Mi Asperger, mi familia y yo




POR ALEX MANNERS

Fuente: Autism Parenting Magazine | 23/06/2020

Fotografía: Pixabay



La vida de los Asperger es atípica en muchos aspectos. Las historias en primera persona las ilustran en sus distintas facetas.


Me llamo Alex Manners y vivo en una ciudad llamada Solihull, en Inglaterra. Me diagnosticaron el síndrome de Asperger cuando tenía 10 años, y aunque me ha supuesto muchos retos a los que me he tenido que enfrentar, creo que me convierte en la persona que soy. En consecuencia, considero que mi Asperger es algo de lo que me siento afortunada.


Vivo en casa con mis dos padres y mis dos hermanas, he tenido que hacer frente a muchos problemas y situaciones difíciles, así como ellos también lo han hecho. Tengo la suerte de tener una familia numerosa que incluye 17 primos, 8 tíos y 6 tías, y me han ayudado mucho a lo largo de los años y siempre me han dado un lugar al que acudir cuando estoy estresada o si las cosas se calientan un poco en casa. Muchos de mis amigos que tienen Asperger no tienen una familia numerosa como yo y no cuentan con ese apoyo adicional que a mí me ha resultado inestimable. Incluso hoy en día, si me estreso, siempre puedo ir a casa de mi abuelo o de mi tío o simplemente llamarles. Cuando era más joven, siempre llamaba por teléfono a uno de mis tíos cuando me estresaba, lo cual, por aquel entonces, era bastante frecuente, quizá una vez cada dos o tres días.


Cuando me dijeron por primera vez que tenía Asperger, mi padre me dijo que otros miembros de la familia también lo tenían, que éramos muy afortunados y que nos hacía positivamente diferentes a los demás. Mi abuelo es muy excéntrico y tiene muchos rasgos del síndrome de Asperger. Siempre me he llevado muy bien con él, y me parezco a él en muchos aspectos, como la ropa que llevo y la música que escucho. A menudo nos gusta ir de compras juntos y cantar todas sus viejas canciones de rock and roll de los años 50 en el supermercado.


Algunas de las cosas que realmente han causado problemas en casa han sido ciertas cuestiones sensoriales, como el tic-tac del radiador que nadie más parece notar pero que me vuelve loca. También tengo que quitar todas las etiquetas de mis camisas, y mi abuela incluso tiene que arreglar mis calcetines, ya que no soporto las costuras. Mis hermanas y yo nunca nos hemos llevado bien, y todo esto empezó cuando éramos muy jóvenes. Para muchas personas con autismo, probablemente sea más fácil ser hijo único.


Cuando estaba en la escuela primaria y secundaria, solía embotellar mis tensiones hasta llegar a casa, ya que allí me sentía mucho más segura. Todas las tensiones que tenía del día en la escuela estaban metidas dentro de mí como una botella de cola. Cuando llegaba a casa, un pequeño incidente que para la mayoría de la gente no habría sido ni siquiera una molestia me hacía explotar. Ese pequeño incidente hacía que se rompiera ese último hilo de cuerda dentro de mí, y simplemente no podía pensar en nada más ni ver ninguna salida a la ira. Al cabo de una hora, solía ir a mi habitación y me ponía a llorar, ya que no quería enfadarme con mis padres, pero no veía otra forma de lidiar con mis tensiones. Dos cosas que solían calmarme eran el chocolate y la televisión infantil. Solía frustrarme más cuando tenía hambre, y el chocolate me quitaba esa frustración. Siempre me ha gustado ver la televisión infantil, y en cuanto mi madre ponía un programa para niños, me relajaba al instante. Todo el estrés y las preocupaciones desaparecían en un instante y me quedaba pegada al televisor. A mis padres les debía parecer algo mágico.


Muchas personas con síndrome de Asperger tienen dificultades en las situaciones sociales, pero en mi caso, creo que el Asperger me ha ayudado mucho. Desde una edad muy temprana, me gustaba mucho hablar con los adultos y estar con ellos. Cuando iba a un restaurante, siempre insistía en que tenía que comer del menú para adultos, ya que era muy buena comedora y probaba todo tipo de comidas raras y maravillosas. Cuando nos íbamos de vacaciones, siempre prefería ir a mirar las tiendas de lana con mi abuela que jugar en la playa con mis primos, y siempre podía seguir las conversaciones de los adultos a pesar de que, en ese momento, solo tendría unos nueve o diez años.


Mi tío Tim siempre ha sido una persona en la que siempre podía -y aún puedo- confiar para calmarme cuando estaba estresado. Como muchas personas con Asperger, tengo un tema que me obsesiona: el fútbol. Mi tío siempre me llevaba a los partidos de fútbol los fines de semana por todo el país, y esto era un gran alivio para el estrés. Si alguna vez estaba estresado en la escuela, siempre podía pensar en los recientes viajes que había hecho con él a diferentes partidos y terrenos o esperar los próximos partidos. Siempre compraba un programa de cada uno de los partidos a los que asistía, y si alguna vez me sentía un poco estresado o con pánico durante la jornada escolar, siempre tenía un lugar tranquilo al que podía ir para leer mis programas. Mi abuelo también ha sido alguien que ha tenido una gran importancia en mi vida. Todos los viernes por la tarde, sin falta, iba después de la escuela y me quedaba a dormir en su casa, lo que también me daba algo que esperar. A medida que me he ido haciendo mayor y he empezado mi propio negocio de creación de vídeos promocionales, he empezado a quedarme en su casa más a menudo, algunas semanas pasando más tiempo en su casa que en la mía.


Como mencioné anteriormente, vivir con Asperger ha tenido sus muchos desafíos, no sólo para mí sino también para mi familia. Mi padre, por ejemplo, dedicó mucho tiempo a ayudarme a obtener mi declaración (de necesidades especiales) y a librar muchas de mis batallas en la escuela. Entre ellas, incidentes como que los profesores no entendieran mi Asperger, los problemas con los deberes, los cambios que se hicieron en la jornada escolar y muchas otras cosas. Mi madre, por otro lado, sintió toda la fuerza de mis tensiones y desafíos y ha sido la única persona que siempre ha estado ahí en la mayoría de ellos.


Ahora que me he hecho adulta, he sido capaz de afrontar mejor las situaciones de estrés y de encontrar soluciones que me ayuden cuando me siento estresada. He puesto en marcha mi propio negocio de creación de vídeos promocionales y tengo la ambición de convertirme en presentadora de televisión en deportes o en televisión infantil, que son mis dos principales pasiones. Poder compartir mis experiencias con el Asperger espero que ayude a otros, y me siento afortunada y privilegiada de poder hacerlo.


Este artículo apareció en el número 65 - Transiciones de vuelta al colegio: https://www.autismparentingmagazine.com/issue-65-back-to-school-transitions-2/


https://www.autismparentingmagazine.com/aspergers-my-family-and-me/

49 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo