Manual de reconocimiento del depredador emocional para un TEA




POR JUAN FRANCISCO RODRÍGUEZ PÉREZ

Fuente: Autismo en vivo / Madrid, España, 18/09/2020

Fotografía: Pixabay


Un elemento de supervivencia básico para un TEA que esté dentro de una sociedad narcisista reside en lo que es tanto la definición de un depredador emocional como de sus características más perversas y destructivas para así evitar caer en sus garras.

Aunque, en la Wikipedia, el término depredador emocional no se encuentra ahí como artículo independiente, en varias webs de psicología, ese mismo término sí es posible encontrarlo en esos sites. Simplemente lo que ocurre es que el término, para aquéllos que no sepan sobre narcisistas, sociópatas y psicópatas, puede sonar un tanto chocante como extremista. Eso, por no hablar de que, dependiendo de la propia página, podrán dar una definición u otra según el que lo escriba. Sin embargo, hay una cosa totalmente cierta en todo esto, y es que la palabra depredador da miedo, mucho miedo. Y existen verdaderas razones para temer a aquellas personas que son descritas como depredadores emocionales…

Sin embargo, desde ahora, los TEA deben saber que la palabra depredador emocional es una realidad que cada vez va tomando más forma, poder e influencia, especialmente con el dominio que tiene Internet y las redes sociales en la sociedad. Por ese mismo, puede decirse que toparse con uno de estos perfiles megatóxicos va a ser tan habitual en el día a día que, se dice que uno de cada diez personas que hay en el mundo corresponde al perfil de ser un depredador emocional. Ya no es que solamente la gente se esté dando cuenta de la epidemia que hay de estos seres perversos y malignos. Es que, con el nivel de toxicidad que puede haber en Internet gracias a ellos, no se debe pensar que todo lo que hay en el mundo es verde plagado de margaritas que tienen como objetivo ocultar el tumor que hay en la sociedad en forma de maldad consciente de la que es producto de un vacío interno que tienen esos mismos personajes.

Así pues, desde este documento, voy a explicar lo que es un depredador emocional para que todos, desde los propios TEA hasta los psicólogos y asociaciones que traten a los TEA, incluyendo a sus familiares y a sus contactos más cercanos, tengan la información que tiene como propósito asegurar tanto la seguridad de los propios TEA como de las otras personas que lean esto. Pues se trata de una verdadera plaga que afecta a todos por igual, pero que los TEA, al ser un colectivo vulnerable, son los más afectados por estos seres extremadamente nocivos. Saber esto marca una gran diferencia de tener una vida estable a tener una vida llena de agonía, melancolía, heridas emocionales de carácter profundas y una despersonalización sin igual en uno mismo.

¿Qué es un depredador emocional?

Un depredador emocional es una persona que, para sustentarse a sí mismo, necesita tanto de la atención de los demás como de las reacciones emocionales (como lo es la tristeza, la felicidad, el enfado, etc.) que los otros emiten en su presencia para poder huir de un vacío emocional que ellos tienen debido a una desconexión emocional de carácter absoluta que hay en ellos. Esa desconexión emocional se traduce en que ellos, como personas, no pueden sentir elementos tan básicos como lo es la alegría, la tristeza, la felicidad o el enfado. Tampoco pueden recibir por parte de los demás el amor, el cariño, el grado de amistad, el hecho de sentir que tienen compañía, etc., lo que hace que sus vidas sean demasiado áridas e insípidas, dando origen al gran vacío emocional que éstos tienen en sus vidas.

Eso hace que los depredadores emocionales sean personas que, por naturaleza, no pueden estar por sí solas. Pues si lo estuvieran, aunque fuese por un momento, al tratarse de personas completamente vacías y ser a su vez personas en el cual, no tienen personalidad (o, al menos, una de la que estar orgullosos ante los demás), estarían en contacto con un yo mismo completamente desolado. Un yo mismo en el cual, solo estaría él, y tan solo él.

El verse a sí mismo totalmente solo es algo que lo entra en un estado de agonía y dolor extremos, lo que le hace imposible, aunque sea por un momento, estar en un momento de soledad. Esto los convierte en parásitos potencialmente peligrosos ya que éstos, bajo ningún concepto, van a consentir estar en ese estado de soledad en el que están todos los días. Por ese mismo motivo, necesitan de víctimas en las que provocar emociones para poder huir de ese desierto emocional de carácter infernal que hay en su interior. Un desierto infernal en el cual, solo están ellos.

Por si alguno al leer esto se lo pregunta… no, ni siquiera en el mundo emocional de un depredador emocional están sus padres, abuelos, hijos o nietos. Esto no solo convierte a estas personas en seres completamente inquietantes, sino que ellos, a nivel personal, son seres que, para poder huir de la situación de carácter permanente en la que están, pueden sobrepasar cualquier límite para así evitar entrar en contacto con ese mundo que éstos tienen de sí mismos, un mundo en el cual, el único habitante que hay en él es él mismo, siendo un buen motivo para tratar a estas personas como seres potencialmente nocivos para la sociedad.

¿Cuáles son las características de un depredador emocional?

Lo primero que hay que saber es que un depredador emocional va a ser casi siempre un narcisista patológico (entrando también el narcisista maligno), un sociópata o un psicópata, sea o no integrado en la sociedad. Esto quiere decir que, debido a la naturaleza de estos perfiles, un depredador emocional tiene un trastorno de la personalidad potencialmente tóxico para la sociedad. Entre estos trastornos de la personalidad están el trastorno de la personalidad narcisista y el trastorno de la personalidad antisocial. A pesar de que hay diferencias entre ambos trastornos de la personalidad, en la práctica se asemejan mucho más que diferenciarse ya que ambos trastornos de la personalidad, para huir del vacío emocional que tienen, tienen que provocar en sus víctimas reacciones emocionales para así poder sustentarse en el mundo real.

Lo segundo a tener en consideración es que los depredadores emocionales, debido a la desconexión emocional de la que se habló antes, tratan a todos los elementos de la faz de la tierra, incluyendo a otras personas, como meros objetos en el cual, todos ellos están diseñados para que puedan huir de ese vacío emocional que les atormenta día y noche. Esto mismo hace que los depredadores, como personas, no reconozcan a otras personas como seres humanos del que establecer relaciones recíprocas, sean del tipo que sea.

En tercer lugar, los depredadores emocionales, como mecanismo de defensa al terrible vacío emocional que ellos tienen, se crean una fachada de un yo grandioso que tiene como propósito seducir a todas las personas que estos crean conveniente para así poder cumplir sus objetivos más perversos y crueles a modo de ascender en la pirámide social para estar en lo más alto de la cúspide del poder para estar en una posición de poder y control que tiene como fin el que el resto de los mortales del planeta tierra estén pendientes de estos mismos depredadores para que tomen al propio depredador como a un dios omnisciente, omnipotente y omnipresente en todos los aspectos para que él mismo (es decir, el depredador emocional) pueda usar a los demás como les plazcan como meros juguetes para poder saciar sus necesidades emocionales, incluso si en el proceso causa daños irreparables a sus víctimas, pudiendo llegar al suicidio debido a la depresión extrema a las que son expuestos las propias víctimas ante un depredador.

En cuarto lugar, los depredadores emocionales, debido a esa brutal desconexión emocional que tienen, tienen una desconfianza tan absoluta y destructiva hacia toda la población que, aunque no necesariamente tiene que llegar al nivel de la misantropía (Lo que implica el odio a la raza humana por ser la raza humana), suelen sufrir paranoias que están en su cabeza, como lo es por ejemplo que alguien los maltrate, los agreda o que incluso los traicione, haciendo que estos seres, en el fondo, tengan un sufrimiento sin igual que tiene también como propósito traer el mismo sufrimiento (o incluso más) al resto de los mortales para que él mismo pueda sentir un cierto grado de alivio. Un grado de alivio en el cual, se apagará enseguida debido a que él, en lo más profundo de su ser, es un ser lleno de odio, rabia, ira y rencor.

Esto hace, en quinto lugar, que los depredadores emocionales sean tremendamente vengativos cuando alguien les hace daño, sea o no intencionado, sea o no inconsciente. Pues ellos viven la vida de igual forma que un ser vivo que vive bajo las leyes de la ley de la selva en el sentido de que ellos están en un mundo donde el más fuerte, el más rápido, el más violento, el más astuto, el más agresivo, el más escurridizo, el más brutal y el más despiadado tiene todas las papeletas para estar en posiciones de autoridad. De hecho, en este punto puede decirse que ellos, además de que no son nada recíprocos con todo ser viviente que se topan en su camino, incluyendo en ese lote tanto a sus familiares como a otros depredadores emocionales, son personas que están pensando las veinticuatro horas del día los siete días de la semana sobre como manipular cada situación que se les presenta para tenerlo todo bajo control, añadiendo a su vez la forma de llevar a cabo planes para destruir las vidas de los demás con el propósito de querer salirse con la suya, junto con la necesidad extrema de imponer su autoridad, poder, respeto y control sobre todo ser viviente, teniendo un historial que, generalmente es tétrico, lleno de fisuras emocionales, y… por ende, es un estilo de vida extremadamente conflictivo, tenso y agobiante el que llevan estos seres.

En sexto lugar, como las vidas de estos depredadores son nefastas, ellos, por norma general, son potencialmente arrogantes, altivos, prepotentes, ególatras, junto con otros que tienen como propósito actuar de forma irrespetuosa y soberbia con los demás, creyendo que éstos, en las relaciones, el más poderoso es quien tiene derecho a hacer lo que le da la gana mientras que el más débil solo espera una obediencia ciega y fanática si no desea ser castigado de la forma más cruel y vil posible, siendo esto una demostración de que ellos consideran las relaciones interpersonales como una guerra en el cual, siempre hay que salir ganando ya que estos tienen la creencia de que a los ganadores se les alaba y se les idolatra por ganar de forma exclusiva, mientras que a los perdedores se les humilla, maltrata y se les denigra por ser indignos al considerar la victoria como una verdadera cuestión de vida o muerte, haciendo que estos seres, como tales, no aprenden nada más allá de técnicas de manipulación y sabotaje para estar en la más alta posición posible a la que puedan recurrir para evitar que otros, incluyendo a los otros depredadores, puedan quitarles la posición de la que tanto trabajo les ha costado obtener y mantener, posición que, para ellos, es considerado como un derecho de nacimiento en el cual, cualquier intento de usurpación se le castiga con una crueldad sin igual. Debido a todo esto, se les considera mitómanos altamente peligrosos en el cual, pueden inventarse toda una vida para poder cazar a sus presas, siempre para obtener un beneficio propio.

En séptimo y último lugar, toda esa arrogancia y soberbia que desatan hacia los demás al creerse superiores a todo ser viviente que hay en el mundo hace que éstos sean verdaderamente vanidosos y libertinos. Es decir, para ellos, la libertad de todos estos seres debe ser absoluta. Es decir, sin restricciones, sin consecuencias que los obstaculicen, pudiendo tener un odio tanto a las leyes como a la ética y moral, considerando que desatar sus instintos más primitivos al máximo es lo más importante para estos seres. Ahora, que quieran desatar sus instintos más primitivos debido a que tienen el cerebro reptiliano muy desarrollado, no quieren decir que sean tan salvajes como para actuar como los animales, pese a que los psicópatas no integrados y los narcisistas que sean extremadamente malignos pueden llegar al extremo de asesinar a cualquier persona que se les cruce en su camino como forma de vida que tiene. En cambio, lo que se pretende decir con esto es que ellos, como personas, creen que todo les pertenece, incluyendo las vidas de los demás, siendo extremadamente obsesivos con todo lo que tienen a su alcance ya que creen que todos, absolutamente todos, tienen que garantizar la supervivencia de estos seres peligrosos en forma de recibir constantemente sensaciones fuertes e intensas como una forma de huir del vacío emocional que les persigue, siendo completamente adictos al sufrimiento y al dolor ajeno como una forma de confirmar y demostrar su superioridad.

¿Por qué un TEA debe saber lo que es un depredador emocional?

El principal motivo por el que todo TEA debe saber lo que es un depredador emocional es porque los propios TEA, a ojos de estos seres perversos, cosa de la que también se les llama vampiros emocionales, son considerados tanto como bancos de emociones para poder extraerles todas sus emociones, para vaciarlos por completo para así poder decretar su superioridad ante ellos, llegando en los TEA a niveles de despersonalización extremos, como verdaderos sacos de boxeo en el cual, llevan a cabo sus prácticas más crueles y perversas, siempre de forma extrema al odiar en exceso a la debilidad al proyectar en ellos su más oscura visión de la realidad, haciendo que, como resultado, los TEA puedan tener una verdadera animadversión por los neurotípicos al creer que todos ellos, por defecto, atacan a los TEA al no seguir los estándares de la sociedad, aferrándose exclusivamente con otros TEA al creer que el mundo es hostil y cruel.

En segundo lugar, si no se detiene a tiempo todo esto, aquello irá a niveles mayores, apuntando a otros neurotípicos o “estandarizados” en el cual, usarán las artimañas ya practicadas en colectivos minoritarios y vulnerables como los TEA, sometiendo, para dar un caso que se ve muy común en estos seres, doblegar a la mujer o al hombre en la relación de pareja mediante el embarazo, causando daños irreparables a ellos de por vida ya que estos usarán al hijo o hijos que estos han engendrado como una forma de causar placer en base al sufrimiento del otro mediante la empatía y la afectividad que puede dar un neurotípico a otra persona. Consecutivamente, en base al vínculo traumático, cosa de la que contaré en otra ocasión, les puede arrebatar a las otras personas tanto sus bienes materiales como su poder económico, viéndose como verdaderos conquistadores que saquean a los más débiles al considerar el sabotaje ajeno como un derecho que les pertenece.

En tercer y último lugar, la normalización de los “valores” altamente tóxicos de los depredadores emocionales muta a la sociedad en una en el cual, el hedonismo, la decadencia y las apariencias sean más importantes que el verse a sí mismos ante los demás, haciendo que, en casos extremos, se convierta en una verdadera selva en el que, el más violento, el más cruel, el más agresivo y el más brutal tiene más posibilidades de vivir que la persona considerada como dócil y suave a ojos de los demás.

Por esos mismos motivos, si tuviera que hablar de la importancia de que los TEA, especialmente los TEA que sean teactivistas, deben saber en gran medida este tema de lo que es un depredador emocional, cosa de la que luego, en otro artículo, hablaré de los tipos de depredadores emocionales que hay, es que estos seres, de una forma casi automática, se dedican a destruir a todas las personas que no tengan una intuición tan desarrollada ni un instinto tan evolucionado como lo son los vampiros emocionales debido a que ellos, a nivel personal, tienen completamente anulado el cerebro límbico (que es el cerebro de las emociones) a causa de una amígdala cerebral deforme (que es lo que relaciona las emociones con el razonamiento), lo que hace que estos actúen de una forma muy similar a los animales salvajes en el cual, todo su entorno está a disposición de ellos, explotando al máximo esos derechos que se autoimponen como forma de cubrir de forma obsesiva y enfermiza la gran vulnerabilidad que ellos tienen. Una gran vulnerabilidad que reside en que sus vidas carecen de sentido, carecen de sustancia, y… por ende, en general, se considera que ellos no tienen conciencia, emociones y sentimientos, actuando de forma muy similar entre los mismos depredadores emocionales, pudiendo cambiar tanto la forma de llevar sus tácticas más perversas como los gustos y los objetivos de estos seres para poder tener el poder y el control de la situación.

En cualquier caso, aunque yo no me vea como un TEActivista, he decidido compartir mis conocimientos de narcisistas, sociópatas y psicópatas a los propios TEActivistas para que éstos mismos empiecen a concienciar del tema, empiecen a estudiar muy en serio esos temas, y… por ende, que defiendan a los TEA previniendo de estos seres que son potencialmente peligrosos para toda la sociedad, para así evitar que una generación de TEA sea enteramente depredada.

Entradas Recientes

Ver todo