Ni contigo ni sin ti

Actualizado: hace 3 días




POR FRANCISCO GOMEZ

Fuente: Autismo en vivo | 24/04/2021, Barcelona

Fotografía: Pixabay



Las relaciones sociales de los Asperger con los neuro-típicos a menudo presentan dificultades y dilemas difíciles de resolver, por cuanto comportan un sufrimiento difícil de entender y aceptar para los neuro-típicos y a la vez una necesidad difícil de satisfacer para los Asperger.


Hay una bonita canción de U2 llamada “With or without you” que explica el sentimiento de alguien que no puede vivir sin su amante, pero tampoco con ella, una relación complejamente difícil de resolver.


Algo parecido nos sucede a muchos Asperger, pues obviamente no podemos aislarnos de la sociedad, o relativamente poco, pero las interacciones sociales suponen a menudo una fuente de negatividad más que de positividad, hasta el punto de lo insoportable.

A medida que uno se hace mayor aprende a gestionar sus emociones, a desarrollar habilidades sociales, a definir sus prioridades, poder elegir su círculo social hasta cierto punto y a desarrollar una vida más independiente, pero uno nunca deja de ser Asperger, y por tanto nunca deja de ser hipersensible y diferente en distintos modos que suponen un continuo desgaste emocional.


Es necesario encontrar círculos sociales mínimamente sensibles y acordes con la forma de funcionar de los Asperger, para poder disfrutar de relaciones que supongan solamente o mayormente una fuente de satisfacción, y minimicen el sufrimiento propio de las relaciones inconvenientes. En este punto, una vez más, el entorno cultural es decisivo en la probabilidad de encontrar un entorno amable con la idiosincrasia Asperger, como se explica en el artículo “Clústeres Asperger friendly” y otros, en que se detallan los países y regiones del mundo con culturas más afines a la forma de ser de los Asperger.


En la mayoría de los casos, y más teniendo en cuenta que la audiencia de este proyecto divulgativo está mayormente en los países latinos, no es posible mudarse a un país más amable con la idiosincrasia Asperger, y no queda otra que adaptarse y aprender a gestionar el problema. La época más difícil es sin duda la que va desde la adolescencia hasta la plena emancipación, si bien los problemas siguen, en muchos casos por el resto de la vida.


La estrategia de relaciones sociales debe consistir no sólo en desarrollar habilidades sociales –ver artículos “Como hacer amigos e influenciar a las personas”- sino además diversificar las relaciones entre distintos grupos, para no cansarse ni depender demasiado de ninguno de ellos, por más que los haya donde nos sentimos más a gusto que otros. Es importante actuar estratégicamente en este sentido y hacer saber sutilmente que tenemos varios grupos sociales, en la medida que ello nos evita posicionarnos en una situación de debilidad respecto a las personas de cada grupo. Esta actitud estratégica en la vida social no es innata en la forma de ser Asperger, y por ello es especialmente importante remarcar su importancia.


Como se explica en los artículos “Estrategias para el bienestar emocional” hay un sinfín de hábitos y técnicas que merece la pena poner en práctica para limpiar o al menos mitigar la carga emocional negativa, más allá de desarrollar la asertividad necesaria y de saber elegir los círculos sociales adecuados, como se explica en el artículo “El interés especial, clave de la socialización”. Es vital también encontrar actividades estimulantes para las que no sea necesario socializar, de forma que no se esté expuesto a ningún tipo de negatividad y suponga un refugio para cargarse de emociones positivas.


Entradas Recientes

Ver todo