Los conflictos son un regalo (II)




ALEX RODRIGUEZ

Fuente: Autismo en Vivo | 16/11/2021

Fotografía: Pixabay.com



Dado nuestro comportamiento diferente a los neuro-típicos, los Asperger estamos mucho más expuestos a los malos entendidos y por ende a los conflictos.


El punto clave de partida se llama posicionamiento estratégico. Empezar por hacer las cosas bien hechas, con consciencia e integridad de forma sistemática, hace que no te puedan encontrar tantos puntos débiles. No cometer errores. Ser consistente en tu comportamiento de acuerdo a los buenos valores. Tener una conducta y trayectoria ejemplar da una gran fortaleza a la hora de afrontar un conflicto, si bien puede no ser suficiente.


Tener aliados puede ser tan o más importante, según sea el entorno en el que se desarrolla el conflicto. En este aspecto hay que conocer bien los valores y reglas de juego en que se desarrolla el conflicto, respetarlas y jugar de forma más inteligente que los demás, en la medida de lo posible. Tu integridad y generosidad deben sin duda la base para tejer complicidades. La empatia es también muy importante a la hora de ganarse simpatías. Más allá de tener complicidad con otras personas, y sobretodo con personas que tengan cierta jerarquía y credibilidad en el entorno, es también importante visibilizar estas alianzas como mecanismo de defensa para que potenciales acosadores sepan de tu fortaleza y se lo piensen bien antes de empezar un conflicto contigo.


Otro punto importante es guardar pruebas de todos los hechos clave que puedan ser relevantes en una situación de conflicto futuro. En ello es calve también tener testigos que puedan dar fe de lo que has hecho, por lo que merece la pena quedar bien con todo el mundo, para que no te den la espalda, llegado el caso.


Puestos a hacerlo bien, y en la medida que siempre nos encontramos gente más proclive a los conflictos, no está de más conocer sus puntos débiles para poder contraatacar cuando sea necesario. Muchas de las personas con quienes podemos tener conflictos están presentes en nuestra vida diaria o las vemos con cierta frecuencia, con lo que resulta más o menos posible analizar sus puntos débiles y tenerlos en cuenta para utilizarlos si es necesario, dejándoles en evidencia para neutralizar sus ofensivas.


Quede claro que ello hay que usarlo sólo como estrategia de defensa, porque si no seremos entonces nosotros quienes somos conflictivos. Por desgracia, los Asperger son víctimas del acoso de distintos tipos con más frecuencia que la mayoría, por lo que es conveniente tener en cuenta todos estos consejos.

6 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo