https://www.facebook.com/AutismoVivo0/
 

Los académicos autistas buscan la inclusión para combatir el agotamiento


Fuga de cerebros: La socialización requerida en el mundo académico puede ser un obstáculo para algunos investigadores autistas./ Cortesía de Feel good studio / Adobe Stock



POR ANGIE VOYLES ASKHAM

Fuente: Spectrum | 8/09/2022

Fotografía: Autism Spectrum



"El paraíso de los autistas" es como Sandra Jones, que también es autista, veía inicialmente una carrera en la investigación académica


"El paraíso de los autistas" es como Sandra Jones, que también es autista, veía inicialmente una carrera en la investigación académica. "Todo tu trabajo consiste en aprender hasta el más mínimo dato sobre esa cosa que te interesa, y luego contárselo a otras personas", dice que imaginó.


Así fue exactamente para Jones en los primeros días de su carrera académica, y destacó. Pero a medida que ascendía en el escalafón académico, el trabajo se volvía más exigente. Su agenda se llenó de reuniones de profesores y papeleo, lo que le dejó menos tiempo para la investigación, y se vio abrumada por la política del departamento, que no le importaba ni entendía.


Jones, que ahora es vicerrectora de impacto de la investigación en la Universidad Católica Australiana de Melbourne (Australia), no está sola en esa experiencia, según descubrió tras entrevistar a 37 investigadores autistas sobre sus carreras para un estudio publicado el mes pasado en Autism. Investigadores autistas de múltiples países y disciplinas expresaron su amor por su trabajo, pero su frustración por otros aspectos del mundo académico que hacen que el entorno sea desagradable u hostil para los empleados neurodivergentes.


"Se pierde a mucha gente buena, porque se queman", dice Jones.


Las entrevistas de Jones revelaron que el agotamiento puede provenir de varias fuentes, incluida la naturaleza no estructurada de la investigación académica. Esa flexibilidad hace posible que los investigadores autistas trabajen desde casa o cambien sus horarios según sea necesario. Pero también puede dar lugar a expectativas laborales imprecisas y, como resultado, un investigador autista puede tener dificultades para priorizar su trabajo.


El lenguaje académico también "tiende a ser muy abstracto" en general, lo que puede ser un obstáculo para los investigadores autistas que interpretan los enunciados literalmente, dice Oluwatobi Abubakare, estudiante de doctorado de psicología clínica autista en la Universidad de Indiana en Bloomington.


Y a pesar de las impresiones iniciales de Jones sobre la vida académica, se espera que los investigadores hagan mucha vida social -desde reuniones hasta conferencias y colaboraciones- que puede ser desde confusa hasta inducir al pánico a las personas con dificultades de comunicación social.


"Hay un montón de reglas no escritas sobre lo que hay que hacer para tener éxito", dice Zachary Williams, estudiante de medicina y de doctorado en la Universidad de Vanderbilt en Nashville, Tennessee, que también es autista.


Estudiar el autismo como investigador autista conlleva su propia pila de retos, dice Patrick Dwyer, estudiante de posgrado en la Universidad de California, Davis. Él y otros investigadores del autismo tienen experiencias personales y conexiones con la comunidad que pueden mejorar su trabajo e informar sobre sus preguntas de investigación, pero todavía tienen que lidiar con viejos documentos llenos de lenguaje deshumanizante cuando hablan del autismo, dice Dwyer.


Algunos colegas siguen hablando de la enfermedad en términos incapacitantes, dice Abubakare, y ese incapacitamiento puede dificultar el avance de los autistas en su carrera. "No ha sido un comienzo fácil ni tranquilo para mí", dice.


Una forma de superar estos obstáculos, dice Abubakare, es "encontrar mentores que apoyen y reconozcan la neurodiversidad (y la diversidad en todas sus formas), y no se limiten a tolerarla". Los investigadores pueden ponerse en contacto con anteriores estudiantes y becarios y hablar con otros investigadores de su departamento para averiguar si un posible mentor encaja bien, dice.


Hablar con los colegas también puede ser útil cuando se trata de averiguar las reglas no escritas de un departamento, dice Williams. "Si eres un estudiante de grado, busca un estudiante de posgrado; para un estudiante de posgrado, busca un posdoctorado", dice. "Esa es la persona que va a tener la experiencia más relevante para ti y probablemente pueda darte los mejores consejos y la información más pertinente".


Las comunidades de otros investigadores autistas también pueden ser un lugar útil para debatir cuestiones relacionadas con la carrera. Algunas opciones son el Participatory Autism Research Collective, el grupo de Facebook "Autistic Researching Autism" y el Comité de Investigadores Autistas de INSAR, al que pertenecen Jones, Abubakare, Dwyer y Williams.


Cuando te propongas un ascenso, "negocia con cuidado", dice Jones. Los investigadores autistas que quieran avanzar en su carrera deben ser conscientes de que los puestos más altos suelen implicar más reuniones, dice. Una opción, sugiere Jones, es decir: "Si quieres que sea el director de X, necesito un director asociado" que pueda encargarse de tareas como reuniones y presentaciones.


Los pequeños cambios en la vida cotidiana también pueden suponer una gran diferencia para los investigadores autistas que necesitan más energía para sus investigaciones, dice Dena Gassner, estudiante de posgrado de la Universidad Adelphi en Garden City (Nueva York), que es autista. Tomar medidas como preparar las comidas con antelación "elimina mi carga de funciones ejecutivas", dice, y le da más energía para dedicarse a su trabajo. Dedicar tiempo al autocuidado, como recibir masajes y salir a caminar, también la mantiene más en contacto con su bienestar físico.


Pero la responsabilidad de hacer del mundo académico un entorno inclusivo y solidario no debería recaer siempre en los investigadores autistas, dice Gassner.


Los investigadores no autistas pueden ayudar entendiendo de dónde vienen sus colegas autistas cuando necesitan apagar su cámara para una llamada de Zoom, por ejemplo, o atenuar las luces de su oficina, para reducir la cantidad de entrada sensorial que están experimentando, dice Jones.


Permitir múltiples formas de comunicación -como la escritura, las señas o la comunicación aumentativa y alternativa- también puede hacer que un departamento sea más inclusivo, dice Abubakare. "No todos los individuos neurodiversos pueden o quieren participar en la comunicación verbal", dice.


Otras formas de apoyo también pueden ayudar, como "dar a la gente el equivalente a un asistente personal", dice Williams. Ese paso podría ser suficiente para impulsar a alguien que podría haber abandonado como postdoc, o haber dejado el mundo académico por la industria, para llegar a ser un profesor de éxito, dice. "Tenemos mucho talento sin explotar en el grupo de investigadores autistas que hay".


Las habilidades de los investigadores autistas -como la experiencia vivida, la atención al detalle y la resolución creativa de problemas- sólo pueden beneficiar al campo de la investigación sobre el autismo si éste apoya a la persona autista en su totalidad, afirma Jones. "Estas cosas van de la mano", dice. "Para poder aportar estos puntos fuertes, tengo que afrontar estos retos".


Cite este artículo: https://doi.org/10.53053/SWNQ8647


https://www.spectrumnews.org/news/autistic-academics-seek-inclusivity-to-combat-burnout/?utm_source=Spectrum+Newsletters&utm_campaign=1e2df8b5ff-EMAIL_CAMPAIGN_DAILY_20220908_THURSDAY&utm_medium=email&utm_term=0_529db1161f-1e2df8b5ff-169086874



25 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo