https://www.facebook.com/AutismoVivo0/
 

Las mujeres superan a los editores de las principales revistas de neurociencia, pero no de autismo


Cortesía de Daniel Grizelj / Getty Images



POR NIKO MCCARTY

Fuente: Spectrum | 23/02/2022

Fotografía: Autism Spectrum



Alrededor del 48% de los directores de las revistas especializadas en autismo son mujeres, según un análisis de Spectrum


Alrededor del 48% de los directores de las revistas especializadas en autismo son mujeres, según un análisis de Spectrum. Este porcentaje es muy superior al de las revistas de neurociencia, en las que sólo el 30% de los directores son mujeres, según un estudio publicado el lunes en Nature Neuroscience.


El nuevo estudio analizó a los editores de las 50 principales revistas en inglés de neurociencia y psicología, según la lista del Science Citation Index Expanded de Clarivate Analytics. Sólo cinco revistas contaban con un consejo editorial formado por al menos un 50% de mujeres: Nature Neuroscience, Nature Reviews Neuroscience, Nature Human Behavior, Progress in Neurobiology y Acta Neuropathologica Communications.


Los resultados reflejan la infrarrepresentación de las mujeres entre el profesorado de neurociencia de Estados Unidos; las mujeres representan alrededor del 30 por ciento de los profesores titulares, el 37 por ciento de los profesores asociados y el 45 por ciento de los profesores asistentes, según un análisis de 2019 realizado por BiasWatchNeuro, un sitio web que rastrea la representación racial y de género en la neurociencia y la psicología. (BiasWatchNeuro está financiado por una subvención de la Fundación Simons, la organización matriz de Spectrum).


"Nuestros resultados reiteran lo que se ha demostrado en otros campos", afirma la investigadora principal, Eleanor Palser, becaria postdoctoral en neurología de la Universidad de California en San Francisco. "En general, hay una preponderancia de hombres en los consejos editoriales de estas revistas y también en los de Estados Unidos".


Palser recopiló manualmente datos sobre el género percibido de cada editor y su país de afiliación, basándose en una biografía disponible públicamente o en una búsqueda en Internet. Esos datos revelaron que el 57 por ciento de los editores de neurociencia tienen su sede en Norteamérica (y el 52 por ciento sólo en Estados Unidos), mientras que el 29 por ciento tiene su sede en Europa, el 9 por ciento en Asia, el 1 por ciento en Latinoamérica y menos del 0,5 por ciento en África.


La fracción de mujeres editoras en las revistas específicas de autismo es mucho mayor, según un análisis de Spectrum. En tres revistas -Autism, Autism Research y Journal of Autism and Developmental Disorders- casi la mitad de los directores son mujeres. Sin embargo, los datos por países están igualmente sesgados: más del 65% de los directores de revistas de autismo se encuentran en Estados Unidos y alrededor del 12% en el Reino Unido. Sólo un editor de las tres revistas tiene su sede en África (Petrus de Vries, un médico-científico sudafricano al que Spectrum dedicó recientemente un perfil).



Los editores de revistas de autismo se dividen aproximadamente por género

Alrededor del 70% de los directores de las revistas de neurociencia son hombres. Los directores de revistas de autismo están más divididos por sexos.



El estudio de Palser es probablemente el primero en cuantificar las disparidades de género en los consejos editoriales de las revistas de neurociencia, pero se han publicado trabajos similares en otros campos. Un análisis de las 25 principales revistas de cirugía general, publicado el año pasado, reveló que sólo el 20% de los miembros del consejo editorial y el 11% de los editores jefe son mujeres.


Las mujeres también tienen menos probabilidades que los hombres de ser autoras y publicar estudios de neurociencia en las principales revistas. De 2019 a 2021, más de 17.000 autores de estudios publicados en el Journal of Neuroscience, Neuron, Nature Neuroscience y eNeuron eran hombres, mientras que alrededor de 9.400 de los autores eran mujeres, según los datos recogidos por BiasWatchNeuro.


Un primer paso hacia la paridad es cuantificar estas diferencias.


"Tenemos que conocer el alcance del problema, o si lo hay, antes de poder remediarlo", dice Palser.


El hecho de que haya pocas mujeres editoras, o pocos editores de diversos orígenes raciales o étnicos, puede tener consecuencias reales en cuanto a los trabajos que se revisan y se publican en una revista, dice Yael Niv, profesora de psicología y neurociencia de la Universidad de Princeton y cofundadora de BiasWatchNeuro.


Cuando se envía un artículo a una revista, el editor decide si lo rechaza o lo envía para su revisión por pares, a menudo tras echar un vistazo sólo al título y al resumen, dice Niv. "Este es un lugar muy potente para los prejuicios porque se tiene muy poca información sobre el artículo en sí".


Las revistas con menos diversidad en sus consejos de redacción "tienden a recibir menos propuestas de personas de color y a ser menos favorables a la investigación realizada por personas de color", añade Niv. Cuando los editores de una revista de psicología son blancos, alrededor del 4 por ciento de todas las publicaciones mencionan la raza de los participantes en el título o el resumen, según un estudio de 2020 que se basó en datos de más de 26.000 artículos de psicología publicados entre 1974 y 2018. En cambio, cuando un editor es una persona de color, alrededor del 11 por ciento de los artículos impresos en la revista mencionan la raza de los participantes.


Para contrarrestar los sesgos implícitos, Niv dice que las revistas deberían cegar a los editores los nombres y las afiliaciones de los autores en los trabajos presentados.


"Esto no resolverá el problema de tener más mujeres editoras, pero puede reducir el sesgo debido a no tener suficientes mujeres editoras, editores de color o editores que no sean de Estados Unidos", dice Niv.


Para reclutar y retener a más editoras, los directores de las revistas también deben "reconocer que tienen un déficit y comprometerse públicamente a solucionarlo", dice David Mandell, profesor de psiquiatría de la Universidad de Pensilvania y director saliente de Autismo.


"Hace poco nos dimos cuenta de que en nuestro consejo había una escasez de personas autistas y de color", dice. "Nos pusimos en evidencia en un editorial y ahora estamos trabajando para solucionarlo".


Mandell dice que los editores deberían intentar "reclutar a estrellas emergentes" para que se unan a su consejo editorial para aumentar la diversidad, porque las mujeres que son profesoras de neurociencia son minoría.


Cite este artículo: https://doi.org/10.53053/JQIS5113


https://www.spectrumnews.org/news/women-outnumbered-among-editors-of-top-journals-in-neuroscience-but-not-in-autism/?utm_source=Spectrum+Newsletters&utm_campaign=172aeecf79-EMAIL_CAMPAIGN_2022_02_22_08_15&utm_medium=email&utm_term=0_529db1161f-172aeecf79-169086874


14 visualizaciones0 comentarios