La necesidad de establecer el Contacto Cero por parte de un TEA




POR JUAN FRANCISCO RODRÍGUEZ PÉREZ

Fuente: Autismo en vivo / 27/12/2020, Madrid, España

Fotografía: Pixabay



El Contacto Cero es el arma definitiva para que un TEA pueda dar el paso para salir de las garras del abuso, especialmente cuando está en una situación muy delicada con un depredador emocional que le impide tener una vida estable…


Introducción


Tal vez se haya oído hablar del Contacto Cero, algo de lo que algunos profesionales que saben del abuso emocional lo recomiendan hasta la saciedad. No obstante, si no se ha oído del término Contacto Cero como tal, pero sí a través de otras frases que impliquen decir en plan “Oye amigo, tienes que cortar toda relación con esa persona, ¡Te está perjudicando en extremo!”, expresándolo de una forma algo chocante y sin dar muchas explicaciones, también podría valer.


Sin embargo, a pesar de toda esa necesidad obsesiva de cortar por lo sano, en este artículo voy a explicar lo que es en sí la naturaleza del Contacto Cero para que los mismos TEA, en lugar de verse como seres que tienen que “sacrificar” relaciones de cualquier tipo, que lo vean como una forma de salvaguardar sus vidas, especialmente cuando se habla de cortar por lo sano con personalidades abusivas.



¿Qué es el Contacto Cero?


El Contacto Cero, tal y como dice el nombre, implica no tener contacto de ningún tipo con la otra persona. Es decir, no tener contacto de ningún tipo en el sentido de no hablar con él, no mirar a él, no tener que buscarlo bajo ningún concepto, incluyendo, con la moda de las redes sociales, no ver sus perfiles sociales de ningún tipo. Incluso, en la propia Internet, implica, si esa persona quiere dirigirse hacia nosotros mismos, bloquearla de todos los rincones del planeta Tierra para evitar cualquier clase de relación o conversación con esa misma otra persona.


Puede sonar exagerado, puede sonar extremo. Y es cierto, esto no es algo que se deba aplicar tan a la ligera ya que el Contacto Cero, como su nombre indica, es borrar de la vida de uno mismo a la otra persona, lo cual, mal usado, puede llevar a cabo una muy mala pasada, pudiendo traer una sensación de arrepentimiento en el que, ocasionalmente, puede ser imposible de borrarlo.


Sin embargo, nunca va a sonar exagerado aplicar el Contacto Cero cuando se trata de personalidades abusivas. Es decir, de narcisistas, sociópatas y de psicópatas, junto con otra clase de gente tóxica que, aún no teniendo el Trastorno de la Personalidad Narcisista o Antisocial, puedan ser lo bastante dañinas para la vida de uno mismo, y… seamos sinceros. Cuando hay que establecer límites, se establecen. Y ya ahí da igual las consecuencias de nuestros actos.


Nuestra integridad, nuestra salud mental y nuestra salud emocional es mucho más importante que estar en un entorno social en el cual, el abuso, el maltrato y la arrogancia y el egocentrismo son más importantes que el respeto por la vida de los demás, incluyendo, siendo esta página una de autistas, el respeto por el autismo, siendo un reflejo muy claro de querer tergiversar a toda la humanidad por parte de los mismos depredadores para que se sientan como un dios en el mismo planeta donde estamos todos… y claro, quieren hacerlo porqué sus necesidades de poder y control son enfermizas.


Simplemente, lo que pasa en la sociedad es que, al tratarse de una sociedad narcisista en el cual, no se enseñan conceptos muy básicos de supervivencia, como lo es por ejemplo el saber decir No, el no querer estar con ciertas personas porqué nos incomodan… o peor aún, nos incitan a estar con esas personas abusivas al considerarse como un “ejemplo a seguir” de la sociedad, lo que sucede es que establecer los límites está tan muy mal visto que, cuando alguien tiene la valentía de cortar por lo sano, la misma sociedad se encargará personalmente de explotar al máximo a esa persona para así hacer ver que eso es algo considerado como un tabú de carácter imperdonable, llevando a cabo consecuencias devastadoras como lo es por ejemplo la fobia social.


Y ahí sí puede decirse de fobia social porqué, el problema no es tanto el que la otra persona estableciera el Contacto Cero con verdaderas personalidades perversas y malignas. El problema reside en que estos depredadores emocionales se han encargado de tergiversar todo lo que pisan para ponerlo todo en contra de la otra persona que ha establecido el Contacto Cero al considerar ese mismo concepto como un desafío a su grandiosa autoridad cuyo castigo sería lo más similar a la pena capital.


Puede sonar muy extremo todo esto, pero cuando se habla de personalidades carentes de empatía, se habla de seres megatóxicos que creen que el resto de la humanidad son sus esclavos incondicionales cuyo único propósito en la vida es obedecerles sin importar lo que les pase, y que… si alguien los desobedece, sea o no intencionado, destruirlo de la forma más despiadada y cruel que puedan imaginarse debido a su excesivo sentido del derecho.


No obstante, para suerte de muchos autistas, con la epidemia de narcisistas, sociópatas y psicópatas, junto con otra clase de variantes de depredadores emocionales, cada vez se está haciendo más eco de la necesidad imperativa de establecer el Contacto Cero. Y es principalmente porqué cada vez se está visibilizando la oscura realidad de estos mismos vampiros emocionales; vampiros emocionales en el cual, explotan a los demás en la red para disfrutar de ellos los sentimientos de sufrimiento, dolor, hundimiento y humillación, algo de lo que realmente se alimentan como del respirar del aire que hay en el mismo planeta. Por supuesto, los abusos que estos hacen en la sociedad provocan en los empáticos que hay en todo el mundo (Y que, a su vez, han sido abusados) hagan cada vez más visibilidad de esa oscura realidad al tratarse de una verdadera amenaza para toda la sociedad en general, y no solo para los mismos autistas, pese a que estos últimos sean los más abusados con diferencia.


Por ese mismo motivo, cuando un autista vea la palabra Contacto Cero, no debería sentirse… ni intimidado, ni con mucho miedo por oír esa palabra. Al revés, debe tomarlo como una bendición ya que, como comenté antes, el Contacto Cero, empleado de buena gana y ante situaciones que peligren nuestra propia integridad personal, es una muy buena medicina para la misma integridad personal como para la salud mental y la salud emocional de uno mismo.



Pero establecer un Contacto Cero no es tarea sencilla

Por mucho que una persona de cualquier tipo, con independencia absoluta de tener un TEA o no, deba hacer el Contacto Cero, por desgracia, no es una tarea sencilla.


No es una tarea sencilla debido a que, generalmente, los maltratadores y los abusadores se encargan personalmente de enganchar a todas las personas que le rodean para que lo idolatren y lo adulen en extremo, aunque luego esas personas que se han enganchado a estos mismos maltratadores, cosa de la que, por supuesto, es mucho más notable en la relación de pareja que en una relación de cualquier tipo, principalmente porqué en una relación de pareja, uno comparte su vida con la otra persona, y… créanme, compartir la vida con un maltratador es uno de los sinos más funestos que uno puede toparse en su vida, pudiendo sufrir verdaderos episodios de dolor y sufrimientos un tanto extremos que, incluso no habiendo sido acosados o abusados en el pasado, sufren las secuelas del abuso con un nivel mucho mayor que el que ha podido llegar a sufrir un TEA.


Siguiendo con el tema, no es tarea sencilla ya que el Contacto Cero no solo implica cortar toda clase de relación con el abusador. También implica, si la situación lo requiere, cortar la relación con todas las personas que estén de lado del abusador, tanto si son otros maltratadores como si son gente convencida de la imagen impecable que tienen ellos. En los casos más extremos, puede incluso afectar a la propia familia de la víctima en cuestión, pudiendo ser un verdadero hervidero de odio en su propio hogar. Odio en el cual, lo ha proyectado el maltratador en la gran mayoría de los contactos comunes con su víctima, para que ese odio se dirija hacia la víctima para así, de una forma u otra, se convierta en un suplemento que le permita poder apaciguar sus vacíos personales para así poder sentirse mejor a costa de la vida del otro.


Y un maltratador, si ha llegado a destruir la vida del otro, sea o no independiente de ser un TEA, no dudará en seguir explotando a los demás de la misma forma ya que un abusador, refiriéndose principalmente, por supuesto, a narcisistas, sociópatas y psicópatas, es un verdadero drogadicto de abusar de los demás. Tan fuerte es la adicción que tiene un ser perverso de destruir a los demás que, si siente que su oportunidad de destruir a la otra persona, no dudará en explotarlo al máximo ya que la destrucción del otro es el alimento del que precisa, exactamente igual que si fuera como el respirar, siendo una persona increíblemente obsesiva en destruir a sus víctimas al verse como un dios cuyos derechos están por encima de lo “normal”.


Pero esto no es solo a lo que tiene que enfrentarse una víctima del abuso emocional. También tiene que enfrentarse a lo que es a su vez la justificación del maltrato hacia su propia persona hasta el punto de que otras personas, sin ser maltratadoras, hagan uso también de la violencia al considerarlo como un paria auténtico de la sociedad. Esto hace, que el mismo maltratador, normalice su barbarie de destruir a todos sus competidores para llevar a cabo una sociedad en el que tener el poder implique respeto, orgullo, dignidad y autoridad mientras que no tener el poder significa obedecer a la otra persona sin rechistar de ningún tipo, llevando a cabo un proceso de despersonalización para convertirlo en un esclavo. Esto es, efectivamente, la misma víctima tiene que enfrentarse a un entorno en el que lo único que importa son las relaciones amo-esclavo en base al poder que tienen estos maltratadores para así poder destruir por completo a todos los que se le opongan para así poder tener la seguridad absoluta de que nadie les va a hacer nada… a costa de mermar por completo la autoestima de todos lo que le rodean al tratarse de un vampiro emocional.



¿Y cómo sería de complicado para un TEA establecer el Contacto Cero?

En la sociedad, muchas personas consideran el autismo como el sinónimo de ser asocial y huraño, pudiendo, desde la ignorancia, considerándolo una “enfermedad” en el cual, hay que purgarla mediante la curación y otras metodologías que tienen como propósito despersonalizar a los mismos autistas para que se conviertan en los meros títeres de la sociedad… pues a estos maltratadores, no les interesa que los demás piensen; pues de surgir ese escenario, aquello le supondría una amenaza a su yo grandioso.


Y ojo, como detalle a tener en consideración, no siempre los maltratadores tienen que ser automáticamente narcisistas, sociópatas y psicópatas pese a ser los más peligrosos de todos ellos, refiriéndose principalmente a ellos mismos, hecho está. Aunque en otros artículos hablaré de como las personas que no son depredadores también pueden convertirse en abusadores, pudiendo incluir a otros TEA, aquí se habla principalmente de los mismos vampiros emocionales dado que una de las mayores amenazas de la sociedad reside en la gran cantidad de ellos, siendo también muy importante visibilizar la presencia de estas personalidades destructivas para así evitar, para dar un ejemplo, que un TEA, a los 15 o 16 años, esté saliendo con un perverso narcisista para, de repente, tener hijos con él, y… con el tiempo, ser un esclavo permanente de la otra persona por tener un hijo con una personalidad potencialmente nociva y peligrosa para los demás.


La mala imagen del autismo tanto por causa de la ignorancia como del interés que tienen estos depredadores de tener un colectivo del que abusar de forma “gratuita” hace que establecer el Contacto Cero pueda ser una dificultad mucho mayor para un TEA ya que estas personalidades abusivas pueden valerse de los defectos del autismo para así poder estallarlos emocionalmente hasta que no puedan más, pudiendo hasta tener un placer mucho mayor en destruirle por completo la vida al tener una sociedad que justifica el maltrato a alguien al que consideran una amenaza al considerar, por parte de los ignorantes, el mismo autismo, como los responsables de causar en los demás rasgos asociales.


Lógicamente, se sabe de sobra que el autismo, ni hace que los demás dejen de socializar con el resto de la humanidad, ni tampoco es una enfermedad que contagia en base a dañar las habilidades sociales de las otras personas. Sin embargo, mentiras tan grandes como estas es de las que se valen los narcisistas, sociópatas y psicópatas para así poder tener “elementos” de los que sustentarse de la forma más vil y cruel posible ya que su obsesión en destruir a toda la humanidad está por encima de todo… incluso del mismo respirar.


No solo estas personalidades abusivas no van a tolerar ni permitir que los autistas salgan de las secuelas del abuso ya que les interesa en extremo que estén así para abusar hasta, si fuera el caso, que dejen de vivir para así poder haberse dado un banquete de emociones negativas con todo el abuso que ellos desatan en los autistas. Tampoco van a consentir que estas personalidades abusivas que los demás acepten el autismo como un elemento de la diversidad cerebral debido a que su orgullo tan enfermizo y extremo de ser un dios les impide aceptar y tolerar lo diferente, teniendo en su cabeza el gran sentido del derecho de manipular, maquinar, tergiversar, someter, controlar y dominar a toda la humanidad, queriendo erradicar todo lo que ellos consideren como un error enfermizo e inaceptable de la humanidad, siendo un ejemplo, pero no el único, la misma discapacidad en todos los aspectos. Es decir, físicos, mentales, o… en el caso del autismo, social.



Consejos para que un TEA establezca el Contacto Cero

Como los mismos maltratadores, no solo se van a esforzar en extremo en destruir al TEA hasta la médula, sino que también se encargarán de que ellos no puedan recuperarse para así poder alimentarse emocionalmente de él hasta que dejen de tener fuerzas para avanzar en la vida, lo primero que hay que hacer en ese aspecto es darle una salida viable al abuso. Y cuando se trata de dar una salida viable al abuso, aunque pueda ser, en ocasiones, que el TEA en cuestión se desplace de un lugar a otro, es que él pueda estar en un entorno a gusto donde pueda estar fuera de las secuelas del abuso para así poder llevar a cabo su proceso de la recuperación del abuso emocional.


Tan importante es para un TEA salir de las garras del abuso que, de una forma u otra, lo que el TEA se juega es su propia vida. Pues no hay que olvidar que el mayor triunfo de un narcisista perverso, un sociópata o un psicópata es que la otra persona se quite la vida mediante el maltrato… o peor aún, que esa misma otra persona se muera, ya sea causándole un infarto con escenas absolutamente aterradoras para cualquier persona cuerda, pero que están dentro de la mentalidad de un psicópata, sociópata o narcisista maligno… pudiendo, en el peor de los casos, asesinarlo. Y, aunque bien es cierto que la gran mayoría no llegan a matar directamente a sus víctimas ni tampoco a agredirlas físicamente dado que no les hace falta, en el caso de que les hiciera falta, la cara auténtica de ser un leopardo que va a devorar a su víctima puede incluso causar traumas, si hubiera de testigos, hecho está, en las otras personas que no han sido abusadas al haber tanta maldad concentrada en un ser perverso como lo es un vampiro emocional.


Otro consejo que se puede dar al TEA para poder establecer el Contacto Cero es estar bloqueando tanto los contactos existentes que sean abusivos como configurar las mismas redes sociales para, de una forma u otra, evitar que nuevas introducciones de contactos entren sin la supervisión de la otra persona, todo ello para prevenir cuentas falsas de estas personalidades abusivas que tienen como propósito destruir a su presa.


Si la cosa, aún así, llegara a más, otra posibilidad sería por ejemplo borrar todas las cuentas de redes sociales y crearse nuevas cuentas de correo para así evitar que estas personalidades abusivas supieran de los movimientos que estos hacen. También se apreciaría, si fuera el caso, el revisar con un antivirus de cualquier tipo, y siempre con el consejo de alguien que sepa de informática para prevenir cualquier introducción de malware u otra clase de virus que tienen como propósito prevenir cualquier movimiento de espionaje por parte de estas personalidades perversas para así poder llevar a cabo el Contacto Cero de forma tranquila.


Si estas personalidades malignas, aún haciendo con todo esto, no descansan en su cometido de abusar para destruir por completo a la otra persona, lo más sensato en ese aspecto es recurrir a las autoridades para, de una forma u otra, pedir ayuda legal, y SIEMPRE BUSCANDO UN ABOGADO QUE SEPA DEL TRASTORNO DE LA PERSONALIDAD NARCISISTA O ANTISOCIAL para así evitar tener la muy desagradable sorpresa de que la otra persona, haya manipulado al abogado del TEA que supuestamente lo va a defender para así prevenir una desagradable escena de culpabilizar a la propia víctima de algo que no ha hecho.


Puede que todo esto pueda sonar extremo hasta el punto de que uno parece haber salido de un manicomio. Algo de lo que personalmente comprendo desde la perspectiva de aquellas personas que no saben del tema de narcisismo, sociopatía o psicopatía.

Sin embargo, el Contacto Cero no es algo exagerado cuando estamos hablando de seres megatóxicos en el cual, su único propósito en la vida es ir causando caos y destrucción donde vayan por ahí, en el 95% de los casos sin saber quién lo ha causado dado que ellos, al ser extremadamente desconfiados e inseguros, necesitan de manipular y de maquinar para poder desestabilizar a todos los que se le opongan para destruir en extremo a sus víctimas para así poder desahogarse de toda esa sed tan extrema que ellos tienen de destruir a los demás, siendo un perfil extremadamente peligroso del que hay que huir dado que son seres megatóxicos cuyo cerebro es más el de un leopardo que está suelto en medio de la ciudad que el de un ser humano empático y social.


Huir de estas personalidades megatóxicas no es considerado como un acto de cobardía. Al contrario, es algo mucho más sensato de lo que otros ignorantes del tema dirían, especialmente cuando estas personas comunes están mucho más pendientes de lo que hacen estos seres perversos que de sí mismos, siendo el concepto de “persona normal” como de alguien despersonalizado indirectamente por un narcisista, sociópata o psicópata para convertirlo en su esclavo, pese a que esa persona en cuestión no haya sufrido las secuelas del abuso debido a que su rol en la vida de un depredador es, o bien la de un espía de él mismo, o bien la de un miembro de su club de fans personal cuyo único propósito es alabarlo y adularlo para evitar que se sienta mal en todo momento.


De hecho, el que un TEA haga el Contacto Cero a un depredador es un acto de valentía mucho mayor que ser un alfa dominante en un grupo de adolescentes o de adultos prematuros en el sentido de que este se haya hecho un valiente en base a agredir y apalizar a cualquiera que le desafiara en su posición de ser el más fuerte y poderoso del grupo en sí. Y esto es así ya que los narcisistas, sociópatas y psicópatas, desde hace muchos años, han tergiversado la sociedad para que ellos puedan ser mucho más aceptados que las otras personas, teniendo como consecuencia una sociedad de la que, claramente, es clasificada como narcisista al haber manipulado a toda la sociedad para que estas mismas entidades megatóxicas puedan abusar de quien sea y como sea… sin que nadie les diga nada ni les reclame su comportamiento abusivo.



Entradas Recientes

Ver todo

Miradas

Buzón de preferencias

Al suscribirte estás aceptando nuestra política de privacidad

Al rellenar formularios estás aceptando nuestra política de privacidad

  • Instagram
  • White Facebook Icon

© 2023 by TheHours. Proudly created with Wix.com