Formas sencillas de ayudar a los niños con autismo a desarrollar sus habilidades manuales




POR BARBARA SMITH

Fuente: Autism Parenting Magazine | 23/06/2020

Fotografía: Pinterest



El desarrollo de las habilidades manuales es especialmente importante para las personas con autismo, sobretodo en edades tempranas, por lo que hay que cuidar este aspecto en su educación.


Hace casi 30 años aprendí que mi bebé, extremadamente inquieto, se calmaba más cuando se le acurrucaba en mis brazos mientras nos balanceábamos de un lado a otro. Por aquel entonces, aún no había oído hablar de su trastorno neurológico conocido como síndrome de Asperger (parte del espectro autista), que se asocia con sensibilidades sensoriales y dificultades sociales y de comunicación. Sin embargo, como terapeuta ocupacional, ya entendía cómo las respuestas atípicas a las sensaciones repercutían en el aprendizaje y el desarrollo motor, concretamente en la capacidad motora fina para tocar, agarrar y manipular objetos.


Mi hijo desarrolló muy buenas habilidades manuales y le encanta la robótica. Sin embargo, muchos niños del espectro autista responden a las sensaciones -lo que ven y sienten- de maneras que interfieren con el aprendizaje de las habilidades funcionales de la mano, como cerrar botones, cortar en una línea y escribir. Por ejemplo, un niño puede:


  • Agitar las manos y girar al entrar en una cafetería abarrotada en lugar de abrir los recipientes del almuerzo y comer

  • Abrir y cerrar repetidamente las tijeras o tapar un rotulador durante la clase de arte

  • Negarse a lavarse las manos o a tocar la pintura, el pegamento u otras sustancias pegajosas.


Los niños con autismo suelen encontrar calmantes los comportamientos repetitivos. Esto es bueno. Sin embargo, es un problema cuando el niño es incapaz de dejar de pasar la arena por los dedos para aprender las habilidades más avanzadas de palear la arena en un cubo o darle forma de esfera. Los movimientos repetitivos de las manos, llamados "estereotipias", pueden interferir en el aprendizaje.


Las actividades con las manos, como jugar al tira y afloja o construir un muñeco de nieve, proporcionan una presión profunda y fuerte que estimula los músculos y las articulaciones. Los niños con autismo suelen anhelar este tipo de estimulación, por eso mi bebé se calmaba cuando se le abrazaba. También es la razón por la que los niños se estrellan contra los cojines, duermen mejor cuando utilizan una manta pesada y les gusta que una mascota pesada se tumbe encima de ellos. Las actividades con las manos también pueden elegirse o adaptarse para proporcionar una presión profunda cuando los niños aprietan, tiran o empujan materiales. Este tipo de estimulación sensorial les ayuda a comprometerse, a utilizar sus manos y, al mismo tiempo, a disminuir la sensibilidad al tacto.





Adaptemos primero el entorno


Los niños con autismo suelen distraerse fácilmente. Es posible que se concentren mejor si llevan fundas para los oídos que amortigüen los sonidos. Los auriculares o un sistema de sonido con ruido "blanco" o música relajante pueden ayudar a ahogar los sonidos de distracción. Considere la posibilidad de utilizar lámparas de mesa que iluminen directamente los materiales en lugar de la iluminación superior. Muchos niños con autismo son especialmente sensibles a las luces fluorescentes. Ofrezca opciones de asiento o de posición como:


  • Pecho en el suelo, apoyado en los antebrazos o sobre un cojín con las manos, las rodillas y los pies llegando al suelo

  • De pie o de rodillas ante una mesa

  • Sentado en un balancín, silla deslizante, columpio u otro aparato de movimiento o utilizando un cojín que se mueva, rebote o vibre.

  • Sentarse a horcajadas en una silla mirando hacia atrás permite al niño apoyar los brazos en el respaldo de la silla


Explora qué experiencias sensoriales especiales y divertidas puedes crear que tu hijo asocie con el uso de sus manos. Algunas sugerencias son:


  • Oler incienso u otros aromas

  • Llevar una bolsa o chaleco con peso

  • Masticar chicle o chupar una botella de agua

  • Sentarse en un saco de arena

  • Usar juguetes que se iluminan mientras se juega en un área oscura


Mantenga estos "momentos especiales" breves y las actividades fáciles para que su hijo tenga éxito. Algunos niños prefieren un temporizador visual o un horario para saber cuándo terminan las actividades. Luego, termine con un regalo sensorial, tal vez un tiempo en un trampolín o enrollándose dentro de una manta.



Adaptaciones de apretar, tirar y empujar


Los juguetes para apretar pueden comprarse o hacerse en casa llenando un globo resistente con plastilina. Anuda el extremo y luego insértalo dentro de un segundo globo para hacerlo más resistente. También hago lo que llamo "calcetines sensoriales". Se hacen rellenando calcetines con uno o más de los siguientes materiales y luego anudando o cosiendo los extremos de forma segura:


  • Arena (ponla dentro de una bolsa de plástico primero si te preocupa que se filtre)

  • Trozos de espuma, cacahuetes de embalaje, plástico de burbujas

  • Canicas, centavos, campanas o cuentas



Actividades de inserción y pilas de anillos


Los "calcetines sensoriales" pueden introducirse a través de una abertura en la tapa de un recipiente grande (pruebe con un cubo de arena para gatos o de detergente). Haga el agujero lo suficientemente pequeño como para que su hijo tenga que hacer fuerza para empujar los calcetines u otros juguetes para apretarlos. Los "calcetines sensoriales" pueden convertirse en "anillos sensoriales" cosiendo el extremo abierto del calcetín sobre el extremo de los dedos. Luego, estos anillos pueden colocarse en una pila de anillos, utilizarse en juegos de lanzamiento o simplemente llevarse dentro de las palmas. Los niños que se niegan a meter las manos directamente en los recipientes sensoriales pueden tolerar mejor la manipulación de los calcetines y anillos sensoriales. Otra actividad sencilla de hacer y apretar consiste en dar de comer a la pelota "Harry el Hambriento". Se hace dibujando una cara en una pelota de tenis y cortando una hendidura para la boca. El niño aprieta la pelota con una mano mientras introduce pequeños objetos en su boca con la otra. Los objetos, como los centavos que se muestran en la foto adjunta, se pueden presionar en un globo de masilla para que el niño tenga que sacarlos antes de alimentar a Harry.



Clasificadores de formas


Los clasificadores de formas adaptados requieren usar la fuerza para empujar las formas a través de una abertura. Pueden hacerse cortando agujeros en botellas de detergente u otros recipientes de plástico, haciendo los agujeros lo suficientemente pequeños como para que los objetos tengan que ser empujados. Prueba a hacer agujeros que permitan a tu hijo empujar:


  • Bolas pequeñas a través de una abertura redonda

  • Bloques a través de una abertura cuadrada

  • Dominós a través de aberturas rectangulares



Adaptaciones para encordar


A muchos niños les encantan los juguetes de construcción (como los LEGO o los TinkerToys) que requieren fuerza para empujar y separar las piezas. Las actividades de encordado y cordón pueden adaptarse para que el niño también tenga que empujar y tirar utilizando tiras gruesas de tela en lugar de cuerda. Haga nudos a lo largo de la tela y pegue cinta adhesiva de colores en la punta de la tela para que sea más fácil de agarrar. A los niños con problemas de coordinación les resultará más fácil ensartar pequeños anillos en lugar de cuentas. A mí me gusta cortar formas planas de donuts en envases de plástico para poder recortar el tamaño del agujero según las capacidades del niño. Ata una anilla grande a la parte inferior de la tela para que las anillas pequeñas no se caigan.



Añadir vibración


A muchos niños les encanta la vibración y se sienten más motivados para realizar actividades de motricidad fina cuando los materiales se agitan. El sonido también les ayuda a concentrarse en lo que tienen en las manos. Se puede utilizar un bolígrafo o un cepillo de dientes que funcione con pilas:


  • Colocándolo dentro de un clasificador de formas o un contenedor de inserción

  • Colocándolo en la punta de una tela utilizada para ensartar

  • Introduciéndolo en la parte superior de una pila de anillos hecha con un tubo o un fideo de natación


Éstas son sólo algunas de las adaptaciones sensoriales que pueden motivar a su hijo a realizar actividades con las manos. Ahora es el momento de apretar, tirar y empujar.


Este artículo apareció en el número 55 de la revista Celebrating with the People We Love:


https://www.autismparentingmagazine.com/issue-55-celebrating-with-people-we-love/


https://www.autismparentingmagazine.com/simple-ways-help-kids-autism-hand-skills/


Entradas Recientes

Ver todo