https://www.facebook.com/AutismoVivo0/
top of page

Entrevista con Gavin Rumbaugh


Fotografía de Melanie Metz



POR ANGIE VOYLES ASKHAM

Fuente: Spectrum | 15/12/2022

Fotografía: Melanie Metz



Rumbaugh se ha centrado recientemente en el equilibrio que existe entre la información sensorial y motora en el cerebro, que se altera, según la hipótesis de él y sus colegas, en ratones que carecen de una copia funcional del gen SYNGAP1, relacionado con el autismo.



Palmeras reales y un cielo azul brillante cubren la vista desde el despacho de Gavin Rumbaugh en la UF Scripps Biomedical Research de Jupiter, Florida, donde es profesor de neurociencia. Pero, dice, allí no puede escribir artículos ni conceder subvenciones.


Para escribir sus mejores artículos, se sube a un patinete eléctrico, con una silla de playa, su portátil y lo que él describe como una sombrilla de playa "supervoladora" atada a la espalda. "Voy a la playa, me instalo y escribo durante dos horas", dice.


Rumbaugh no creció en Florida, pero ha adoptado el estilo de vida costero. A menudo cuelga fotos de sus paseos matutinos por la playa en Twitter, y la página web de su laboratorio muestra numerosas pruebas de las frecuentes aventuras al aire libre del grupo. "En términos de conciliación de la vida laboral y familiar, sería muy difícil sacarme de este lugar", afirma.


En su trabajo, Rumbaugh se ha centrado recientemente en otro tipo de equilibrio: el que existe entre la información sensorial y motora en el cerebro, que se altera, según la hipótesis de él y sus colegas, en ratones que carecen de una copia funcional del gen SYNGAP1, relacionado con el autismo.


"Es el viaje al que me ha llevado este modelo", afirma.


Spectrum habló con Rumbaugh sobre la transformación de su laboratorio, sobre estar "asquerosamente enamorado" de su mujer y mucho más.


Esta entrevista ha sido editada en aras de la claridad.


Spectrum: ¿Qué "gran pregunta" impulsa su investigación?


Gavin Rumbaugh: Cuando empecé mi laboratorio, me interesaban los mecanismos bioquímicos de la plasticidad de las sinapsis y el enorme efecto que tiene SYNGAP1 en la actividad sináptica de las neuronas. Ahora la pregunta que impulsa mi investigación es: Para estas formas de un solo gen de las condiciones del neurodesarrollo, ¿qué hacen estos genes que conduce a estos comportamientos? ¿Y qué neurobiología hay en medio?



S: ¿A quién admira?


GR: Oh, vaya. Los genetistas clínicos son los primeros en mi lista ahora mismo. Puedo hacer este trabajo en modelos animales gracias a los notables esfuerzos de estos grandes consorcios que han realizado la secuenciación de pacientes. Por ejemplo, Jacques Michaud, que secuenció los exones de 100 personas con discapacidad intelectual, él y sus colaboradores encontraron a tres personas con mutaciones de pérdida de función en SYNGAP1. Esa fue la primera prueba que relacionaba directamente la discapacidad intelectual no sindrómica con mutaciones de novo en genes del neurodesarrollo realmente importantes. Y luego estos enormes consorcios, como el cofundado por Joseph Buxbaum, han trabajado para secuenciar a unas 60.000 personas autistas.


Y el otro grupo de personas que son mis héroes se dedican a la neurociencia de los sistemas sensoriomotores. En particular, la gente que estudia el sistema del bigote del ratón como modelo. Porque si quieres entender cómo viaja la actividad neuronal por el cerebro para explicar los movimientos sensoriomotores, no hay mejor sistema que el sistema del bigote del ratón. He sido un estudioso absoluto de este trabajo. Es un campo muy amplio, con gente como Carl Petersen, Dan O'Connor y Karel Svoboda.


S: ¿Cómo es un día normal para usted?


GR: Depende del día. Pero un día típico es como hoy, que he escrito durante una hora por la mañana. Ya he tenido unas cuatro reuniones de Zoom. Aún no he almorzado. Y luego creo que voy a tener algo de tiempo de 3:15 a 5:00 para hablar de nuevas ideas con los científicos de mi equipo. Esa es la mejor parte de mi trabajo, hablar de las nuevas ideas.


S: ¿Cuándo y dónde es más productivo?


GR: Soy más productivo en una reunión de grupo con mi laboratorio. Soy una persona verbal, así que la mayor parte de mi creatividad proviene de discusiones en las que fluye la conciencia.


S: Su mujer, Courtney Miller, también es profesora en Scripps, y a menudo trabajan juntos. ¿Cómo lo lleváis? ¿Trabajan en la mesa y cenan en el laboratorio?


GR: Antes era así. Nos conocimos cuando éramos postdoctorales. Yo empecé mi laboratorio primero y ella tuvo que verme pasar por eso. Empezar un laboratorio es muy difícil. Yo no lo volvería a hacer. Yo volvería a la escuela de posgrado. Probablemente volvería a hacer un postdoctorado. Pero nunca volvería a empezar mi laboratorio. Y luego ella tuvo que pasar por lo mismo tres años más tarde, cuando comenzó su propio laboratorio.


Pero nuestro matrimonio se hizo muy fuerte, y nos dimos cuenta muy pronto de que teníamos que reservar tiempo para hablar de ciencia y tiempo en el que pudiéramos ser marido y mujer solamente. Así que hemos aprendido a saber cuándo hablar de ciertas cosas y cuándo no. Estamos asquerosamente enamorados y tenemos habilidades vitales complementarias.



S: ¿Tienen alguna tradición de laboratorio?


GR: Courtney y yo intentamos salir juntos una vez al año y siempre hacemos algo relacionado con Florida. Lo primero que hicimos aquí, en 2011, fue practicar paddleboarding.


Durante lo peor de COVID-19, dije que una vez que pudiéramos, llevaría a todo el mundo en yate, como una forma de mostrar a todos lo mucho que apreciamos el trabajo que hacen. Así que este otoño alquilé uno para cada laboratorio: estos yates de 265 pies con un capitán y un ayudante. Y recorrimos los canales locales todo el día. Aparcamos en el banco de arena con estos dos yates, y luego pusieron este gran chapoteadero que conectaba los dos barcos. Y teníamos estas pequeñas motos de agua eléctricas que podíamos montar alrededor. Fue increíble.


S: ¿Creciste cerca del agua?


GR: Crecí en la Pensilvania rural. En las afueras de Pittsburgh, en una zona de caza de ciervos. Donde yo crecí, todo el mundo cazaba y pescaba. Y estoy a favor de lo que la gente quiera hacer, siempre que no perjudique a nadie, pero no era mi caso. Tengo un alma mucho más californiana y playera.


S: ¿Cuántos correos sin leer hay ahora mismo en tu bandeja de entrada?


GR: Cualquiera que sea el número máximo. [155.762. ¿He ganado algún premio por eso?


Citar este artículo: https://doi.org/10.53053/IKUM4613



14 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page