https://www.facebook.com/AutismoVivo0/
top of page

Entrevista con Christian Schaaf y Ferdinand Althamer sobre la oxitocina y el autismo


Periodo crítico: El aerosol nasal de oxitocina puede ofrecer los mayores beneficios en las primeras etapas de la vida, cuando las sinapsis del cerebro pueden remodelarse con mayor facilidad./ Cortesía de markokg / iStock



POR PETER HESS

Fuente: Spectrum | 7/09/2022

Fotografía: Autism Spectrum



Un ensayo clínico de alto nivel publicado el año pasado, en su última fase, moderó las esperanzas de utilizar la oxitocina como tratamiento para los niños autistas


Un ensayo clínico de alto nivel publicado el año pasado, en su última fase, moderó las esperanzas de utilizar la oxitocina como tratamiento para los niños autistas al demostrar que la hormona social no funciona mejor que un placebo para mejorar los comportamientos sociales. Es más, los niveles de oxitocina en sangre no tienen relación con las variantes en los genes que codifican la oxitocina y su receptor, o cerca de ellos, según demostró un análisis posterior de los participantes en ese estudio.


Sin embargo, la oxitocina podría ayudar a las personas con los síndromes de Prader-Willi o Schaaf-Yang, ambos relacionados con el autismo, y el estudio de la hormona en estas poblaciones podría aportar información valiosa a los investigadores del autismo, sostienen Christian Schaaf, profesor de genética humana, y Ferdinand Althammer, investigador postdoctoral del laboratorio de Schaaf en la Universidad de Heidelberg (Alemania). Alrededor del 25 por ciento de las personas con síndrome de Prader-Willi tienen autismo, al igual que hasta el 90 por ciento de las personas con síndrome de Schaaf-Yang.


Schaaf y Althammer esbozaron el camino a seguir en la investigación de terapias con oxitocina para personas con estas afecciones en una revisión publicada en agosto en Translational Psychiatry. Spectrum habló con ellos sobre las lecciones más amplias para el campo del autismo.


Esta entrevista ha sido editada por razones de longitud y claridad. 


Spectrum: ¿Qué le hace pensar que la oxitocina podría ser una terapia adecuada para las personas con los síndromes de Prader-Willi y Schaaf-Yang?


Christian Schaaf: El síndrome de Schaaf-Yang está causado por mutaciones en el gen MAGEL2, que también es uno de los genes que faltan en el síndrome de Prader-Willi. Los estudios que investigan los modelos de ratón de Prader-Willi y Schaaf-Yang en los que se ha eliminado el gen MAGEL2 han mostrado cambios en la señalización de la oxitocina. La oxitocina puede rescatar algunos fenotipos de los ratones knockout de MAGEL2, como los problemas de alimentación y la alteración de la discriminación social, y un estudio histórico de 2017 mostró que la oxitocina intranasal puede mejorar la alimentación y las habilidades sociales en los bebés con síndrome de Prader-Willi.


S: Tras el fracaso del ensayo clínico del año pasado en niños autistas, ¿por qué seguir persiguiendo la oxitocina?


Ferdinand Althammer: El tratamiento con oxitocina intranasal fue muy prometedor en un gran número de estudios clínicos en el pasado. Sin embargo, la dosis, el entorno, los paradigmas y las cohortes de pacientes eran a menudo drásticamente diferentes, lo que hacía imposible una comparación directa. Aunque el fracaso del reciente ensayo de fase 3 supuso una gran decepción para la mayoría, algunos investigadores parecían menos sorprendidos. Como señalaron Charles Ford y Larry Young en su comentario de febrero, el contexto parece ser clave para la terapia basada en la oxitocina para el autismo. Así, parece posible que la oxitocina intranasal sólo sea beneficiosa para un pequeño número de personas en situaciones muy concretas, pero los expertos coinciden en que esta forma de tratamiento debe ir siempre acompañada de una terapia conductual.


S: ¿Cómo afectan a los resultados factores como la edad de los participantes en el ensayo?


FA: Las terapias basadas en la oxitocina parecen tener más éxito en personas jóvenes. Parece plausible que el tratamiento precoz permita remodelar o ajustar ciertos circuitos neuronales durante el desarrollo del cerebro, lo que podría mejorar algunos de los problemas de comportamiento observados. Sin embargo, hay que seguir investigando cuándo empieza o termina exactamente este periodo y qué mecanismo de plasticidad cerebral subyace a este posible fenómeno.


S: ¿Qué debe cambiar en la investigación sobre la oxitocina para el autismo?


CS: Tenemos que abandonar la idea de una intervención terapéutica "única" y centrarnos en una medicina adaptada y específica para cada paciente. El autismo no es una condición única, sino un grupo de condiciones que son genéticamente y de otra manera extremadamente heterogéneas. Algunas personas podrían simplemente no responder a la terapia de oxitocina intranasal en absoluto. Necesitamos nuevos estudios correlativos que tengan en cuenta la etiología genética y las relaciones genotipo-fenotipo. Además, tenemos que preguntarnos: ¿cuándo y cómo pueden responder mejor las personas al tratamiento con oxitocina?


FA: Además, necesitamos investigación básica para comprender mejor los circuitos neuronales subyacentes que responden a la oxitocina intranasal, así como para estudiar el papel de los receptores de oxitocina en los astrocitos, un tipo de célula que se ha pasado por alto durante mucho tiempo en la investigación sobre la oxitocina.


S: ¿Cuáles son los próximos pasos de su equipo?


FA: Estamos investigando el papel de los receptores de oxitocina astrocíticos en ratones modelo MAGEL2 para comprender su contribución a la señalización oxitocinérgica en el cerebro. Además, tenemos previsto descifrar los circuitos cerebrales exactos ¿Cuáles muestran el mayor desajuste de las fibras de oxitocina, los receptores de oxitocina y la subsiguiente liberación de oxitocina en comparación con los animales de tipo salvaje?


Nuestra hipótesis es que ciertos circuitos cerebrales, como el hipotálamo-núcleo accumbens o el hipotálamo-septum lateral, son particularmente susceptibles a los cambios en la señalización de la oxitocina y, por tanto, son estructuras objetivo prometedoras para mejorar los rasgos causados por un sistema oxitocinérgico disfuncional.


CS: Además, recientemente se ha generado el primer modelo de roedor del síndrome de Schaaf-Yang: una rata con una mutación truncadora del gen MAGEL2. Esta nueva rata proporcionará datos sin precedentes sobre el sistema de oxitocina en el síndrome de Schaaf-Yang. La investigación de buenos modelos animales con buena validez de constructo y buena validez facial serán piezas importantes en el rompecabezas de la comprensión del papel de la oxitocina en los síndromes de Prader-Willi y Schaaf-Yang.


Cite este artículo: https://doi.org/10.53053/ETOC2648


https://www.spectrumnews.org/opinion/q-and-a/oxytocin-lessons-from-autism-linked-syndromes-a-chat-with-christian-schaaf-and-ferdinand-althammer/?utm_source=Spectrum+Newsletters&utm_campaign=96e2f5a687-EMAIL_CAMPAIGN_DAILY_20220907_WEDNESDAY&utm_medium=email&utm_term=0_529db1161f-96e2f5a687-169086874



15 visualizaciones0 comentarios
bottom of page