Los TEAs que buscan salvadores de sus propias vidas