Las chicas con autismo y su ciclo menstrual




POR RON MALCOLM

Fuente: Autism Parenting Magazine | 07/09/2021

Fotografía: Pixabay.com



Como padre o madre, puede preguntarse cómo abordar el tema de la menstruación con su hija con autismo.


Aquí tienes 10 sencillos consejos que pueden ayudarte a manejar esta conversación tan importante.



1. Inicie la conversación a tiempo


El autismo no afecta al momento en que las niñas comienzan a menstruar. Sin embargo, su hija con autismo puede tardar más en adaptarse y necesitar apoyo adicional para manejar todo. Es importante que usted, como padre, inicie esta conversación con su hija desde el principio. No espere a que se produzca. Su hija autista manejará mejor la situación si es consciente de los hechos y sabe que puede depender de usted para recibir ayuda si la necesita.



2. Relájese


Tu hija percibirá tu estrés o tu reserva con respecto a las conversaciones sobre la menstruación. No te sientas incómoda. Es una parte natural de la vida de tu hija. Relájate y tranquiliza a tu hija diciéndole que es algo natural y que no hay de qué preocuparse. Asegúrate de que tu hija sepa que siempre estás disponible para responder a cualquier pregunta o preocupación.



3. Ir de compras


Involucre a su hija autista en el proceso de compra de todos los artículos necesarios para su periodo. Lleve a su hija de compras y explíquele los diferentes productos disponibles, como compresas y tampones. Deje que ella decida cuál es el mejor para ella. Considera también la posibilidad de comprar ropa interior a prueba de la menstruación que pueda usar mientras se adapta a ella.



4. Hablar con otras chicas


Trabaja con la profesora de tu hija, la orientadora o la enfermera del colegio para ver si hay alguna forma de reunir a un grupo de chicas para hablar de la menstruación. Mantener conversaciones con compañeras de la misma edad es una forma estupenda de que tu hija con autismo no sólo practique sus habilidades sociales, sino que también obtenga la información que necesita en un entorno seguro. Muchas niñas se apoyan en otras para obtener información significativa sobre su ciclo menstrual. Su hija con autismo puede no ser diferente.



5. Reglas sociales


Mantén una conversación abierta con tu hija sobre las normas sociales relativas a la menstruación. Su hija necesita saber que es algo de lo que no se suele hablar abiertamente en el colegio o que no se saca a relucir con los chicos en la clase. Puede que se pregunte por qué está bien hablar de ello con su padre y no con los chicos del colegio. Aunque no quieres que tu hija se sienta avergonzada o desarrolle un sentimiento de vergüenza por su periodo, puede que tengas que trabajar con ella para que entienda cómo la sociedad ve la menstruación como un tema privado.



6. Eduque a su hija


Habla con tu hija para asegurarte de que conoce y entiende el proceso por el que pasa su cuerpo cuando menstrúa. Hay muchos libros estupendos que pueden leer juntas para preparar a tu hija para este acontecimiento.


Utiliza un lenguaje adulto (no "lenguaje de bebé") cuando te comuniques con tu hija. Tiene que conocer los nombres adecuados de las partes de su propio cuerpo en caso de que tenga que discutir una situación con su profesor, la enfermera del colegio o una de sus amigas.


La mayoría de las chicas quieren tener acceso a la información correcta cuando empiezan a tener la menstruación. Tu hija con autismo no es diferente. Recuerde hacer hincapié en que no se trata de un acontecimiento "único". Tendrá la regla aproximadamente cada 28 días y, por lo general, durará entre cuatro y siete días (lo que permite muchas variaciones que pueden ser perfectamente normales o estar relacionadas con ciertas condiciones médicas). Asegúrese de que su hija sepa que debe informarle de cualquier cambio en su ciclo o de cualquier molestia que pueda experimentar.



7. Estar preparado


Una vez que su hija con autismo entienda lo que le va a ocurrir a su cuerpo, es importante que esté debidamente preparada. Es posible que tenga su primera menstruación en el colegio, y lo llevará mucho mejor si tiene una idea de lo que puede esperar.


Puedes ayudar a tu hija a preparar una mochila con: tampones, compresas, ropa interior a prueba de menstruación y una muda de ropa por si la suya se ensucia. Tener estos artículos en la mochila, la taquilla del colegio o el bolso puede dar a tu hija una sensación de seguridad y confianza.



8. Uso de historias sociales y visuales


Su hija con autismo puede beneficiarse de los elementos visuales cuando hable de su periodo. Algunos padres han descubierto que las historias sociales son una ayuda eficaz para hablar de temas como la menstruación. Los padres pueden buscar en Google el tema y buscar historias sociales para utilizar con sus hijas.


Una vez más, lo mejor es iniciar esta conversación pronto y no esperar a que tu hija experimente realmente su primer ciclo menstrual. Tener que enfrentarse a su primer ciclo menstrual puede ser abrumador al principio. Hablar del tema desde el principio y utilizar apoyos visuales puede reducir parte de su estrés.



9. Efectos secundarios


Su hija con autismo puede experimentar los mismos efectos secundarios que tienen muchas mujeres jóvenes cuando entran en la pubertad y tienen la menstruación. Hay que explicárselo a su hija. Como padre, puede notar cambios en el estado de ánimo o en el temperamento en función de los cambios hormonales que experimenta su hija.


Es posible que su hija experimente síntomas como calambres, hinchazón, un ciclo irregular y acné que acompañan a su periodo. Es posible que tengas que llevar a tu hija a ver a su médico para resolver cualquier duda.



10. No te obsesiones


El cuerpo de cada niña madura de forma diferente y tu hija puede empezar a tener la regla antes o después de la edad media. No querrás ser el padre o la madre excesivamente ansiosos, preguntando constantemente a tu hija si ya le ha venido la regla.


Prepararla adecuadamente manteniendo conversaciones abiertas generalmente animará a tu hija a contarte cuando tenga su primera menstruación. Preguntarle constantemente si ha empezado puede causarle una ansiedad innecesaria. Es importante mantener un buen equilibrio entre educar y preparar a tu hija y esperar.


La siguiente historia social puede ayudarte a explicar a tu hija qué es la menstruación:



Mi ciclo menstrual - Una historia social


Durante la pubertad, mi cuerpo cambiará




Todos los cuerpos de las niñas cambian a diferentes edades y pueden tener un aspecto distinto al de las demás



Cuando mi cuerpo cambie, me vendrá la regla



Sabré que tengo la regla porque me saldrá sangre de la vagina



Aprenderé a utilizar un tampón, una compresa o ropa interior a prueba de menstruación



Mi periodo suele durar de tres a ocho días. Si dura más de ocho días, se lo haré saber a alguien



Puedo sentirme cansada, enfadada o incluso triste. También puedo sentir dolor de estómago o de espalda. Esto es normal y suele cesar cuando el periodo se detiene.



Suelo tener la regla cada 28 días (pero puede variar un poco)



Llevaré tampones o compresas en mi bolso, mochila o taquilla por si los necesito en el colegio



Tendré ropa extra en el colegio por si alguna prenda se mancha durante el periodo



Siempre puedo hablar con mis padres si estoy preocupada por algo



Este artículo apareció en el número 123 de Autismo en las Niñas: https://www.autismparentingmagazine.com/issue-121-Autism-Awareness-month/


https://www.autismparentingmagazine.com/autism-girls-menstrual-cycle/

111 visualizaciones0 comentarios