Los beneficios de los programas de deportes con amigos




POR ELIZABETH ALTERMAN

Fuente: Autism Parenting Magazine | 09/12/2020

Fotografía: Pixabay.com



Desde el momento en que nació mi hijo, Charlie, de 12 años, ha sido el fanático consumado de los deportes, asistiendo a casi todos los eventos de sus hermanos mayores.


En los primeros días, cuando dormía la siesta en su mochila portabebés, y durante los años siguientes, cuando exploraba nuevos terrenos de juego en varios campos de pelota, nunca le importó mirar. Pero a medida que crecía, se inquietaba por estar al margen. Se me rompió el corazón, porque me preguntaba si alguna vez tendría las mismas oportunidades de marcar un gol, anotar un triple o enviar una pelota voladora al centro del campo. Charlie tiene autismo y, aunque su lenguaje es limitado, sus ojos lo decían todo: "¿Cuándo me tocará a mí?".


Aunque vivimos en un suburbio de Nueva Jersey obsesionado con el deporte, durante muchos años me costó encontrar programas que promovieran la inclusión u ofrecieran adaptaciones para niños con diferencias físicas o de desarrollo. Nos conformamos con los juegos de pelota en el patio trasero. Pero aun así, nuestros equipos eran pequeños. No había uniformes con nombres en la espalda, ni un público que animara. La experiencia no era la misma.


La primavera en que Charlie cumplió siete años, encontramos una liga de béisbol de amigos a varios pueblos de distancia. Mientras conducía hacia el campo, estaba encantado de que por fin pasara de espectador a jugador, pero también estaba ansioso. Con mis hijos mayores, había visto cómo entrenadores bien intencionados se esforzaban por mantener a los compañeros de equipo neurotípicos concentrados y comprometidos o, al menos, por evitar que esos enérgicos muchachos hicieran de las suyas hasta llegar a urgencias.


"¿Cómo funcionará esto con un grupo grande de niños que requieren atención adicional?" Me preocupé.


Mis temores se disiparon al ver a docenas de voluntarios, también conocidos como "compañeros", que estaban allí, deseosos de ayudar a niños que no conocían, muchos de los cuales no habían sostenido un bate o corrido las bases antes. Estos mentores aparecieron semana tras semana, proporcionando palabras de aliento, chocando los cinco con facilidad y, a veces, con paletas. Para los niños con capacidades diferentes que no tienen hermanos ni amigos cercanos, ese tiempo de compañerismo individual era un regalo que les hacía sentir especiales y al mismo tiempo perfectamente normales.


En el transcurso de la temporada, observé con deleite cómo se desarrollaban las habilidades, crecía la confianza y se formaban amistades. Colectivamente, nosotros, los padres en las gradas, respiramos aliviados y sentimos que el mundo se abría un poco, permitiendo que la esperanza brillara.



Beneficios mutuos, enseñanza recíproca


Cuando unos años más tarde se puso en marcha un programa similar en nuestra ciudad, animé a mi hijo mayor, Sam, que ahora tiene 17 años, a que se ofreciera como compañero. Al principio, dudó. Pude leer sus pensamientos: "Conozco a Charlie, pero no conozco a los demás. ¿Cómo voy a saber cómo ayudar?".


Lo entendí. Las diferencias pueden ser desalentadoras a cualquier edad. Pero cuando le expliqué: "Sin compañeros, Charlie no podría jugar", algo encajó. Desde entonces, rara vez se ha perdido un partido. He visto a mi hijo adolescente guardar su teléfono móvil y, lleno de compasión e interés, correr por el campo para ayudar a otra persona. Ahora tengo la perspectiva única de ver a mis hijos crecer de diferentes maneras desde el mismo programa.


No soy el único que ve los beneficios de la doble vertiente. El Dr. Bill Sears, del Instituto de Bienestar Sears, es pediatra y padre de un hijo adulto, Stephen, que tiene síndrome de Down. Durante 25 años, el Dr. Sears fue entrenador de las Olimpiadas Especiales, y lo calificó como "una de las experiencias más enriquecedoras" de su vida. Él también ha visto cómo los compañeros mentores florecen en estas funciones.


"Creo que los compañeros salen del campo sacando tanto o más provecho", dice el Dr. Sears. "Durante el partido, salen completamente de sí mismos y se meten en los niños con necesidades especiales. No hay 'selfies'. Experimentan el 'subidón del ayudante', que es esa sensación impagable que tienes cuando lo que haces ayuda a otra persona."


El Dr. Sears añade que, aunque solemos pensar que los compañeros son los instructores, a menudo son los niños con capacidades diferentes los que imparten lecciones de vida. Cuenta que un día, cuando su hijo corría en pista en las Olimpiadas Especiales, el corredor que estaba a su lado se cayó. En lugar de continuar hacia la línea de meta, Stephen se detuvo, ayudó al corredor caído a ponerse de pie y los dos terminaron la carrera juntos.


"Esto no era algo que se viera nunca con niños muy competitivos. El público estaba asombrado, y se notaba que pensaban que tal vez las mentes de estos niños funcionan un poco mejor que las llamadas "normales"", dice el Dr. Sears.



Futuros más felices y saludables


Aunque el aire fresco y el ejercicio son importantes para los niños y adultos de todas las capacidades, el Dr. Sears cree que el deporte es "doblemente importante para los niños y jóvenes con necesidades especiales".


"Nunca se ha recetado una medicina mejor que la que decía la doctora mamá hace años: '¡Salgan a jugar!'", señala.


El pediatra explica que cuando uno se mueve, el cuerpo "fabrica su propia medicina" haciendo que la sangre fluya más rápido, lo que a su vez "suaviza su estado de ánimo y le hace pensar y actuar de forma más inteligente", por no hablar de los beneficios de la socialización.


La Dra. Susan Hyman, jefa de Pediatría del Desarrollo y del Comportamiento del Hospital Infantil Golisano del Centro Médico de la Universidad de Rochester, que forma parte de la junta consultiva de la Red de Investigación sobre el Peso Saludable, está de acuerdo en que es fundamental crear oportunidades para que todos los miembros de nuestra comunidad estén en forma durante toda la vida.


"La obesidad es un problema tremendamente grave entre las personas con discapacidad intelectual en la edad adulta", dijo. Según los Centros de Control de Enfermedades, las tasas de obesidad de los adultos con discapacidad son un 58% más altas que las de los adultos sin discapacidad.


Animar a los compañeros de desarrollo típico a ayudar e incluir a los que tienen diferencias físicas y/o de desarrollo puede dar lugar a un futuro más sano y feliz para todos, coinciden los doctores Sears y Hyman.


"Al asumir que todos deben ser incluidos, es de esperar que creen un futuro más inclusivo", dijo el Dr. Hyman. "Que los compañeros esperen que los niños con necesidades sanitarias especiales estén en los equipos con ellos y sean incluidos en los clubes o en las aulas es nuestro objetivo. No queremos que se sientan apenados o que de alguna manera vean la participación de las personas con discapacidad como algo menor."


Estos niños de desarrollo típico, que con el tiempo se convertirán en legisladores, proveedores de atención sanitaria, profesores y empresarios, son testigos de todo lo que son capaces de hacer sus compañeros con capacidades diferentes y, además, les ayudan a conseguirlo. Los ven como personas reales, no como estadísticas o una población separada.


Como padre, ver a estos jóvenes voluntarios comprender y apreciar las fortalezas y la singularidad de otros niños y jóvenes adultos, me da la esperanza de un futuro mejor para todos.


Este artículo apareció en el número 99 de la revista "Navigating Relationships with Autism": https://www.autismparentingmagazine.com/issue-99-navigating-relationships-with-autism/


https://www.autismparentingmagazine.com/beauty-and-benefits-of-sports/

4 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo