Manual de reconocimiento del depredador emocional para un TEA IV




POR JUAN FRANCISCO RODRÍGUEZ PÉREZ

Fuente: Autismo en vivo / Madrid, España / 08/10/2020

Fotografía: Pixabay


Conocer lo que hay detrás de una persona abusiva es también un elemento clave para poder salir de su régimen totalitario y absolutista, pudiendo recuperarse mucho mejor de lo que una persona, especialmente un TEA, podría esperar.

Poco a poco, el TEA que esté siguiendo este manual de reconocimiento del depredador emocional, como mínimo, al leer los apartados anteriores, ya habrá reconocido a alguien como un narcisista, un sociópata o un psicópata. Esto puede ser normal, especialmente en un TEA ya que las posibilidades de ser acosado que un neurotípico son mucho mayores, pudiendo ser hasta normal que el TEA en cuestión se horrorice de ver esta clase de artículos ya que aquello les implica entrar por sí mismos, algo de lo que estos depredadores se han encargado personalmente en ellos, de evitar que se vean a sí mismos para que se conviertan en sus esclavos emocionales para que estos seres perversos puedan abusar del TEA como les conviene.

Pero esto no implica que un TEA deba quedarse parado lamiéndose las heridas, por mucho que pueda doler. De hecho, huir del dolor es lo peor que se puede hacer ya que aquello conlleva a más abuso, y… por ende, eso va a hacer que el TEA, de una forma u otra, se convierta en un potentísimo imán emocional para estos depredadores, quienes no dudarán en destruirlo de las mil y una formas, especialmente cuando la descarga emocional de un TEA es muy grande.

Así pues, en este apartado voy a explicar los puntos débiles comunes del narcisista, sociópata y psicópata. Puntos débiles en el cual, un TEA, si se los estudia bien, junto a una compañía que le apoye, siendo su principal fuente de apoyo un terapeuta que sepa del tema, podrá evitar a estos depredadores pase lo que pase.

Si bien es lógico que hay de ciertos momentos o de entornos en el cual, no los puede esquivar con tanta facilidad, como lo es por ejemplo el trabajo a través de un compañero o el tener hijos con una pareja o cónyuge, ambos de carácter abusivos. Sin embargo, en los otros casos, como en la amistad o incluso a inicios del noviazgo, perfectamente se puede huir de ellos, pese a que pueda costar mucho al principio. Y puede costar mucho porqué, para huir de un depredador, también hay que dejar de lado los amigos comunes con el narcisista, sociópata y psicópata, incluyendo también a sus familiares, y… por nocivo que parezca, huir también de los familiares que estén a favor de estos seres abusivos. Puede tratarse de un gran sacrificio, sí, pero el coste merece la pena.

Sin más dilación, mencionaré los puntos débiles del narcisista, que son los siguientes:

Punto débil nº 1: Son personas con una gran herida/vulnerabilidad emocional

Todas las personas caracterizadas como depredadores emocionales tienen desde una herida emocional a una gran vulnerabilidad en el cual, ansían por encima de todo ocultarla mediante una actuación de mitomanía que roza lo imposible para la gente normal, siempre con el objetivo de estar por encima de los demás.

Si un depredador emocional quiere abusar de un TEA, es porqué él mismo sabe, en base a estudiar las debilidades de un TEA de forma perversa, que puede proyectar en esas personas que, por norma general, son gente solitaria y sin muchos amigos, sus carencias y sus miserias para no verse responsables de sus actos. Esto, de hecho, les permite poder practicar de una forma perversamente libre sus crueldades y sus brutalidades para que estos, de cara al futuro, puedan depredar a personas más fuertes y mejor preparadas para plantar en sus corazones la sensación de supremacía que tiene el depredador con el resto de la humanidad.

Lógicamente, toda esa obsesión insana por cubrir esa herida emocional hace que ellos tengan una visión un tanto oscura y perversa que creen que la vida es como la selva en el sentido de estar cazando a presas, al principio débiles, como lo es un TEA, para luego tener la fuerza suficiente para cazar a presas mucho más fuertes y poderosas para que ellos puedan regir de forma totalitaria y absolutista en los corazones de los demás. De hecho, parte de esa obsesión se debe a su incapacidad de conectarse emocionalmente con los demás, queriendo ante todo superar a toda la humanidad (Algo de lo que, hasta ahora, es imposible de hacer) para así hacerse ver como un dios al que, enfrentarse a él, implica convertirse en un cadáver emocional, término en el cual, lo explicaré más adelante. Todo eso lo hace para evitar que la gente conozca la verdad de sí mismo, pese a tratarse de un sino casi inevitable en estos seres, especialmente cuando toman el poder a modo de ser dictadores de naciones enteras.

Punto débil nº 2: Son personas con una gran inseguridad en sí mismos

Tener una gran herida/vulnerabilidad emocional los convierte en seres inseguros de sí mismos. ¿Y que trae una gran inseguridad en sí mismo? Un miedo atroz a la vida, un miedo en el cual, tienen que contrarrestarlo destruyendo a los demás. Esa gran inseguridad causada por la incapacidad de conectarse emocionalmente con los demás convierte a estos seres en verdaderos señores del mal en el cual, su único propósito es destruir.

En base a toda esa inseguridad tan insana que ellos tienen, tienen paranoias de lo que les puede hacer la gente. De hecho, un mero accidente o un error inintencionado de un TEA causado a un narcisista, sociópata o psicópata es más que suficiente para que el depredador emocional decida destruirlo por completo, aunque la situación fuera demasiado trivial. Son tan inseguros e inestables que, como creen que viven en la selva, cualquier cosa es válida con el fin de sobrevivir. Pues solo piensan sobrevivir, y… por ende, solo piensan en sí mismos.

Adicionalmente, para evitar que los demás vean sus vulnerabilidades e inseguridades, el narcisista, sociópata y psicópata denigrará, devaluará, y… si la situación lo requiere, descartarlos para así verse como seres perfectos cuyos derechos son infinitos. Por ese mismo motivo, quieren proyectar sus inseguridades en cualquiera que esté de su lado para él verse seguro.

Punto débil nº 3: Son personas llenas de odio, rencor, rabia, ira y resentimiento

Todos los depredadores, sean del tipo que sean, a pesar de no tener conciencia, emociones, ni sentimientos (Y, si los tienen, como es el caso del narcisista y del sociópata, su conciencia, emociones y sentimientos son extremadamente melancólicos y agónicos), son seres en el cual, el odio, la ira, el rencor, el resentimiento y la rabia van de la mano de ellos mismos.

Por muy exagerado que esto pueda sonar para una persona empática, para un narcisista, sociópata y psicópata, todas esas emociones negativas las sienten siempre de forma intensa y permanente. Es decir, todo lo que tienen a su alcance, todo, lo ven de una forma enfermizamente negativa en lo que respecta a ver tanto a las personas como la percepción del mundo y de la sociedad en la que están. Y no es de exagerar esto que se escribe pues, nadie puede ser feliz estando en una posición de mirar a todo elemento del plano existencial con un nivel de negatividad tan enfermizo como el que pueden presentar los narcisistas, sociópatas y psicópatas.

Es por eso por lo que ellos, si están en un entorno tranquilo, entran en un estado de agonía y sufrimiento en el cual, deben estar en un entorno conflictivo donde ellos se sientan como los ganadores. Es más, tanto lo necesitan que, por el mero hecho de no ver ese vacío emocional que los hace añicos, harán cualquier clase de caos o destrucción que esté a su alcance para así poder sentir, como única emoción “positiva”, es el hecho de sentir placer de una forma perversa. Sentir placer por ver a los demás caer, sentir placer por ver a los demás hundiéndose en la miseria, sentir placer por ver a los demás humillados, sentir placer por ver a los demás completamente destruidos… pudiendo tener un placer mucho más vigorizante y renovado al ver a los demás suicidarse… o incluso ser asesinados por él mismo (Lo que hace que esto último, el de ser asesinado, se convierta en un psicópata criminal o no integrado).

Mientras que las personas normales disfrutan de un entorno de paz y armonía, los narcisistas, sociópatas y psicópatas obtienen ese placer perverso destruyendo lo que tocan a su alrededor. Es por eso que existen de personas que, incluso… vociferan con un orgullo verdadero el hecho de que “todo lo que tocan es ceniza”, producto de que los depredadores emocionales son personas potencialmente destructivas en el cual, crecen destruyendo tanto a los demás como las cosas que hay, siendo esto uno de los principales motivos en el cual, tanto un TEA como cualquier otra persona normal deba huir de ellos.

Punto débil nº 4: Son personas que tienen un gran complejo de inferioridad de sí mismos

Aunque, de cara al público se ven como seres arrogantes y prepotentes, dentro de sí mismos se ven como seres tremendamente rotos, imperfectos, débiles, patéticos, lamentables, tristes, etc.


La vida de un depredador emocional realmente no es vida, cosa de la que, por desgracia de todo, ellos mismos saben que son un gran fraude de cara a la sociedad, lo saben. A pesar de que ellos, no lo admitan públicamente, en el fondo lo saben.

Simplemente ellos, al tener unos sentimientos tan negativos de forma intensa como lo es el odio, la ira, el rencor, la rabia y el resentimiento, quieren desechar sus propias miserias en los demás para así no sentirse tan miserables, y… aun así, eso no los va a hacer mejores personas.

Puede que los narcisistas, sociópatas y psicópatas, al denigrar, devaluar y destruir a una persona, especialmente a un TEA, obtengan un momento de placer que los confirma como los seres superiores que son, seres superiores en el cual, sus derechos carecen de límites y, por ende, son superiores a su víctima en todos los aspectos. Es decir, lo son en fuerza física, en astucia, inteligencia, habilidades físicas, habilidades sociales… en todo. Y eso es lo que ellos quieren conseguir con esa clase de atrocidades, que los demás consideren a ellos mismos como los seres superiores que son para que todos estén completamente pendientes de ellos mismos, pudiendo huir de esta forma del vacío emocional tan horrible e infinito que los fuerza a actuar de esa forma al tener toda la atención del público en ellos.

Sin embargo, fuera de todo eso, va a haber de un momento en el cual, toda esa esencia de ser superior a los demás, en especial a un TEA, se irá, lo que le fuerza también a tener un contacto con su vacío emocional de carácter horrible e infinito.

Lo que ellos no saben es que, destruyendo a los demás, no consiguen reestablecer sus heridas. Al revés, las reviven, las reabren, pensando que, con venganzas y difamaciones van a conseguir obtener la “sanación” que tanto ansían, haciendo que ellos, por cada destrucción de la vida de alguien que lo consigan con éxito, su angustia, el horror al verse a sí mismos, y… por supuesto, el dolor que tienen consigo mismos, es mayor, llegando a un punto de no retorno en el cual, o llevan a cabo auténticas atrocidades contra la humanidad para poder saciar esa sed de poder y control, o caerán desde la psicosis hasta la locura extrema, lo que les puede incitar al suicidio, siendo completamente irónico que, seres que se ven como seres superiores, puedan caer en un punto de no retorno en el cual, les sea imposible volver a un punto anterior.

Punto débil nº 5: Son personas que tienen una envidia patológica

La envidia patológica es el verdadero corazón de todo depredador emocional. El verdadero motivo de todo esto es que ellos, si odian a todas las personas (Pero que no necesariamente odian a la raza humana), es porqué ellos detestan ver a los demás brillar. Uno de los objetivos en el cual, y ya para dar mucho sentido lo que es la búsqueda obsesiva de todo TEA es que ellos, como personas, a pesar de tener pocos filtros para mentir, generalmente suelen ser los más fieles, los más sinceros y los más dispuestos a acompañar a aquellas personas a las que considera como sus amigos.

Esto es todo lo contrario lo que pasa con el depredador emocional. El depredador emocional, al contrario que el TEA, es un ser egoísta, vanidoso, manipulador, arrogante, altivo, altanero, agresivo, impulsivo, destructivo, grosero.

Ante ciertas cosas que ponen en desventaja al TEA, como el “significado” despectivo de ser autista, el rechazo del autismo por el famoso mito de las vacunas, probablemente difundido por estos seres, junto con el hecho de estereotipar y estandarizar a toda la humanidad, es como una forma de compensación de querer destruir esa luz brillante que tienen los TEA, una luz que aborrecen mucho más que la de una persona neurotípica.

Es por eso que ellos, analizan sus vulnerabilidades y debilidades, haciendo que, en el caso de los TEA, al tener más vulnerabilidades y debilidades que una persona neurotípica, disfruten mucho más de denigrar, devaluar y destruir a los propios TEA, pudiendo tener una reputación de odiar a los discapacitados, en especial a los TEA al verlos como enfermos mentales al no tener suficiente nivel de intuición e instinto, lo que los convierte en seres muy peligrosos para los autistas en general.

Punto débil nº 6: Son personas tremendamente infelices

El tener una vida en el cual, esté llena de conflictos, de vidas destrozadas por estos seres, solo para alimentar un orgullo herido y adolorido y/o un ego que oculta una gran vulnerabilidad en sí mismo, realmente no lo hace feliz. De veras, eso no lo ha hecho feliz, ni antes, ni ahora… ni nunca. Y eso es algo que todos los TEA o TEActivistas deben saber, por mucho que estos mismos hayan sido abusados por estos depredadores emocionales, creyendo que estos son felices por rechazar, descartar y excluir a los TEA de las relaciones sociales.

El que un depredador emocional intente dar la impresión de que él, junto a sus amigos, sin los TEA, son felices, no es más que una farsa que este se monta para poder alimentarse de las emociones negativas que ellos desatan al mostrar depresión, ansiedad, tristeza profunda… todo eso es un montaje para convertir a los TEA en verdaderos bancos de emociones negativas para que ellos puedan sustentar a esos acosadores o abusadores. Pero más allá de eso, una persona no puede ser feliz teniendo una vida llena de maldad en su corazón. No, no puede.

De hecho, esa obsesión tan insana por hacer daño a los TEA se debe a que ellos necesitan destruir con una maldad sin igual a los débiles para verse a sí mismos como los seres superiores que desean ser. Esto los convierte en verdaderos adictos al sufrimiento ajeno, actuando de igual forma como drogadictos que no pueden vivir sin su droga.

Adicionalmente, los depredadores emocionales no pueden sentir ni felicidad, ni tristeza, ni enfado, ni cualquier otra emoción en el cual, esté fuera de sus características que son innatas en ellos mismos. Es decir, ellos no pueden sentir otra cosa que no sea odio, ira, rabia, rencor, envidia, resentimiento y… como único elemento “positivo”, placer perverso al ver a alguien sufrir.

Conclusión sobre el depredador emocional para los TEA y los TEActivistas

La conclusión que hay que dar tanto a los TEA como a los TEActivistas es que un depredador emocional, muy lejos de ser “superior” a los demás, no es más que una persona miserable, horrible y destructiva en el cual:


· Necesitan crear una autoestima destruyendo a las otras personas. Los TEA, como son un colectivo vulnerable, son uno de los más preferidos de estos seres perversos, pudiendo usarlos sin ningún tipo de problema o restricción para poder darse un banquete de emociones.


· Necesitan que los demás alaben al propio depredador emocional como a un dios, siempre para poder huir del vacío emocional que les hace trizas.


· Necesitan brillar destruyendo a las otras personas, precisamente porqué odian que los demás tengan identidad propia, incluido a la de los propios TEA.


· Necesitan someter y controlar a los demás al tratarse de seres potencialmente paranoicos en el cual, se imaginan lo peor de lo peor, queriendo de esta forma hacer daño antes de que los otros lo hagan, y siempre desde una perspectiva muy negativa de la vida.


· Necesitan evitar que los otros puedan crecer, ya que los depredadores emocionales no toleran que alguien les supere. Por eso son totalmente infelices.


· Y, como elemento muy importante de todo esto, reside en que ellos, en el fondo, al no poder conectarse emocionalmente con los demás, necesitan darse de peligrosos, fuertes y poderosos a los demás para evitar que los otros les hagan daño, siendo seres muy paranoicos tanto en lo real como en lo imaginario.


Entradas Recientes

Ver todo