la calidad del rendimiento, no en la cantidad, la experiencia del ejercicio puede configurarse para apoyar los niveles de confianza, competencia y comodidad que promueven los sentimientos de éxito, independientemente del estado actual de la persona.



Interacciones con la medicación


Dada la medida en que una sola sesión de ejercicio puede inducir placer, inspirar motivación y estimular una sensación de recompensa, la investigación sigue destacando el impacto positivo del ejercicio rutinario como alternativa no farmacológica para controlar la ansiedad y otros trastornos psiquiátricos22. Sin embargo, hay que tener en cuenta la interacción entre los medicamentos reales y el ritmo y la intensidad del ejercicio para los individuos con TEA. Aunque los individuos pueden sentirse capacitados por la libertad de elegir su nivel de intensidad de ejercicio23, las formas de cardio de alta intensidad (véase el ejercicio anaeróbico) podrían provocar falta de aire, hipertensión y dificultades para devolver la respuesta de la frecuencia cardíaca a su nivel de referencia en reposo24.


Durante la realización de ejercicios de cardio o de resistencia, las personas en mal estado físico pueden experimentar niveles elevados de estrés cardiorrespiratorio y cardiovascular, que pueden provocar mareos, vértigos y fatiga de inicio rápido3. Si al individuo se le prescriben medicamentos psicotrópicos para la regulación del estado de ánimo (por ejemplo, depresión, ansiedad) o para el control de la conducta (por ejemplo, agresión, autolesiones), se recomienda encarecidamente a los padres y cuidadores que consulten con el médico que prescribe al individuo antes de participar en el ejercicio para determinar si están contraindicadas las pautas específicas de frecuencia, intensidad, ritmo o duración del ejercicio.


Antes de la participación, deben tenerse en cuenta factores biológicos, psicológicos y contextuales específicos para garantizar que las personas con TEA puedan disfrutar de los amplios beneficios de la experiencia del ejercicio. Sin embargo, dentro de los muchos desafíos que se presentan durante el encuentro con el ejercicio, existen oportunidades de oro para que los individuos con TEA "ejerciten" habilidades de vida adaptativas. Mientras un individuo con sustrato de bajo tono observa la forma biomecánica, tiene la oportunidad de desarrollar fuertes habilidades de autoconciencia. Del mismo modo, en casos de fatiga o hiperestimulación sensorial, surgen oportunidades para que el individuo comunique pro-socialmente sus necesidades.


Cuando las distracciones ambientales en el entorno de fitness provocan impulsividad, el individuo tiene la oportunidad de acceder y aplicar sus estrategias de autocontrol. Cuando el aburrimiento y el desinterés comienzan a aparecer, el individuo tiene la oportunidad de colaborar con un profesional del fitness para diseñar un nuevo programa emocionante que desafíe -y en última instancia mejore- sus habilidades actuales. A medida que la persona participa en el diálogo sobre su encuentro con el fitness, disminuye el aislamiento, aumenta la responsabilidad y tiene la oportunidad de compartir su nueva experiencia con amigos que son nuevos en la experiencia del fitness. Para los padres y cuidadores, crear una experiencia de ejercicio que se centre en las necesidades únicas de comunicación, socialización y procesamiento sensorial de la persona es la clave para replantear el ejercicio, no como una "tarea", sino como un valor fundamental que apoya un estilo de vida sostenible.



Referencias


Sowa, M., & Meulenbroek, R. (2012). Effects of physical exercise on autism spectrum disorders: A meta-analysis. Research in Autism Spectrum Disorders, 6(1), 46-57. doi.org/10.1016/j.rasd.2011.09.001


Kern, J. K., Geier, D. A., Adams, J. B., Troutman, M. R., Davis, G. A., King, P. G., & Geier, M. R. (2013). Handgrip strength in autism spectrum disorder compared with controls. Journal of Strength & Conditioning Research, 27(8), 2277-2281. doi:10.1519/JSC.0b013e31827de068


American College of Sports Medicine. (2011). ACSM issues new recommendations of quantity and quality of exercise. Retrieved from http://www.acsm.org/about-acsm/media-room/news-releases/2011/08/01/acsm-issues-new-recommendations-on-quantity-and-quality-of-exercise


Woodard, C. R., Goodwin, M. S., Zelazo, P. R., Aube, D., Scrimgeour, M., Ostholthoff, T., & Brickley, M. (2012). A comparison of autonomic, behavioral, and parent-report measures of sensory sensitivity in young children with autism. Research in Autism Spectrum Disorders, 6(3), 1234-1246. doi:10.1016/j.rasd.2012.03.012.


Matsuzaki, J., Kagitani-Shimono, K., Goto, T., Sanefuji, W., Yamamoto, T., Sakai, S.,…Taniike, M. (2012). Differential responses of primary auditory cortex in autistic spectrum disorder with auditory hypersensitivity. NeuroReport, 23(2), 113-118. doi:10.1097/WNR.0b013e32834ebf44


Beaver, C. (2011). Designing environments for children and adults on the autism spectrum. Good Autism Practice, 12(1), 7-11.


Samuels, R., & Stansfield, J. (2012). The effectiveness of social stories™ to develop social interactions with adults with characteristics of autism spectrum disorder. British Journal of Learning Disabilities, 40(4), 272–285. doi:10.1111/j.1468-3156.2011.00706.x


Faja, S., & Dawson, G. (2015). Reduced delay of gratification and effortful control among young children with autism spectrum disorders. Autism, 19(1), 91-101. doi:10.1177/1362361313512424


Duckworth, A. L., Tsukayama, E., & Kirby, T. (2013). Is it really self-control? Examining the predictive power of the delay of gratification test. Personality and Social Psychology Bulletin, 39(7), 843-855. doi:10.1177/0146167213482589


McAuley, E., Mullen, S. P., Szabo, A. N., White, S. M., Wójcicki, T. R., Mailey, E. L.,…Kramer, A. F. (2011). Self-regulatory processes and exercise adherence in older adults: Executive function and self-efficacy effects. American Journal of Preventive Medicine, 41(3), 284-290. doi:10.1016/j.amepre.2011.04.014


Reuter, T., Ziegelmann, J. P., Wiedemann, A. U., Geiser, C., Lippke, S., Schüz, B.,…Schwarzer, R. (2010). Changes in intentions, planning, and self-efficacy predict changes in behaviors: An application of latent true change modeling. Journal of Health Psychology, 15(6), 935-47. doi:10.1177/1359105309360071


Williams, S. L., French, D. P. (2011). What are the most effective intervention techniques for changing physical activity self-efficacy and physical activity behaviour—and are they the same? Health Education Research, 26(2), 308-322. doi:10.1093/her/cyr005


Liew, J. (2012). Effortful control, executive functions, and education: Bringing self-regulatory and social-emotional competencies to the table. Child Development Perspectives, 6(2), 105-111. doi:10.1111/j.1750-8606.2011.00196.x


Ng, J. Y. Y., Ntoumanis, N., Thogersen-Ntoumani, C., Deci, E. L., Ryan, R. M., Duda, J. L., & Williams, G. C. (2012). Self-determination theory applied to health contexts: A meta-analysis. Perspectives on Psychological Science, 7(4), 325-340. doi:10.1177/1745691612447309


Puente, R., & Anshel, M. H. (2010). Exercisers’ perceptions of their fitness instructor’s interacting style, perceived competence, and autonomy as a function of self-determined regulation to exercise, enjoyment, affect, and exercise frequency. Scandinavian Journal of Psychology, 51(1), 38-45. doi:10.1111/j.1467-9450.2009.00723.x


Teixeira, P. J., Silva, M. N., Mata, J., Palmeira, A. L., & Markland, D. (2012). Motivation, self-determination, and long-term weight control. International Journal of Behavioral Nutrition and Physical Activity, 9, 22. doi:10.1186/1479-5868-9-22


Gotham, K., Bishop, S. L., Hus, V., Huerta, M., Lund, S., Buja, A.,…& Lord, C. (2013). Exploring the relationship between anxiety and insistence on sameness in autism spectrum disorders. Autism Research, 6(1), 33–41. doi:10.1002/aur.1263


D’Cruz, A. M., Ragozzino, M. E., Mosconi, M. W., Shrestha, S., Cook, E. H. & Sweeney, J. A. (2013). Reduced behavioral flexibility in autism spectrum disorders. Neuropsychology, 27(2), 152-160. doi:10.1037/a0031721