La prevalencia del autismo en EE.UU. aumenta a medida que se reducen las diferencias raciales