La importancia de saber expresarse




POR JUAN FRANCISCO RODRÍGUEZ PÉREZ

Fuente: Autismo en vivo | 10/06/2021, Madrid, España

Fotografía: Pixabay



Saber expresarse puede equivaler a tener más puertas abiertas que pueden ayudar al TEA que le pueden servir para poder avanzar en la vida. Pues saber expresarse no es simplemente escribir en Internet así sin más, no…


Introducción

Puede que un artículo así pueda sonar absurdo, en especial cuando las tecnologías de la información ayudan a que las personas, con o sin TEA, a que expresen lo que sienten para así evitar que una gran cantidad de energías negativas les consuman, haciendo que esto afecte a su salud mental y emocional.


Sin embargo, aunque se agradece a las propias tecnologías que las propias personas, especialmente las que tienen problemas para poder hacerlo físicamente, puedan saber expresar sus sentimientos y emociones, todavía existe una gran cantidad de gente en el cual, piensa que saber expresar sus sentimientos vale cualquier cosa, incluso si aquello conlleva a que las otras personas se sientan ofendidas (Y con razón) de ciertos comentarios o dichos que dicen ciertas personas. Y acá la cuestión no es tanto si el que lo escribe o expresa tiene la razón o no. Más bien tiene que ver con la forma de hacerlo, forma en el cual, puede impactar de una forma muy significativa en la imagen que se tiene de esa persona…



Lo que se expresa, puede ser un reflejo de la realidad del interior de la propia persona

Salvo en el caso de que sean narcisistas perversos o de psicópatas integrados en el cual, entrenan sus discursos que están fuera de la realidad de lo que realmente son a niveles inimaginables para las personas empáticas, generalmente, lo que uno expresa, normalmente es un reflejo de cómo es la persona en realidad.


Me explico, supongamos que ambas personas están de acuerdo con que la sociedad que tenemos es clasificada como una narcisista. Una en el cual, se incita a premiar los comportamientos abusivos de los altos mandos que dan más prioridad a que la gente se comporte de manera destructiva y abusiva con los demás, y que, en el caso de que ambas personas sean autistas, los dos saben que ellos quieren excluir el propio autismo de la sociedad dado que los propios altos mandos consideran toda clase de discapacidad y neurodiversidad como amenazas a su yo grandioso debido a que ellos mismos se ven como dioses en el cual, la vulnerabilidad y la debilidad no va con ellos, y… al tener contacto con algo o alguien que les hace recordar uno de esos dos elementos, explotan despiadadamente como una forma de salir de su vacío emocional de carácter afectivo y moral.


Ahora, asumiendo que ambas personas quieren expresarlo mediante sus puntos de vista. Y el resultado sería el siguiente:


Tenemos que insistir en hacer ver a la gente que el autismo, ni es algo a lo que debemos combatir como tanto insisten, y tampoco es algo que implique a que la gente carezca de empatía como la sociedad ha hecho ver desde hace mucho tiempo. Somos personas con una visión diferente de la vida y hay que hacer comprender que, no todos siguen los estereotipos que hay impuestos en la sociedad.

Esta sociedad normotípica nos abandona, nos ningunea, nos margina. Todos los días somos acosados, abusados, maltratados, ninguneados, exiliados… y no nos podemos quedar de brazos cruzados mientras que los neurotípicos se dedican a pasar de largo de nosotros. Tenemos que seguir con esa lucha y hacerles ver que, todo lo que nos pasa, es culpa de ellos. Nosotros no tenemos la culpa de que nos excluyan de la sociedad, y lo haremos ver así.

Ambos tienen el mismo mensaje, ambos tienen como propósito quejarse y hacer ver que la sociedad narcisista es una sociedad que incita a la intolerancia a lo que es diferente y que, en los dos casos, hay que esforzarse para que la gente que no se vea influenciada por los pensamientos narcisistas de los que están en la cúspide del poder vean que no todo es lo que ellos pintan. Sin embargo, ¿Cuál es la diferencia entre ambos mensajes?


El primer mensaje, a pesar de que el sujeto, en lo personal, pueda estar muy mosqueado y molesto con lo que pasa en la sociedad, refleja una actitud de liderazgo, una actitud positiva que va a hacer que la gente y también refleja inteligencia emocional, un valor del que realmente es muy poco valorado en la sociedad narcisista en la que estamos. Tener a alguien que, además de ser un buen líder, es capaz de contenerse emocionalmente, aunque pueda tener unos defectos verdaderamente inquietantes en el ámbito privado, al menos se podrá interactuar sin temor a que pase algo grave a la hora de relacionarse con esa misma persona.


Pero, el segundo mensaje, además de mostrar ya una agresividad verdaderamente preocupante, lo que demuestra la persona en sí es que él mismo no es capaz de responsabilizar de lo que le pasa… y acá no estoy hablando de que él sea el responsable de sufrir los abusos que él tuvo en el pasado, pues nadie merece sufrir abuso, sea quien sea. Más bien se trata de alguien que no se responsabiliza de sus reacciones ante las cosas. Y, es más, esa persona, en un momento de estrés, probablemente estalle de ira y de odio al tratarse de alguien cuyas carencias emocionales y psicológicas son notables en su personalidad.

Conclusión

Aquí no se trata tanto de ser perfecto a la hora de hablar con los demás; tampoco se trata de estar pensando de forma obsesiva en tener miedo de cometer un error ya que los errores forman parte del aprendizaje. Sin embargo, la diferencia entre saber controlarse y proyectar sin filtros todos nuestros sentimientos negativos, pese a que, no necesariamente nos va a implicar estar completamente solos en la vida, sí que implica estar con un tipo de público que quiere más a un tipo de persona u otro… siendo, en el caso del primer mensaje, de gente emocionalmente sana que está dispuesta a aprender de los demás para así mejorar en la vida en todos los aspectos mientras que, en el caso del segundo mensaje, tiene como propósito reunir a gente tóxica en el cual, solo se junten porqué se sientan identificados con esos ideales de odio y victimización.


También, el saber expresarse bien, va a ser un buen repelente para psicópatas integrados, sociópatas y narcisistas perversos o malignos ya que ellos no estarán dispuestos a tolerar la asertividad, mientras que el no saber expresarse bien va a implicar ser el objetivo de un sinfín de manipulaciones en el cual, puede que esa persona acabe ensuciando las manos por la causa… de una forma de la que no habría deseado en la vida hacerlo.


Entradas Recientes

Ver todo