Los conflictos son un regalo (I)




ALEX RODRIGUEZ

Fuente: Autismo en Vivo | 15/11/2021

Fotografía: Pixabay.com



Dado nuestro comportamiento diferente a los neuro-típicos, los Asperger estamos mucho más expuestos a los malos entendidos y por ende a los conflictos.


A la mayoría no nos gustan los conflictos, en la medida que traen negatividad, división, problemas, consumen energía y tiempo. Obviamente, hay personas a quienes sí les gustan los conflictos, por las razones que sean. En cualquier caso, saber gestionar los conflictos de la mejor manera posible es una habilidad muy valuosa, como la es saber prevenirlos o evitarlos.


Para prevenir conflictos es recomendable escuchar los demás para tomar bien en cuenta su opinión a la hora de tomar decisiones, reflexionar bien las decisiones y explicarlas de la forma más clara y persuasiva posible, para que entiendan el porqué de la decisión y como les beneficia a ellos. Es preferible anticiparse a posibles interpretaciones o intuiciones erróneas y explicar también los casos en que alguien pueda interpretar la decisión incorrectamente. Esto es importante en la medida que los Asperger solemos pensar diferente que los demás y tenemos cierto déficit de habilidades comunicativas.


Otra cualidad para evitar conflictos es la habilidad de escuchar para entender, sin necesidad de defender tu punto de vista, lo cual no significa que le vayas a dar la razón. Hay personas que simplemente no tienen la capacidad de entender o asimilar que alguien piense diferente, así que no vale la pena discutir. Saber evitar discusiones es una gran virtud, en la medida que muchas veces son solamente una pérdida de tiempo y energía.


Es en los conflictos donde se conoce como es de verdad cada cual, así que hemos de ser conscientes que en base a nuestra actuación nos construimos una u otra imagen a los ojos de los demás. Podemos sacar un buen provecho de ellos, más allá de si ganas o no una disputa. Tu forma de actuar en una situación conflictiva dice qué tipo de persona eres.


Podemos afrontar las situaciones conflictivas como una oportunidad de demostrar integridad, inteligencia, generosidad u otras cualidades en base a las cuales merezcamos crearnos una buena reputación. Los conflictos son también una oportunidad de desarrollar la capacidad de perdonar y reconciliar, como de poner en práctica y desarrollar la asertividad, o la capacidad de liderazgo. Uno puede salir muy reforzado si sabe gestionar bien los conflictos.

24 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo